La fiscal mantiene los tres años de cárcel para Cifuentes por inducir a la falsificación del acta del Trabajo Final de Máster

El abogado retira la prueba de la agenda electrónica al exigir el tribunal tener acceso a todos los datos

La fiscal Pilar Santos ha anunciado en el juicio que se celebra contra la expresidenta regional Cristina Cifuentes que mantiene su petición inicial de tres años y tres meses de cárcel por la presunta comisión de un delito de falsedad documental en relación al acta del Trabajo de Fin de Máster (TFM) del cursó de posgrado que realizó en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) en 2012.

Tras concluir la fase testifical y pericial, las partes han anunciado sus conclusiones finales y la fiscal ha avanzado que mantiene su acusación al considerar que hay prueba de cargo contra la exdirigente popular.

La fiscal ha mantenido la petición de penas para Cifuentes y la exasesora María Teresa Feito, para quien solicita la misma petición de condena. Y ha introducido una leve modificación respecto a la petición de 21 meses de cárcel para la profesora Cecilia Rosado al apreciar atenuante muy cualificada por confesión al reconocer la falsificación del acta del TFM de Cifuentes. La defensa de Cifuentes ha solicitado su libre absolución.

La exposición de informes se realizará el próximo viernes al suspenderse la sesión y el juicio quedará visto para sentencia con la última palabra de los acusados.

Antes del alegato final, la fiscal detallará las pruebas de cargo desprendidas durante el juicio para acusar a Cifuentes como "inductora de la falsificación".

En su informe previsiblemente aludirá a las llamadas que hubo cruzadas desde la entonces Consejería de Educación y la exasesora Feito para apoyar supuestas presiones de la Comunidad de Madrid dado que ningún testigo ha afirmado que Cifuentes en concreto estuviera detrás de esas llamadas "reiteradas" al rector Javier Ramos para recabar información de lo sucedido tras destapar 'eldiario.es' el caso del máster.

Al inicio de la sesión, la defensa de Cifuentes, el abogado José Antonio Choclán, ha renunciado a la prueba aportada en relación a una cita extraída de su agenda electrónica de cuando era delegada de Gobierno en Madrid en 2012 después de que el tribunal de la Audiencia de Madrid le haya exigido que solo se admitiría si entrega el contenido completo del pendrive.

La prueba fue aportada antes del juicio y pretendía demostrar que la exlíder madrileña entregó el 2 de julio de 2012 su Trabajo de Fin de Máster (TFM), cuya defensa reconoció en el juicio que no realizó al no ser obligatorio. En concreto, en la cita aparecía el texto 'Master URJC' y la hora de entrega del trabajo.

Al inicio de la sesión, Choclán ha anunciado que renuncia a la prueba y a la petición de que comparezca el perito Luis Enrique Hellín ante "la resolución desproporcionada" del tribunal al exigir que se entregue el contenido completo de la agenda electrónica, algo a lo que se ha opuesto el letrado.

Firmas falsificadas

En la fase testifical, ha comparecido la profesora y entonces subdirectora del Instituto de Derecho Público (IDP) Laura Nuño, quien ha asegurado en el juicio que no autorizó al menos tres de sus firmas que ha identificado como falsas en tres documentos, entre ellos el acta de convalidación de las asignaturas de Cifuentes.

"Esa firma no es mía. Tampoco es mi firma. Y el tercero tampoco es mi firma. No autoricé. Me mandaron un correo en octubre de 2010 para consultarme si quería formar parte de la comisión de garantí de calidad pero del curso anterior. Pero no se si llegué a formar parte. Esa comisión no hace convalidaciones", ha subrayado.

"Yo no cumplimenté esas actas", ha insistido relatando que creyó en un principio "a pies juntillas" la versión que ofreció Álvarez Conde hasta que comenzó a desconfiar cuando vio las actas falsificadas en los medio.

En su declaración, Cifuentes relató que cursó el máster sin ir a clase, sin realizar exámenes y entregando el 2 de julio de 2012 el TFM sin exponerlo ante el tribunal. "Actué de buena fe", afirmó en relación al acta que mostró a los medios al desconocer que contaba con firmas falsificadas, un hecho del que responsabilizó a la propia universidad.

También ha ofrecido su testimonio la antigua alumna Coral del Mar Carvajal, quien admitió en la instrucción que nunca defendió su trabajo fin de máster ya que el profesor Álvarez Conde le dijo que no era necesario realizar ese trámite.

La alumna ha indicado a preguntas de las partes que realizó un trabajó que mandó a Conde, pero ha señalado que no lo defendió. "No lo defendí. En aquella época cambió la normativa", ha indicado.

También ha testificado el exgerente de la agencia Efe José Ignacio Sanz Cerezuela, quién finalizó el máster y realizó el TFM sin defenderlo. "La única constancia que tuve fue que había aprobado el TFM. Llamé yo para preguntar", ha indicado.

Asimismo, ha declarado el alumno y profesor de la URJC Roberto Enrique Medina, a quien se le calificaron varias asignaturas con notable con convalidaciones que ha reconocido que no hizo. Además, ha señalado que no presentó el TFM a pesar de que existe un acta de su defensa.

Finalmente, ha declarado como testigo la profesora de la URJC Esther González Hernández, quien impartió una de las asignaturas del máster. La docente ha relatado que Álvarez Conde le pidió que fuera "flexible" con los alumnos que no iban a clase, por lo que les pedía trabajos que calificaba.

La pericial

En la pericial, un guardia civil ha ratificado varios informes de actas de diferentes estudiantes en los que se hallaron grafías que no se correspondían con la autoría de la profesora Clara Souto, indicando que se identificaron siete falsificaciones.

Solo había dos firmas que nunca aparecían falsificadas en relación con Enrique Álvarez Conde y la profesora Cecilia Rosado, indicando que las falsas eran realizadas por Rosado.

Otro de los agentes que ha comparecido ante el tribunal ha ratificado la cadena de custodia del acta de convalidación de varias asignaturas de Cifuentes, confirmando que tres de las firmas no eran auténticas entre ellas la de Laura Nuño.

Otro perito ha comparecido para detallar cómo funcionaba el acceso al sistema informático para poner las calificaciones, señalando que se detectaron muchas incidencias en las calificaciones de una de las asignaturas del máster que realizó Cifuentes.

"Alguien con el acceso A Calonge entró el 23 de octubre de 2014 y cambió las calificaciones de Cifuentes de No Presentado a Notable y ese mismo día califica de 7,5 el TFM del alumno Cifuentes. Y en abril, pone un 8 al alumno Morente", ha detallado y ha apuntado que a Calonge se le habilitó el mismo día 23 para poder acceder.