Se cumple un año del derrumbe de Zaldibar sin encontrar el cuerpo de un trabajador

El vertedero colapsó el 6 de febrero de 2020 y desató una conmoción en Euskadi por la crisis medioambiental y política

Mañana sábado se cumple el primer aniversario del derrumbe de miles de toneladas de residuos industriales del vertedero de Zaldibar (Bizkaia), donde un año después continúan los trabajos para tratar de localizar el cuerpo de Joaquín Beltrán, uno de los dos trabajadores que quedaron sepultados bajo los escombros aquel trágico día.

El vertedero colapsó el 6 de febrero de 2020 y desató una conmoción en Euskadi. Además de una crisis medioambiental, provocó una tormenta política, con polémica entre los distintos partidos en fechas previas a las elecciones vascas, y también después.

Tras meses de búsqueda infructuosa, en agosto pasado se localizó el cuerpo de Alberto Sololuze, el otro operario desaparecido bajo los escombros. Desde entonces, el operativo de búsqueda sigue trabajando para localizar a Beltrán, todavía sin éxito.

Ha sido un año de periódicas movilizaciones ciudadanas en demanda de responsabilidades por el derrumbe, que es objeto de investigación judicial y por el que figuran como investigados tres responsables de la empresa gestora. También la Comisión Europa se ha interesado por lo sucedido e investiga los hechos.

Un año después, los ayuntamientos de la zona, los vecinos de la comarca y diferentes grupos sociales y ecologistas reclaman que se selle el vertedero cuando finalicen los trabajos de búsqueda del operario desaparecido y que se depuren responsabilidades por el accidente.

Aniversario del desastre

La tragedia ocurrió hacia las cuatro de la tarde del 6 de febrero de hace un año, cuando se desprendieron miles de toneladas de residuos industriales almacenados en la escombrera.

Una semana después se detectaron dioxinas en el aire en proporciones cuarenta veces superiores a los normales, originadas en los fuegos surgidos en el vertedero por el deslizamiento, por lo que se ordenó cerrar ventanas y no hacer deporte en el exterior, incluida la suspensión de un partido Eibar-Real Sociedad.

El de este sábado será otro día marcado en la "cronología" del derrumbe al cumplirse el primer aniversario del desastre. Será una fecha para el recuerdo y la movilización tanto para la familia de Joaquín Beltrán, que ha organizado en su localidad de origen, Zalla, una concentración en su memoria, como para la plataforma Zaldibar Argitu, que ha convocado movilizaciones en distintos municipios próximos al vertedero.

Mientras, la búsqueda de Joaquín Beltrán continúa y el proceso judicial y administrativo sigue su curso. Hoy mismo el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha dicho que el Gobierno Vasco ha puesto en conocimiento de las autoridades judiciales todos los hechos relacionados con el desprendimiento y "va a exigir todas las responsabilidades de modo exhaustivo, riguroso y completo".