Aragonès promete cambios en Interior e insta a Junts, CUP y comuns a cerrar un acuerdo para formar gobierno

El vicepresidente del Govern y candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, Pere Aragonès, ha prometido este viernes "cambios" en Interior y en otras áreas del nuevo ejecutivo que se constituya y ha apremiado a la CUP y demás formaciones soberanistas a cerrar un acuerdo para formar gobierno. Así lo ha planteado en una visita a Girona, después de que en las últimas horas las negociaciones con la CUP en busca de apoyos a la investidura de Aragonès se hayan visto sacudidas por los enfrentamientos violentos entre manifestantes y Mossos d'Esquadra en las protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél.

Aragonès ha llamado este viernes a Junts, CUP y los comuns a dejar de lado las "excusas" y trabajar para ponerse de acuerdo y formar un Govern conjunto. "El mensaje para las fuerzas independentistas y para el conjunto de fuerzas que defendemos el derecho a la autodeterminación y la amnistía es un mensaje claro: nos tenemos que poner de acuerdo. Nos pondremos de acuerdo", ha confiado en su intervención telemática en el Consell Nacional del partido.

Este jueves, después de haber iniciado conversaciones con ERC, representantes de la CUP se reunieron con miembros de JxCat, a los que trasladaron su petición de dimisión de Miquel Sàmper como conseller de Interior y avisaron de que toda esta situación representa un "claro escollo que dificulta el entendimiento". "La continuidad de las conversaciones está totalmente condicionada a compromisos y cambios claros en este terreno", alertó la CUP.

Aragonès, principal interesado en que la agitación en las calles no complique aún más las negociaciones para su investidura y para la formación del nuevo Govern que él espera presidir, ha procurado hacer equilibrios entre la posición de la CUP y la de los Mossos.

Después de que en los disturbios una joven que participaba en las protestas haya perdido un ojo por un posible impacto de un proyectil de foam, Aragonès ha reclamado una "investigación lo más ágil, diligente y rápida posible" para esclarecer los hechos.

Y, en defensa de los Mossos, ha puntualizado: "Una eventual mala actuación individual no puede manchar la tarea de un cuerpo cuyos 17.000 agentes trabajan para proteger la seguridad y los derechos y libertades de toda la ciudadanía".

En un guiño a quienes, como la CUP, exigen un giro radical en Interior, ha afirmado que "es evidente que en una nueva legislatura habrá cambios en muchas áreas y muchas políticas", y ha apostado por "fortalecer el modelo de policía democrática basado en la confianza en los agentes", aunque en aquellos casos en que las protestas deriven en violencia "la policía debe actuar".

Ante la petición de dimisión de Sàmper formulada por la CUP, Aragonès ha emplazado a las fuerzas soberanistas a encarrilar un acuerdo que permita arrancar la legislatura a la mayor brevedad posible. "Es necesario que se forme un gobierno nuevo cuanto antes mejor", ha subrayado Aragonès, que ha reclamado: "Hablemos de propuestas, de modelo, no nos tiremos la seguridad de la ciudadanía por la cabeza".

En paralelo, los equipos negociadores de ERC y JxCat han celebrado este viernes, cinco días después de las elecciones del 14F, su primera reunión para explorar un nuevo acuerdo de legislatura. En un comunicado, JxCat ha puesto de relieve que en esta "positiva" reunión con ERC "se ha acordado abrir una nueva etapa en el independentismo para aprovechar esta oportunidad histórica que han brindado las elecciones".

Previamente, en declaraciones a La 2 y Ràdio 4, la portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha indicado que el nuevo Govern no debe apostar "por la unilateralidad", como defienden JxCat y la CUP, sino por "un referéndum y la negociación" con el Estado, una vía que "queda reforzada" con los resultados del 14F.

Mientras tanto, el PSC y los comunes también se han reunido, en su primera toma de contacto tras las elecciones, y han hablado tanto de las opciones de Govern como de las posibles fórmulas para aislar a Vox en el Parlament.

Según el PSC, en la reunión, que ha tenido lugar en el Parlament, "se ha comprobado el buen clima y el buen entendimiento entre las dos formaciones políticas" y los socialistas han "manifestado su voluntad para llegar a un acuerdo que permita un gobierno progresista en Cataluña presidido por Salvador Illa".

Los comunes, por su parte, se han limitado a señalar que les han hecho llegar su voluntad de conformar "un Govern progresista", aunque sin especificar si presidido por Illa o por Aragonès.