La CUP se plantea la posibilidad de asumir la presidencia del Parlament; Illa quiere que sea "una mujer de izquierdas"

El candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat, Salvador Illa, ha explicado que su partido propondrá que sea "una mujer de izquierdas" quien presida el Parlament, aunque ha rehusado concretar qué nombre pondrá sobre la mesa antes de compartirlo con el resto del grupo parlamentario. Por su parte, la CUP aborda la presidencia del Parlament y se plantea la posibilidad de asumirla, a fin de "hacer frente a los ataques del Tribunal Constitucional (TC) a la soberanía de la cámara.

En una entrevista en La Sexta, el líder socialista catalán, Salvador Illa, ha reivindicado que sea alguien con el perfil de "una mujer de izquierdas" quien dirija la cámara catalana porque las elecciones del pasado 14 de febrero dejaron una "mayoría de izquierdas" en el parlamento catalán. Illa ha añadido que el PSC propondrá a alguien de su grupo parlamentario para el puesto, dado que fue la fuerza más votada, por delante de ERC, con quien empataron a escaños.

En este sentido, el presidenciable socialista ha insistido en que, una vez se constituya el Parlament, se postulará como candidato a la investidura, aunque no ha aclarado con qué apoyos espera contar. "Me siento legitimado y con la obligación moral de presentarme", ha dicho Illa, que defiende que hay que abrir una nueva etapa "de izquierda, de diálogo y de reencuentro" en Cataluña.

El candidato del PSC ha asegurado que se ve con opciones de ser el próximo presidente catalán, pese a que los partidos independentistas tienen mayoría absoluta en el Parlament y antes del 14-F se comprometieron por escrito a no pactar con los socialistas.

La CUP, a por la presidencia del Parlament

Por su parte, la CUP se plantea la posibilidad de asumir la presidencia del Parlament en la próxima legislatura a fin de "hacer frente a los ataques del Tribunal Constitucional (TC) a la soberanía" de la cámara, y considera que los resultados electorales pueden provocar que sea "determinante".

El papel que la CUP puede asumir durante la legislatura ha empezado a ser valorado por su militancia, que dispone para ello de un documento de debate que le ha hecho llegar el secretariado nacional de la formación, y que sirve de base para las "asambleas abiertas parlamentarias" convocadas durante esta semana.

En este documento, la CUP analiza los resultados electorales y extrae la conclusión no solo de que el independentismo ha aumentado su presencia en el Parlament y de que la izquierda también ha salido reforzada, sino que su propia formación puede tener a partir de ahora "una posición de mayor incidencia política" que en la anterior legislatura.

Fruto de esta mayor incidencia, considera que puede ser "determinante" en el rumbo que acabe adoptando el Parlament durante la legislatura y, en este contexto, se plantea una reflexión en forma de interrogantes para que su militancia se pronuncie sobre ellos.

El primero de ellos está directamente relacionado con el proceso de negociación para formar el nuevo Govern en el que participa la CUP, y que se concreta en la pregunta de "¿en qué grado debería asumir responsabilidad en clave institucional la CUP y en función de qué acuerdos?".

La segunda reflexión que traslada la CUP a su militancia guarda relación con su papel en el Parlament y, tras señalar la relevancia que tiene la Mesa para "hacer frente a los ataques del TC a la soberanía" de la cámara, constata que por los resultados electorales obtenidos le corresponde tener a un representante en la misma.

En este contexto, los militantes deberán pronunciarse en las asambleas si "de acuerdo con la nueva correlación de fuerzas, ¿deberíamos plantear asumir la presidencia de la Mesa del Parlament?".