Bárcenas implica a Esperanza Aguirre en la 'caja B' y asegura que recibió 60.000 euros; ella lo desmiente

El extesorero nacional del PP Luis Bárcenas ha declarado ante el juez del caso Púnica que vio a su predecesor en ese cargo, Álvaro Lapuerta, darle a la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre en la sede de la calle Génova un sobre con 60.000 euros procedente de una donación de la constructora Ploder. Él metió en un sobre "marroncito" de "esos de la Tesorería" el dinero en billetes de 500 euros, y Lapuerta y él bajaron las escaleras y se lo dieron, han informado fuentes presentes en la declaración. Una acusación que ha enfurecido a Esperanza Aguirre, quien además de negar los hechos ha anunciado una querella contra el extesorero por falso testimonio.

Aunque no ha sabido situar si fue para las elecciones de 2007 o las de 2008, sí que ha dicho que en aquel encuentro también estaban presentes el exconsejero madrileño Francisco Granados y el exgerente del PP madrileño Beltrán Gutiérrez, del que ha dicho que llevaba la contabilidad bien, como él hacía con la formación nacional.

Bárcenas ha ofrecido estos detalles sin aportar ninguna prueba documental durante su declaración en la Audiencia Nacional ante el juez del caso Púnica, en concreto, en el marco de la pieza donde investiga si el PP de Madrid se financió irregularmente y donde está imputada Esperanza Aguirre, además de Ignacio González y Cristina Cifuentes.

El también exsenador, que se ofreció hace semanas a colaborar en todas las causas que afectaran al PP, ha explicado que desconocía si aquella donación de 60.000 era a cambio de una adjudicación, pero ha indicado que las donaciones de esa cantidad de dinero no solían ser altruistas, y más tarde ha añadido, según las fuentes, que se solían hacer para abrir puertas ante futuros concursos.

Ha dicho que esa fue la única donación que él y Lapuerta recibieron directamente para el PP de Madrid, porque todas las estructuras territoriales tenían una presunta caja B y recaudaban las donaciones de forma autónoma.

A falta de conocer si el juez avala la propuesta de Instituciones Penitenciarias de concederle 12 días de permiso, Bárcenas ha citado a dos empresarios: Luis Gálvez, de la constructora Ploder, y al expresidente de OHL Juan Miguel Villar Mir, de quien ha dicho era un donante habitual del PP y también que le daba dinero al PP de Madrid, apuntan las fuentes.

Durante su comparecencia ante el juez de Púnica, Bárcenas ha negado tener ningún tipo de animadversión hacia Esperanza Aguirre; no así con la exsecretaria general del partido María Dolores de Cospedal, con la que ha admitido que se lleva fatal, según las fuentes.

Pese a no haber aportado documentación, Bárcenas ha recordado que una tercera persona dispone de tres cajas con documentos suyos, fundamentalmente relativos a la causa conocida como "los papeles de Bárcenas", aunque ha dicho que puede haber algo que afecte a la formación regional, y ha indicado que ya ha comunicado a la Audiencia Nacional quién tiene dicha caja y ha ofrecido ponerlo a su disposición.

Otro de los asuntos de los que ha hablado ha sido el origen de Fundescam, fundación vinculada al PP. Según su versión, el ex secretario general del PP de Madrid Ricardo Romero de Tejada le pidió ayuda a él y a Álvaro Lapuerta antes de 2003 para que le pusiese en contacto con empresarios de Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), dado que al partido le gustaría tener apoyo económico a través de donaciones. Con esa intención, ha dicho, se creó la fundación.

La "colaboración" de Bárcenas

Tras manifestar su "voluntad" de colaborar con la Justicia en una carta dirigida a Anticorrupción poco antes de comenzara a ser juzgado por la caja b del PP, la Fiscalía negó alcanzado pacto alguno y manifestó su escepticismo ante sus nuevas revelaciones, al aportar "escasas novedades, ninguna sustancial".

Bárcenas ya declaró la semana pasada por videoconferencia en la investigación sobre el supuesto operativo "parapolicial" orquestado en 2013 para espiarle a él y a su familia en busca de documentos comprometedores para dirigentes del PP, conocido como caso Kitchen.

Por el supuesto pago con dinero negro de las obras de la sede del PP en la calle Génova de Madrid, Bárcenas se sentará en el banquillo de los acusados el 1 de marzo, día en que se reanuda el juicio después de que un encausado diese positivo por coronavirus. La Fiscalía pide cinco años de prisión para él por un delito fiscal, otro de falsedad y un tercero de apropiación indebida.

Aguirre anuncia una querella

Tras ser señalada por Bárcenas, Esperanza Aguirre ha anunciado este martes que interpondrá una querella por falso testimonio contra el extesorero del PP. "Estas afirmaciones son rotundamente falsas y se han realizado en sede judicial sin ninguna prueba que las respalde", ha dicho Aguirre en un comunicado remitido tras la declaración de Bárcenas este martes como testigo en el caso 'Púnica'.

Aguirre asegura que "nunca, jamás, en ningún momento", recibió entrega de dinero alguna por parte del extesorero 'popular' Álvaro Lapuerta y del entonces gerente Luis Bárcenas. "La acusación realizada es, por tanto, una rotunda mentira", añade.

Para la expresidenta regional y exlíder del PP de los madrileños, Bárcenas hace esta acusación "con el evidente propósito de mejorar la situación penitenciaria de su esposa", Rosalía Iglesias, en prisión por la primera época de la trama Gürtel, "en los mismos términos que ha sido beneficiada" la que fuera administradora de la Gürtel Isabel Jordán.

Aguirre señala que Jordán, condenada también por la red corrupta y prestando su colaboración con la Justicia, ha sido "condenada a mas de veinte años y hoy en libertad gracias a la actuación del mismo abogado que, desde hace sólo unas semanas, defiende al señor Bárcenas y a su esposa e impulsa esta estrategia procesal".

Primeros permisos a Bárcenas

Por otro lado, este miércoles la Junta de Tratamiento de la cárcel madrileña de Soto del Real ha propuesto la concesión de dos permisos penitenciarios de seis días cada uno para Bárcenas, aunque tendrá que ser el juez de Vigilancia Penitenciaria quien tome la decisión.

El extesorero y exsenador del PP cumple una condena de 29 años por el caso Gürtel y ha cumplido ya un cuarto de la condena, después de que la Audiencia Nacional acumulara sus penas.

El PP ha achacado en las últimas semanas las revelaciones sobre corrupción de su extesorero a un pacto para lograr beneficios y este miércoles ha atribuido a este acuerdo los permisos penitenciarios propuestos para el exsenador.

El presidente del PP, Pablo Casado, culpó al Gobierno de Pedro Sánchez de los malos resultados obtenidos por su partido en Cataluña, asegurando que Bárcenas había llegado a un pacto con la Fiscalía, pese a que el Ministerio Fiscal y el abogado del extesorero negaron dicho acuerdo.

RELACIONADO