El PP intensifica su relación con Albert Rivera al contratar también a su bufete para recurrir la 'Ley Celáa'

Los 'populares' reconocen que busca ser la "casa común del centro-derecha" pero precisa que los contactos con el expresidente de Cs son "meramente profesionales"

El PP que dirige Pablo Casado ha intensificado su relación con el expresidente de Ciudadanos Albert Rivera y ha contratado de nuevo el bufete en el que trabaja para recurrir ante el Tribunal Constitucional la nueva Ley de Educación (LOMLOE), más conocida como 'Ley Celáa', según han informado a Europa Press fuentes 'populares'.

Rivera, que se incorporó al despacho de abogados Martínez-Echevarría en marzo del año pasado, se encargó también del recurso del PP ante el Constitucional de la ley catalana de alquileres aprobada por el Parlament en septiembre. Ese recurso de inconstitucionalidad fue admitido a trámite el pasado mes de enero.

Ahora el PP vuelve a recurrir a Rivera para que interponga un recurso contra la reforma educativa promovida por el Gobierno de Sánchez, una norma que se ha convertido en uno de los principales campos de batalla de los 'populares' contra el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos.

De hecho, el propio Casado ha anunciado que si llega al Palacio de la Moncloa derogará esa ley que, a su entender, va contra la libertad de los padres para elegir el centro en el que quiere que estudien sus hijos. El PP dispone de plazo hasta el 30 de marzo para presentar ese recurso ante el TC, según puntualizan fuentes del partido.

La buena relación entre Casado y Rivera

Casado ya mantenía una relación fluida con Rivera cuando éste presidía el partido naranja y, de hecho, ambos fraguaron los pactos autonómicos de sus partidos en Andalucía, Comunidad de Madrid, Murcia, Castilla y León o alcaldías clave como la Madrid. La sintonía paralela entre el 'número dos' del PP, Teodoro García Egea, y la mano derecha de Rivera, José Manuel Villegas, facilitaron que esos acuerdos regionales llegaran a buen puerto.

Pese a la decisión de abandonar la política de Rivera --dimitió el 11 de noviembre de 2019, un día después de que el partido perdiera 2,5 millones de votos y bajara de 57 escaños a 10 en el Congreso--, se ha mantenido la buena relación que mantenía con el presidente de los 'populares'.

Rivera anunció su incorporación al despacho de abogados Martínez Echevarría el pasado 1 de marzo, donde actualmente ejerce como presidente y para el que fichó como vicepresidente a Villegas, que fue su secretario general en Ciudadanos.

Además, Villegas aceptó formar parte del patronato de la Fundación Propósito, un nuevo 'think tank' impulsado, entre otros, por Juan Costa, Josep Piqué y Abel Matutes, que fueron ministros en el último Gobierno de José María Aznar.

En medio del debate político y mediático sobre la posible absorción del PP por Ciudadanos, sobre todo tras el hundimiento de los naranjas en las elecciones catalanas, fuentes de la dirección del PP precisan que la colaboración con Rivera es "meramente profesional" por los recursos que se han encargado a su despacho de abogados.

Eso sí, las mismas fuentes señalan que el PP es "la casa común del centro-derecha" y recuerdan que Pablo Casado lleva meses haciendo hincapié en que su objetivo es que los votantes que se fueron a Cs y Vox "vuelvan al PP".

"Unir para ganar"

El propio Casado reiteró este lunes ante el Comité Ejecutivo su hoja de ruta para un proyecto de "centro derecha moderado y transversal". "Necesitamos unir para ganar, ganar para gobernar, y gobernar para que España vuelva al camino del progreso, de la libertad y de la unidad", proclamó.

Según Casado, es necesario "un esfuerzo de unidad electoral, de integración de muchos millones de españoles alrededor de una agenda nacional compartida", un proceso que, a su juicio, "solo puede liderarlo el PP". "Vamos a hacer todo lo necesario para hacer posible el partido que España pide. Ancho y transparente, experto y renovado, unido y diverso, español y europeo, como lo necesitamos", dijo ante la plana mayor del partido.