Albiach pide al PSC que facilite un gobierno catalán bipartito de ERC y Podem, presidido por Aragonés

En Comu Podem, quinto partido catalán, pretende que el PSC renuncie a su victoria electoral y que Sánchez conceda indultos a ERC

En el río revuelto de la política española Pablo Iglesias pretende alzarse con ‘el santo y la limosna’ logrando que Pedro Sánchez les ‘regale’ dos puestos del Consejo del Poder Judicial y la vicepresidencia del Gobierno catalán con la previa renuncia de Salvador Illa, el ganador de los comicios del 14-F, y del PSC a liderar el Gobierno de la Generalitat en el beneficio de Pere Aragonés de ERC.

Y de un gobierno bipartito ERC-Podem que el PSC debería apoyar desde fuera del Ejecutivo, a cambio de presidir el Parlament, y regalando a Podem, Quinto partido catalán la vicepresidencia del Govern.

Este es el plan que Jessica Albiach, jefa de en Común Podem en Cataluña, acaba de presentar con un exceso de optimismo al PSC para la formación de un gobierno bipartidista de izquierda  ERC-Podem en Cataluña, en el que el PSC desempeñaría el papel de ‘tonto útil’, a pesar de haber ganado las elecciones.

Y con el argumento de que si el PSC le regala la presidencia catalana a ERC de esa manera se evitaría un gobierno separatista liderado por ERC y con el apoyo de JxC y la CUP.

Se trata de una maniobra de Iglesias para tener controlado a Sánchez tanto en Cataluña como en el gobierno nacional. Y además exigiéndole que les conceda dos puestos en el Poder Judicial y a Junqueras y demás presos golpistas del procés los indultos que les había prometido.

Y todo ello cuando en el debate político nacional está en juego la posible ruptura del gobierno de coalición del PSOE-Podemos, para facilitar así un pacto entre PSOE y PP para la renovación ion del Poder Judicial, así como un regreso a la normalidad institucional que la UE considera imprescindible para conceder a España los fondos de recuperación económica de la UE.

El proyecto de Podemos en Cataluña además de una humillación en el PSC constituye otra vuelco de tuerca de la influencia de Iglesias sobre Sánchez. Dándole a Podemos una capacidad añadida de chantaje desde Cataluña al Gobierno nacional, con su entrada en el Gobierno catalán, donde no estaría el PSC, partido ganador de las elecciones del 14-F.

El que también podría ofrecerle a Aragonés la presidencia del Gobierno de Cataluña en un ejecutivo bipartito y con apoyo externo de Podem, lo que a buen seguro no le iba a gustar nada a Iglesias, Colau y Albiach. Y lo que sería más lógico entre los dos partidos, PSC y ERC más votados el 14-F en Cataluña y cada uno con 33 escaños mientras Podemos solo tiene 8.

No en vano En Comu Podem es el quinto partido catalán por detrás de PSC, ERC, JxC y de Vox. Y a pesar de esa quinta posición pretenden alzarse con la vicepresidencia del gobierno catalán y excluir del Govern al PSC.