La crisis del coronavirus

La UE acuerda poner en marcha un pasaporte de vacunación en verano con dudas si valdrá para viajar

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea han acordado este jueves seguir trabajando en el desarrollo de un certificado de vacunación, cuyo desarrollo a nivel técnico necesitará al menos tres meses, aunque siguen divididos sobre si debería ser usado para para facilitar desplazamientos y viajes este verano. La puesta en marcha de un certificado de vacunación ha sido defendida principalmente por los países del Sur del bloque, cuyas economías dependen en gran medida del turismo, como España o Grecia.

La Comisión Europea (CE) tiene ahora tres meses para definir las condiciones técnicas de este sistema y los lideres confían en que esté operativo "en los próximos meses" y "para el verano", según explicó la canciller alemana, Angela Merkel.

"Hemos visto una convergencia cada vez mayor sobre este tema tan importante", ha expresado el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, en una rueda de prensa tras la videoconferencia en la que los líderes europeos han "debatido mucho" sobre este asunto.

La puesta en marcha de un certificado de vacunación con fines médicos es una iniciativa que comparten todas las capitales, pero difieren en el uso que se dará a la herramienta, y en especial si servirá para facilitar el turismo, como piden los países del Sur, cuyas economías dependen en gran medida de este sector.

Según ha señalado el exprimer ministro belga, los jefes de Estado y de Gobierno han "avanzado" hacia una mayor "convergencia", pero ha señalado que también hay sobre la mesa "preocupaciones" sobre el uso que se le dará y que son "muy legítimas".

En una línea similar, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha explicado que todavía hay "cuestiones abiertas" de carácter político sobre la medida, y "la primera, por supuesto, es para qué se usará". A éstas hay que sumar una serie de incertidumbres "científicas", entre ellas si las vacunas sirven efectivamente para detener la transmisión del virus.

Más allá del uso que se haga del certificado, Von der Leyen ha explicado que constará de un conjunto "mínimo" de datos, como por ejemplo si la persona ha sido vacunada, si tiene anticuerpos o si ha obtenido un resultado negativo en una prueba PCR realizada recientemente.

Esta iniciativa podría servir para volver a poner en marcha los desplazamientos internacionales dentro de la UE y posiblemente también con algunos "terceros países", apuntó Merkel, que no habló en ningún momento de turismo.

Merkel reconoció que mientras se resuelven las cuestiones técnicas habrá que afrontar asimismo los detalles políticos de estos pasaportes de vacunación, aún pendientes.

Destacó, por ejemplo, que para que se permita viajar a las personas inmunizadas primero, por equidad, debe haber podido ofrecerse la posibilidad de vacunarse a todas las personas. Cualquier otra opción sería una injusticia, consideró.

Asimismo resaltó que no sólo las personas con pasaporte de vacunación podrán viajar y que este sistema se convertiría en una opción "complementaria" más para permitir los viajes internacionales en condiciones de seguridad a la vez que se controla la propagación del coronavirus. En la actualidad se recurre principalmente a los test PCR, las cuarentenas de al menos cinco días y los registros digitales para posibilitar el seguimiento en la mayoría de países comunitarios.

Las vacunas para el coronavirus, indicó a este respecto Merkel, no están autorizadas para menores de 18 años en la UE, por lo que no se podría limitar los viajes a aquellos inoculados.

29 millones de vacunados en la UE, el 8% de la población

Desde que empezó la campaña de inmunización se ha vacunado ya a 29 millones de personas en la UE, lo que supone el 8 % de la población adulta, dijo este jueves Von der Leyen. No obstante, el número de vacunas que las farmacéuticas han suministrado a los países ascenderá a finales de esta semana a 50 millones de dosis, explicó la dirigente alemana, que trasladó esa información a los jefes de Estado y de Gobierno durante la cumbre que celebraron hoy por videoconferencia para hablar sobre la situación de la pandemia.

Según Von der Leyen, tanto Pfizer-BioNTech como Moderna están "cumpliendo sus contratos", pero señaló que respecto a AstraZeneca hay "espacio de mejora respecto al cumplimiento" del acuerdo y aseguró que vigilan "muy de cerca lo que sucede" con la farmacéutica anglo-sueca.

AstraZeneca entregará 40 millones de dosis a la UE en el segundo trimestre -menos de la mitad de lo pactado con Bruselas- aunque su consejero delegado, Pascal Soriot, espera "ponerse al día" de cara al segundo trimestre, según dijo este jueves en una intervención en el Parlamento Europeo.

Los líderes europeos exigieron este jueves a las empresas farmacéuticas que garanticen "la previsibilidad de la producción de sus vacunas" y que "respeten sus plazos de entrega", según la declaración que publicaron al término del encuentro.

La situación epidemiológica "sigue siendo seria", dijo Von der Leyen y puso el énfasis también en acelerar la secuenciación de los test PCR para detectar la circulación de las vaciantes de la Covid-19.

La presidenta de la CE aseguró que la variante del Reino Unido está circulando ya en todos los países de la UE, la sudafricana en catorce y la de Brasil, en siete.