Unidas Podemos y los socios de Sánchez presionan con asociaciones para regular el precio de los alquileres

Desde Podemos no contemplan una Ley de Vivienda sin regulación del precio del alquiler: "Eso no puede pasar", asegura Echenique

Unidas Podemos ha suscrito junto ERC, EH Bildu, BNG, Más País y Compromís y Nueva Canarias, socios de investidura de Pedro Sánchez, un manifiesto de las entidades sociales que piden regular el alquiler, un texto con el que de nuevo presionan al PSOE en la negociación de la ley estatal de Vivienda. En plena negociación entre los dos socios del Gobierno de la ley de Vivienda que impulsará el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, Unidas Podemos ha vuelto a suscribir un manifiesto con las demandas de organizaciones sociales con la intención -dicen desde el grupo- de que la presión en la calle lleve al PSOE a ceder.

La iniciativa por una ley que garantice el derecho a la vivienda digna, que ha suscrito también Junts x Cat, busca también acabar con los desahucios de personas vulnerables sin alternativa habitacional y asegurar y ampliar el parque público de alquiler social, entre otras medidas.

A la foto junto a las organizaciones sociales a las puertas del Congreso han acudido el presidente del grupo de Unidas Podemos, Jaume Asens, junto al portavoz de ERC, Gabriel Rufián, y otros diputados como Íñigo Errejón (Más País), Joan Baldoví (Compromís), o Pedro Quevedo (Nueva Canaria).

"No solo es cumplir con los acuerdos del Gobierno de coalición sino también con la Constitución Española y las necesidades sociales del país", ha dicho en rueda de prensa el portavoz parlamentario de Unidas Podemos, Pablo Echenique, tras el acto con las organizaciones sociales que ha tenido lugar a las puertas del Congreso.

Después de que este miércoles el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, solicitase a sus socios "realismo" y rebajar "los decibelios" en las diferencias internas, Echenique ha pedido que en la nueva ley de Vivienda que se negocia en el seno del Gobierno se corrija "el drama social" al que somete a la ciudadanía el mercado de la vivienda.

Sobre la petición del presidente, Echenique ha señalado que se queda con la otra frase que dijo Sánchez de que "las diferencias refuerzan el gobierno de coalición". "Estoy de acuerdo con él", ha recalcado.

Echenique ha confiado en que en la negociación entre la Vicepresidencia Segunda del Gobierno que dirige Pablo Iglesias y el Ministerio de Ábalos se alcance un acuerdo, que según fuentes de la formación morada tiene que incluir necesariamente topes a los precios.

"Aquí hay un debate más de los habituales en el Gobierno de coalición, como es sano que así sea en democracia, y confío en que acabará con un acuerdo, que no será a gusto de todas las partes, pero servirá para mejorar el derecho a la vivienda", ha dicho Echenique.

En declaraciones a los periodistas a las puertas del Congreso, el portavoz de la Plataforma de Afectados de la Hipoteca ha expresado su "preocupación" por las reticencias de los socialistas a que la "gente pueda tener derecho a una vivienda" y ha lamentado que por el momento no han sido recibidos por el grupo socialista.

Por su parte, la portavoz del Sindicato de Inquilinas Carme Alcarazo ha denunciado que el PSOE "quiere dinamitar un acuerdo" con sus socios de Gobierno y se ha preguntado "qué presiones reciben", porque, asegura, el Gobierno tiene que decidir si está del lado de las familias o de "los buitres".

Sobre este asunto se ha pronunciado también el portavoz adjunto de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, que ha afirmado que la propuesta de Unidas Podemos de limitar los precios de los alquileres va en contra de un derecho fundamental "contra la propiedad privada" y ha avisado de que ha sido un fracaso en otros países europeos.

"Tiene un efecto contrario", ha lamentado Bal, que ha señalado que Cs propone aumentar por ejemplo el fondo social de la vivienda.

Ábalos rechaza el intervencionismo

Por su parte, Ábalos ha defendido que la Ley de Vivienda "trabaje por frenar subidas abusivas, pero no por el intervencionismo general". El ministro ha puesto en valor esta norma que ultima el Gobierno porque "es la primera vez en democracia que se plantea una Ley de estas características" que quiere garantizar la función social de la vivienda y donde las demás "especulaciones" en torno a la misma "no caben". "Estamos tratando de proteger a los más vulnerables y tenemos bastantes herramientas para que no se incurra en abusos, pero se trata de eso. No hay en ningún caso ningún acuerdo que hable de intervencionismo en el mercado allá donde no se producen abusos", ha incidido el ministro.

Ábalos ha salido al paso de las críticas surgidas en torno a la norma. "He llegado a escuchar que yo consideraba la vivienda como un bien de mercado, pero lo cierto es que siempre la he defendido como un derecho", ha enfatizado.

"El PSOE, y yo como ministro, estamos comprometidos con la literalidad de los acuerdos de Gobierno, en donde también se habla de intervenir en las zonas tensionadas para limitar los alquileres abusivos, y hay que cumplir ese compromiso", ha reconocido. Lo importante ahora, ha continuado Ábalos, es "ver cómo se hace, con qué herramientas y, sin descartar ninguna a priori, tenemos que ver las más eficaces y en eso estamos discutiendo".

Todo, en un asunto en el que, como ha explicado, "concurren los intereses de distintas administraciones, la competencia clara de las comunidades autónomas, del Estado como promotor de la Ley y los ayuntamientos. No hay ninguna administración que pueda quedar al margen".

Por todo ello, ha reconocido, "hay instrumentos para intentar frenar esas subidas abusivas, pero eso no nos lleva a una intervención en el mercado de un modo general porque donde hay problemas hay que actuar pero donde no los hay no". Se trata, según sus palabras, "de garantizar la función social de la vivienda" y se hará promoviendo la vivienda social o con el crecimiento del presupuesto del Plan Estatal de Vivienda. En este sentido, ha señalado que el plan nacional recoge una inversión que ronda casi los 5.000 millones de euros incluyendo los planes europeos a la rehabilitación, y se está constituyendo el Fondo Social de la Vivienda con fondos de la Sareb para incrementar el parque de la vivienda social", entre otras herramientas.

Además, a juicio de Ábalos, "lo importante es tener un parque social de la vivienda, que es lo que no tiene España y, en comparación con Europa, estamos en niveles lamentables. Para ello se hace esta Ley, para evitar que el parque de vivienda pública se desmantele, como ocurrió por ejemplo en Madrid. Todo esto es lo que tiene que tratar la Ley".

"Nosotros haremos todo nuestro esfuerzo para llegar a acuerdos porque es nuestro compromiso político y porque España necesita una buena ley de vivienda", ha subrayado.

Las negociaciones sobre la nueva Ley de Vivienda es uno de los frentes enquistados entre PSOE y Unidas Podemos, al igual que la tramitación de la Ley Trans. En este sentido, se prevé que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, mantengan una reunión la semana que viene para abordar las discrepancias fundamentales de la coalición sobre el contenido de estas normas, de cara a solventarlas.