Melilla retira la estatua de Franco, la última que quedaba del dictador en España

La retirada de la estatua se ha llevado a cabo sin previo aviso, un día después de que se aprobara por el pleno de la Asamblea melillense

La Ciudad Autónoma de Melilla ha retirado a primera hora de la tarde de este martes la estatua de Franco, la última que quedaba del dictador en una vía pública en España, un día después de que la retirada fuera aprobada por el pleno de la Asamblea melillense.

La retirada de la estatua de la vía pública se ha llevado a cabo sin previo aviso, y los trabajos se han prolongado durante más de una hora ante un fuerte despliegue policial y una gran expectación, pues algunas personas que se han enterado han acudido a la zona para inmortalizar el momento con sus cámaras y teléfonos móviles.

La iniciativa contó con el respaldo de los tres partidos que conforman el Gobierno local (CPM, PSOE y Cs) y el diputado no adscrito y expresidente de Vox, Jesús Delgado, mientras el PP se abstuvo y Vox votó en contra.

Varios operarios han asegurado la estatua con un arnés colgado de una grúa y, a continuación, han empezado a picar la base de hormigón y ladrillo, donde había una placa con un escudo de la ciudad, otra con la inscripción "Melilla, al comandante de la Legión D. Francisco Franco Bahamonde 1921-1977", y una tercera con un bajo relieve en el que aparecían unos soldados.

Una vez que los operarios han podido separar la escultura de su base, han elevado la estatua con la grúa y la han depositado en un camión, donde la han cubierto de plástico protector antes de su traslado.

Ha sido en ese momento cuando alguna de las personas que contemplaban la escena ha roto a aplaudir, mientras otra gritaba "viva el comandante".

También ha sido testigo de la retirada la secretaria general de Unidas Podemos en Melilla, Gema Aguilar, que, mientras grababa a los operarios picando la base, ha manifestado que su partido quiere saber dónde van a llevar la estatua y ha pedido que "no caiga en manos privadas de nadie".

De Castro había afirmado unas horas antes que la estatua, tras su retirada, "se guardará en instalaciones de la Ciudad Autónoma".

Mientras se estaban desarrollando los trabajos para retirar el monumento, el presidente melillense se ha referido a ello en su perfil de Twitter para poner en valor su coincidencia con las cuatro décadas que hoy se cumplen del golpe de estado del 23 de febrero de 1981.

"Se acaba de cumplir el mandato del pleno de la Asamblea de Melilla, que ayer apoyó la propuesta del Gobierno para retirar la estatua de Franco. Era la última en un espacio público de España. Retirada. 40 años después del 23F, damos cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica", ha tuiteado De Castro.

Unas horas antes, ha afirmado que el Pleno donde se aprobó este lunes esta retirada fue "histórico" y, a su juicio, se debería haber hecho "hace muchos años", por lo que "llega tarde".