Una decena de empresarios y amigos del Rey emérito le prestaron los 4,3 millones que pagó a Hacienda

Una decena de empresarios y amigos del Rey emérito le habrían prestado los 4.395.901,96 euros que ha pagado a la Agencia Tributaria para regularizar los más de ocho millones que una fundación de su primo Álvaro de Orleans pagó en vuelos en jets privados hasta 2018, según ha desvelado este viernes el diario 'El País'.

Los benefactores de esta recolecta para pagar las deudas del Rey emérito con Hacienda han elegido la fórmula del préstamo personal, en lugar de la donación, ya ésta que hubiera conllevado pagar en torno al 40% en impuestos. En algunos casos lo han hecho ante notario para evitar posibles problemas legales.

Según El País, la recogida de fondos empezó el mes de enero y la lista inicial incluía 32 nombres,  la mayoría empresarios y aristócratas, todos ellos del círculo de amistades del Rey emérito. Sin embargo, al final se redujo a una decena porque muchos no pudieron completar los trámites necesarios.

Este grupo de benefactores optó por el crédito personal, aunque la mayoría reconocen que no existe voluntad de que Juan Carlos I les devuelva lo prestado. Esta operación se ha hecho con las máximas garantías para evitar problemas legales. Así todos los préstamos, que han sido de diferentes cuantías, según la voluntad y las posibilidades de cada uno de los prestamistas, se han plasmado en contratos de crédito, algunos de carácter privado y otros ante notario. En todos ellos se ha hecho constar el tipo de interés y el plazo de devolución.

Aunque con esta fórmula se evita pagar impuestos, sus autores están obligados a entregar los contratos de préstamos entre particulares a Hacienda, que podría abrir una investigación si tiene sospechas que se trata de un préstamo ficticio que encubre una donación.

El abogado de Juan Carlos I, Javier Sánchez-Junco, ha confirmado este viernes que el Rey emérito ha realizado una segunda regularización fiscal por rentas no declaradas durante varios ejercicios que suman más de ocho millones de euros de pagos en especie, por los que ha abonado un total de 4.395.901,96 euros incluyendo intereses de demora y recargos ante las autoridades tributarias competentes.

El Letrado añadió en su breve comunicado que la declaración se realiza "sin requerimiento previo de clase alguna" y que la presentación de estas autoliquidaciones complementarias se corresponde con las rentas derivadas de la asunción, por la Fundación Zagatka, de "determinados gastos por viajes y servicios realizados por S.M. de lo que podrían derivar determinadas obligaciones tributarias que han quedado regularizadas".

La alusión a la falta de requerimiento previo es importante, ya que el abogado de Juan Carlos Primero se apoya en las denominadas excusas absolutorias que contempla el artículo 305.4 del Código Penal, lo que le permite quedar exento de incurrir en delitos fiscales por este asunto.

Según el citado artículo, queda libre de responsabilidad "el que regularice su situación tributaria, en relación con las deudas a que se refiere el apartado primero de este artículo, antes de que se le haya notificado por la Administración tributaria la iniciación de actuaciones de comprobación".

El pago a Hacienda deriva del abono de más de 8 millones de euros por parte de la Fundación Zagatka, propiedad de su primo Álvaro de Orleans, con los que se abonaron gastos del Rey emérito en los citados viajes, según adelantaron este miércoles por la noche los diarios El Español y El País.

Los pagos se habrían realizado hasta el 2018, con posterioridad a la abdicación en Felipe VI en junio de 2014, momento en que Juan Carlos I perdió el privilegio de la inviolabilidad que tenía como jefe de Estado.

El Rey emérito aparecería como beneficiario de Zagatka hasta el pasado mes de junio, cuando la fundación modificó sus estatutos y suprimió a Juan Carlos I y a sus tres hijos como beneficiarios.

Regularización en diciembre

El rey emérito ya presentó una declaración ante la Agencia Tributaria para regularizar su situación fiscal el pasado mes de diciembre, cuatro meses después de su salida de España, en relación al uso de tarjetas bancarias con fondos opacos del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause. Este asunto se investiga en una de las tres diligencias previas que tramita la Fiscalía del Tribunal Supremo en relación al ex monarca.

A principios del mes de noviembre, la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, reveló la existencia de una tercera investigación relativa al Rey emérito, que se une a las otras dos ya abiertas por posibles comisiones procedentes del AVE a la Meca y al expediente sobre las tarjetas opacas.

La tercera investigación, a raíz de una denuncia del servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac), rastrea la existencia de 10 millones de euros en una cuenta activa en la isla de Jersey que Juan Carlos I habría intentado mover.

La fundación Zagatka ha sido objeto de las pesquisas del fiscal suizo Yves Bertossa y ha sido mencionada en sus declaraciones ante la justicia de dicho país por la ex amante del Rey emérito Corinna Larsen, ya que la empresaria dijo al fiscal suizo que Juan Carlos I le había comentado que le pertenecía.