Felipe VI visita la capilla ardiente del arzobispo castrense, fallecido por COVID-19

Felipe VI ha visitado este viernes la capilla ardiente del arzobispo castrense, Juan del Río, tras su fallecimiento ayer, jueves, a causa del COVID-19, han informado fuentes de la Casa Real.

El Rey, quien, como el resto de la Familia Real tenía una cercana relación con Del Río, ha querido darle su último adiós en la Iglesia Catedral de las Fuerzas Armadas de Madrid.

En presencia de algunos familiares, don Felipe se ha unido a un responso oficiado ante el féretro del prelado, cubierto con una bandera de España.

La capilla ardiente ha permanecido abierta durante este viernes con restricciones de aforo para respetar las normas sanitarias.

Los Reyes enviaron el jueves un telegrama a la familia de Del Río para transmitir sus condolencias tras conocer su muerte en el Hospital Central de la Defensa, donde estuvo ingresado durante una semana tras ser diagnosticado de COVID-19. "Siempre recordaremos su gran humanidad, sus profundos valores y su servicio al Arzobispado Castrense y a las Fuerzas Armadas, así como su cercanía con toda la Familia Real", rezaba el mensaje don Felipe y doña Letizia.

Del Río, de 73 años natural de Ayamote (Huelva), era arzobispo castrense desde 2008 y también ocupaba el cargo de presidente de la Comisión Episcopal para las Comunicaciones Sociales.