El voto del republicano Graham provoca la admisión a trámite de declaraciones de testigos

El voto inesperado del senador da un vuelco al juicio al abrir la posibilidad de que los testigos den sus versiones sobre el asalto al Capitolio

El voto inesperado del senador republicano Lindsay Graham ha provocado que el Senado de Estados Unidos haya admitido a trámite la posibilidad de que las partes puedan llamar a testigos a declarar sobre el caso contra el expresidente Donald Trump por incitar a la insurrección durante el asalto del 6 de enero al Capitolio.

Cinco senadores republicanos, entre ellos Graham, acérrimo partidario de Trump, se han mostrado a favor del procedimiento después de que el abogado de la acusación Jamie Raskin manifestara su intención de llamar a declarar al menos a la congresista republicana Jaime Herrera Beutler, que reveló una crucial conversación entre Trump y el líder republicano en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, ocurrida durante el asalto.

Según esta conversación, Trump se habría negado en un primer momento a pedir a los manifestantes que abandonaran la incursión a pesar de las peticiones de McCarthy, en el principio de una acalorada discusión en la que Trump afeó al político que los asaltantes, según testigos republicanos de la conversación, "parecían preocuparse más" por el resultado de las elecciones presidenciales, fraudulentas según teorías infundadas defendidas por Trump, que el propio McCarthy.

La votación se ha aprobado por 55 votos a favor por 45 en contra y podría prolongar, casi con toda probabilidad, el derrotero previsto inicialmente para este sábado en el Senado, donde sus ocupantes tenían previsto votar directamente si Trump resultaba absuelto o era declarado culpable.