Aluvión de críticas a los Globos de Oro por unas "inexplicables" nominaciones

La lista está llena de ausencias, inclusiones inesperadas y una notoria falta de diversidad

Tanto las redes sociales como medios especializados en Hollywood criticaron este miércoles con dureza a los Globos de Oro después de que anunciaran un listado de nominaciones plagado de ausencias, inclusiones inesperadas y una notoria falta de diversidad.

Este año las omisiones -"snubs", en la jerga estadounidense- tienen cinco destacados nombres: Zendaya, Meryl Streep, Tom Hanks, Sophia Loren y Spike Lee, quienes, a pesar de encandilar a público y crítica, no han convencido al reducido grupo de periodistas que eligen estos premios.

A diferencia de los Oscar, cuyas votaciones integran a miles de miembros de la industria cinematográfica, los Globos de Oro se votan por la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA), un grupo de unos noventa periodistas que seleccionan sus producciones favoritas de televisión y cine, dividiéndolas entre comedia y drama.

Con tanto donde escoger siempre se cuelan algunas sorpresas. En esta ocasión, el mejor ejemplo es la inclusión de Emily en París, un formato que estaba fuera de todas las quinielas y que competirá por la mejor serie de comedia.

Pero a veces las sorpresas de los Globos de Oro dan paso a llamativas, quizás chirriantes, ausencias, como Juego de Tronos, que nunca se llevó un premio a mejor serie mientras hacía historia en los Emmy.

Algunas cabeceras estadounidenses se han mostrado muy duras con la organización de estos premios. Deadline califica algunas elecciones de "chiste" y el diario Los Ángeles Times acompaña el listado de nominaciones con un artículo muy crítico.

"Diremos que son omisiones porque probablemente no son personales, al menos que alguna estrella haya declinado posar con todos y cada uno de los miembros de la HFPA, como es obligatorio en este grupo. Entonces no es omisión, es venganza", escribía el columnista Glenn Whipp.

Falta de diversidad

En un año marcado por las protestas raciales y el compromiso de potenciar la diversidad en la industria audiovisual, destaca la poca representación de cintas afroamericanas y latinas en los premios.

La más sonora, calificada de "chocante" por la prensa, es la del cineasta Spike Lee y su Da 5 Bloods: Hermanos de armas, que sigue a un escuadrón de soldados afroamericanos durante la guerra de Vietnam.

Tampoco competirán Judas and the Black Messiah o Una noche en Miami..., historias protagonizadas por personajes afroamericanos.

La excepción a esta falta de diversidad la ponen Viola David y Chadwick Boseman, nominados en la categoría de interpretación por protagonizar La madre del blues, que sin embargo no aspira a mejor película.

La sorprendente ausencia de dos iconos

Tampoco ha agradado el hecho de que no figuren iconos de Hollywood tras su regreso a las cámaras como Meryl Streep con dos trabajos, The Prom y Déjales hablar, o Sophia Loren, en un emocionante relato sobre la inmigración en el sur de Italia dirigido por su hijo, La vida por delante. Tom Hanks, Zendaya y Kate Winslet completan el listado de omisiones.

Y algunas inclusiones han sido igual de polémicas: el musical Hamilton competirá por mejor comedia o musical con una cinta que consiste en una función de Broadway grabada en alta definición.

Incluso han disgustado las nominaciones de Al Pacino por su papel en la desapercibida serie Hunters y de James Corden, que a diferencia de Meryl Streep sí que competirá gracias al musical The Prom.

"La única explicación posible es que quieren que presente la gala del año que viene", ironizaba Whipp en Los Ángeles Times.