El Rey ensalza el papel de su padre en el 23-F: "Su firmeza y autoridad fueron determinantes"

El monarca ha mostrado su admiración por el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez y por todos los civiles y militares que ofrecieron ante el golpe "un ejemplo de coraje y de lealtad"

Felipe VI ha ensalzado este martes el papel que desempeñó su padre, Juan Carlos I, para que fracasara la intentona golpista del 23-F, al asegurar que "su firmeza y autoridad fueron determinantes para la defensa y el triunfo de la democracia", así como su compromiso con la Constitución. El monarca ha presidido el acto con motivo del 40 aniversario del 23-F celebrado en el Congreso, en el que el protagonista ausente ha sido don Juan Carlos, expatriado en Emiratos Árabes Unidos por su polémica por sus presuntos negocios ocultos en el extranjero.

Ante los representantes de las instituciones del Estado, don Felipe ha afirmado que su padre asumió como jefe de Estado "su responsabilidad y su compromiso con la Constitución" con su mensaje televisado con el que neutralizó la asonada militar de Antonio Tejero.

De igual modo, el monarca ha mostrado su admiración por el expresidente del Gobierno Adolfo Suárez y por todos los civiles y militares que ofrecieron ante el golpe "un ejemplo de coraje y de lealtad a las instituciones del Estado y a la Constitución".

Asimismo, ha defendido la necesidad de que tanto ciudadanos como instituciones protejan la democracia porque "es un bien delicado que precisa del mayor cuidado y de un respeto y dedicación permanente por parte de todos" y porque su erosión pone en peligro "los derechos y libertades de los ciudadanos".

También es necesario preservarla, ha sostenido el Rey, ya que "constituye una premisa irrenunciable para el pleno desarrollo de nuestro país y para el progreso, el bienestar y la prosperidad de nuestros ciudadanos".

En el acto, que ha tenido lugar en el Salón de Pasos Perdidos, han estado presentes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; la presidenta del Congreso, Meritxell Batet; la presidenta del Senado, Pilar Llop; el presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas; y el presidente del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes.

Asimismo, han asistido los cuatro vicepresidentes del Gobierno, al igual que el líder del PP, Pablo Casado. También han estado invitados los dos únicos 'padres' de la Constitución que aún viven, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y Miquel Roca i Junyent.

Batet ensalza la figura del emérito y defiende que España es una "democracia plena"

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha ensalzado el papel del rey emérito Juan Carlos I por defender la democracia y usar la capacidad constitucional para derrotar a los golpistas y ha incidido en que España es una democracia plena. Durante su intervención, Batet ha señalado que hace cuarenta años se supo responder con "firmeza y éxito" a un asalto que quiso acabar con la libertad y la pluralidad de España.

Batet ha pedido no olvidar que la democracia "necesita de la máxima capacidad de las instituciones para actuar en su defensa en los momentos de crisis" y en este sentido ha señalado que la actual pandemia de la COVID-19 y "el sufrimiento social de los españoles necesitan certidumbre y esperanza". "Hoy estamos aquí todas las instituciones del Estado para mostrar fortaleza y mostrar el compromiso con la democracia y el sistema constitucional", ha puntualizado.

Batet ha recordado que en "nuestra democracia" toda reforma puede plantearse pero ante las amenazas que pretenden romper con el sistema "no hay más respuesta que la activación de las facultades constitucionales" al tiempo que ha recordado las palabras el entonces presidente del Congreso, Landelino Lavilla, al reabrir la sesión del 25 de febrero tras la intentona golpista.

"Es el momento de declarar –dijo- que hoy un auténtico grito de "¡Viva España!" no encierra una verdad distinta que la de "¡Viva la Constitución!" y "¡Viva la democracia!", ha recordado Batet.

Batet ha defendido en su discurso la cohesión necesaria para avanzar en la democracia y ha indicado que "hoy como ayer la encontramos en los valores compartidos recogidos en la Constitución", como un proyecto de futuro "que incluya a todos", basado en la renovación del pacto y de la convivencia, "donde prime la justicia y la igualdad".

"Pero en el que también es fundamental su naturaleza de acuerdo, de asunción de un consenso que dé satisfacción no sólo a nuestras propias opciones, sino también a las de los otros", ha añadido tras puntualizar que "la democracia, como todo proyecto valioso, como todo anhelo compartido, se defiende con su avance diario en nuevos entornos; con la seguridad y el orgullo de lo conseguido y con la ambición de lo que queda por conseguir". La presidenta del Congreso ha insistido en que "no hay democracia sin instituciones, no hay instituciones sin política, ni política sin respeto y confianza".

Y es que Batet ha señalado los peligros que pueden rondar a una sociedad democrática como son la deslegitimación y la instrumentalización de las propias instituciones democráticas para desnaturalizarlas.

"La creciente polarización de la política y su traslado a los ciudadanos, con las fracturas sociales que genera; el populismo de las respuestas fáciles o de las presuntas verdades incontestables; o el miedo y la negativa a enfrentarse a la complejidad. Todos ellos son antiguos y bien conocidos enemigos de la democracia, que pueden reconocerse sin problema en nuestra realidad actual", ha señalado.

Aplausos y gritos de "¡viva el rey! y ¡viva España!"

Felipe VI ha llegado puntual  al Congreso, donde ha accedido a través de la Puerta de los Leones acompañado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la de la Cámara Baja, Meritxell Batet, para participar en el acto por el 40 aniversario de la intentona golpista. A su llegada al exterior del Palacio de la Carrera de San Jerónimo, don Felipe ha recibido aplausos y gritos de "¡viva el rey! y ¡viva España!" de las personas que se han concentrado frente al Congreso.

Además de Sánchez y Batet, han recibido al monarca al bajarse del coche oficial la presidenta del Senado, Pilar Llop; el del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas, y el del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes. Mientras esperaban la llegada del jefe del Estado, Sánchez y otros los representantes institucionales han estado conversando de forma distendida.

Una vez que la comitiva ha entrado al palacio tras hacerse una foto de familia ante la escalinata, se ha dirigido al Escritorio del Reloj para saludar a los otros invitados al acto, entre ellos, los cuatro vicepresidentes del Gobierno, Carmen Calvo, Pablo Iglesias, Nadia Calviño y Teresa Ribera.

También están el líder del PP, Pablo Casado, portavoces de los grupos parlamentarios y miembros de la Mesa del Congreso, así como los dos 'padres' de la Constitución que quedan vivos, Miquel Roca y Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón. Han declinado asistir los portavoces de ERC, PNV y EH Bildu.

RELACIONADO