Cs ve una "anomalía" que Sánchez tenga como socios a los que buscan "destruir" la democracia de 1978

Arrimadas ha puesto en valor el trabajo que se hizo durante la Transición para que las siguientes generaciones pudieran "nacer y vivir" en democracia

La líder de Cs, Inés Arrimadas, ha asegurado que la democracia hay que cuidarla todos los días, advirtiendo que los que hoy no están aquí celebrando los 40 años de su triunfo tras el fracaso del 23-F, nacionalistas e independentistas, aspiran "a destruirla de otras formas". En la misma línea ha apuntado el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, quien ha señalado a ERC, Bildu, Junts, PDeCAT, BNG y CUP de "atacar los cimientos de las instituciones", querer "destrozar la convivencia de los españoles" e incluso instigar un golpe de Estado "a cámara lenta".

"Y lo increíble de los que no están aquí celebrando el triunfo de la democracia son socios estables del Gobierno, y eso sí es una anomalía democrática", ha afirmado Arrimadas en una rueda de prensa en el Congreso antes de que comiencen los actos oficiales que conmemoran el cuarenta aniversario del golpe de Estado.

Arrimadas ha puesto en valor el trabajo que se hizo durante la Transición para que las siguientes generaciones pudieran "nacer y vivir" en democracia, aunque ha avisado de que la lección del 23F no puede darse "por descontada", ha dicho, y, por eso, la democracia hay que "cuidarla y regarla como una planta" todos los días.

Y hay que hacerlo, cree la presidenta de la formación naranja, porque aún "hay mucha gente que no quiere que triunfe la democracia".

Sobre la ley de secretos oficiales, que está en trámite de enmiendas y que algunos grupos quieren que se aproveche para desclasificar algunos documentos, como los relativos al 23F, Arrimadas ha señalado que siente extrañeza porque sean estos partidos que hoy no estarán en este aniversario los que insistan en estos temas.

Vox recuerda que tiene el doble de votantes que los partidos que plantarán al Rey

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, ha subrayado que su formación tuvo en las últimas elecciones generales el doble de votos que las cinco formaciones juntas que promueven un 'plantón' al Rey.

Espinosa de los Monteros ha acusado a ERC, Bildu, Junts, PDeCAT, BNG y CUP de "atacar los cimientos de las instituciones", querer "destrozar la convivencia de los españoles" e incluso instigar un golpe de Estado "a cámara lenta".

Sin embargo, ha recordado que todos ellos juntos sumaron dos millones de votos en los comicios de noviembre de 2019, que aunque es una cifra "no despreciable", es la mitad de los apoyos que obtuvo Vox. "No perdamos de vista que, aunque sean muchos partidos, son la mitad de los que votaron a Vox", ha pedido.

En este sentido, el portavoz parlamentario de la formación dirigida por Santiago Abascal se ha negado a "entrar en su juego" y ha advertido de que España se encuentra actualmente en uno de los momentos "más graves" de su democracia, por lo que ha manifestado su cercanía con las víctimas de la crisis sanitaria y económica que ha provocado la pandemia.

En la actual situación --con miles de muertos, hogares arruinados o "terrorismo urbano en las calles"--, Vox cree que "no es el momento" para que el Congreso "se ponga a revisitar tristes episodios de hace 40 años". Lejos de eso, considera que el objetivo real del Gobierno con el acto de conmemoración del 23F es "desviar la atención" sobre sus responsabilidades aprovechando para "injuriar a la Corona".

Sin embargo, Vox sí que participará en el acto institucional "para acompañar" al Rey Felipe VI y recordar "el papel esencial" que la monarquía representó tanto el 23F como "en la última intentona golpista" en octubre de 2017 en Cataluña, "salvaguardando la democracia y la soberanía nacional".

A su juicio, "lo grave" es que ese "golpe separatista" en Cataluña no cuente con el rechazo unánime de la Cámara Baja de igual manera que sucede con el intento de asonada de 1981. Es más, denuncia que están "amparados", cuando no "instigados", desde los mismos pasillos del Congreso que este martes acogen el acto de recuerdo del 23-F.

"Vivimos uno de los momentos más graves que ha afrontado nuestra democracia, con un deterioro constante y deliberado del prestigio de nuestras instituciones. Por eso Vox estará este martes acompañando a Su Majestad el Rey, cuya figura es hoy, igual que hace cuarenta años,
garante del orden y la libertad y blanco, por tanto, de quienes quieren acabar con uno y otra", expone el partido en un comunicado.

Por este mismo motivo, Espinosa de los Monteros se ha mostrado reacio a la reforma de la Ley de Secretos Oficiales que se tramita en el Congreso, que a su juicio tiene el objetivo de exponer públicamente solo las cuestiones "que más daño pudieran hacer a las instituciones" pero no otros episodios del pasado, como por ejemplo las actas de negociación con ETA.

Espinosa de los Monteros ha denunciado que esa reforma legislativa persigue el propósito "compartido por comunistas, enemigos de España y bilduetarras" de dotarse una base documental que los permita "seguir deslegitimando el sistema constitucional nacido en 1978". "Ya sabemos lo que supone abrir este debate y no vamos a caer en su trampa", ha avisado.