Continúan los contactos tras el 14-F: La CUP y los comunes piden un Gobierno de izquierdas en Cataluña

Los comunes piden un pacto que respete que el nuevo Parlament es el "de más izquierdas de la historia"

Continúan los contactos entre los partidos una semana después de la celebración de las elecciones en Cataluña. El diputado electo de la CUP Carles Riera ha instado este lunes a JxCat a "asumir el giro a la izquierda" que, a su juicio, pide el resultado de las elecciones del 14-F si quiere "hablar" con los anticapitalistas sobre el próximo Govern de la Generalitat. Por su parte, Joan Mena, portavoz en el Congreso de Catalunya en Comú, ha insistido en "un acuerdo entre las fuerzas políticas de izquierdas", un pacto que tiene "distintas fórmulas", pero que respete que el nuevo Parlament es el "de más izquierdas de la historia".

En declaraciones a RTVE, Riera ha dicho que la CUP "no excluye a nadie" de las negociaciones poselectorales -más allá de "los partidos del 155", ha admitido luego-, si bien ha asegurado que "dentro de JxCat hay representantes de las políticas neoliberales más extremas", como por ejemplo los consellers en funciones Damià Calvet o Ramon Tremosa. Así, ha resuelto: "JxCat no es un partido de izquierdas, pero si quiere hablar con nosotros de este nuevo ciclo político deberá asumir un giro hacia la izquierda en políticas públicas".

Por tanto, después de que la semana pasada la CUP ya se reuniera primero con ERC y luego con JxCat, Riera ha insistido en que la candidatura anticapitalista "no excluye a nadie" y "no se basa tanto en el qué como en el cómo".

También ha dicho que la CUP podría estudiar entrar en un eventual Govern, algo que dependerá del "grado de acuerdo" que se alcance en las negociaciones, pero que ahora mismo ha dicho ver como una posibilidad "muy lejana". Riera ha mostrado asimismo su desconfianza sobre la mesa de diálogo con el Estado, que "puede ser un primer paso pero ahora es una caja vacía", de forma que actualmente es poco más que "una vía muerta".

Los cuatro ejes que la CUP plantea en las negociaciones, ha recordado, son: trabajar por la amnistía y el "fin de la represión"; referendo de autodeterminación en esta misma legislatura (antes de 2025); plan de choque social y cambio de modelo policial.

Sobre las manifestaciones de los últimos días a cuenta del encarcelamiento del rapero Pablo Hasel, Riera ha dicho que "en el origen (de los disturbios) siempre hay una actuación policial desproporcionada".

Asimismo, ha afirmado que "no se puede comparar ninguna violencia con el hecho de que una persona pierda un ojo", al tiempo que ha dicho que "puede haber pistas" de que algunos altercados nacen de la "infiltración policial" entre los manifestantes.

Primera toma de contacto de ERC y comunes

Por su parte, ERC y comunes han mantenido un primer encuentro negociador para acercar posturas sin acuerdos concretos más allá de que en la nueva etapa deberían reforzarse las "políticas de izquierdas". Ambas formaciones han enviado comunicados similares tras el encuentro, una reunión que según fuentes de ambas formaciones "solo ha sido una primera toma de contacto".

En el primer intercambio tras el 14F de sendos equipos negociadores no ha habido movimientos respecto al planteamiento inicial: ERC sigue con la puerta abierta a Junts y Comunes piden precisamente que los neoconvergentes salgan de la ecuación.

Según el texto de los Comunes, ambas formaciones "valoran positivamente la primera reunión para explorar pactos de gobierno".

Horas antes de la cita, el portavoz en el Congreso de los morados catalanes, Joan Mena, pedía a ERC cerrar la puerta a Junts y apostar por un Govern exclusivamente de izquierdas.

Tras el encuentro, sin embargo, los republicanos no han dicho exactamente eso en su comunicado: "ERC y En Común Podem coinciden en que hay que iniciar una nueva etapa en el país y un refuerzo de las políticas de izquierdas".

"Ambos partidos han hecho un primer intercambio de opiniones en la reunión y evaluación de los resultados y han compartido que las prioridades del nuevo ejecutivo serán el rescate social, la reconstrucción y la resolución del conflicto entre Cataluña y el Estado español", añade el comunicado de ERC.

Según los comunes, tanto ERC como ellos mismos comparten que "el objetivo de esta nueva etapa debe ser triple: hacer frente a la emergencia social, afrontar la reconstrucción y resolver el conflicto político entre Cataluña y el Estado".

Por otra parte, republicanos y comunes también han dicho compartir la voluntad de construir una estrategia para hacer frente a la extrema derecha en el Parlamento de Cataluña tras la entrada de Vox en el hemiciclo. En ese sentido, se han emplazado a trabajar conjuntamente con el resto de partidos políticos para consensuar esa estrategia.

Ambos han finalizado sus comunicados después de la reunión de este lunes señalando que se volverán a sentar en los próximos días para explorar las posibilidades de acuerdos.