El TSJC mantiene la fecha de las elecciones el 14-F mientras los presos golpistas salen de prisión

La sala contenciosa del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha acordado este viernes mantener definitivamente las elecciones catalanas el 14-F, con la campaña ya en marcha, y anular el decreto del Govern que las aplazaba, en principio, al 30 de mayo. La fecha definitiva de los comicios se ha conocido horas después de que los siete presos del 'procés' que cumplen condena en la cárcel barcelonesa de Lledoners salieran de prisión, después de que la Generalitat les concediese el jueves el tercer grado, coincidiendo con el inicio de la campaña electoral del 14-F, por lo que podrán ir a actos este fin de semana.

Tras reunirse este viernes al mediodía para deliberar, la sala del TSJC ha adelantado el fallo de su sentencia, en la que, por mayoría, se reafirma en las medidas cautelares que dictó la semana pasada para suspender el aplazamiento electoral y acuerda estimar los ocho recursos presentados por varias formaciones extraparlamentarias y particulares contra el decreto del Govern. El TSJC coincide de esta forma con el criterio de la Fiscalía, que ha argumentado al tribunal que posponerlas a mayo daría pie a una "anormalidad jurídica" que puede prolongarse de forma "indeterminada". 

Una vez se notifique la sentencia, prevista para el próximo lunes, podrá ser recurrida ante la sala de lo contencioso del Tribunal Supremo, aunque ello no suspendería la decisión del TSJC de mantener la fecha electoral del 14-F.

La sala, que inicialmente había anunciado que resolvería el 8 de febrero, mediada ya la campaña electoral, se ha reunido este viernes de urgencia para deliberar, después de que las partes aceleraran la presentación de sus escritos para que el asunto se pudiera resolver lo antes posible.

De hecho, en su sentencia la sala hará "mención expresa" a la "buena fe procesal" de las partes, ya que reconoce que su agilidad al remitir sus informes ha permitido llegar a una resolución en "la mayor brevedad posible", según precisa el TSJC en un comunicado.

Con su decisión, la sala se reafirma en las medidas cautelarísimas -y posteriormente cautelares- que dictó la semana pasada, cuando ordenó suspender el aplazamiento de los comicios e iniciar el proceso electoral del 14-F mientras resolvía sobre la legalidad del decreto del Govern.

La resolución del TSJC coincide con el criterio de la Fiscalía, que este misma viernes por la mañana ha presentado ante la sala un informe en el que abogaba por anular el decreto del Govern, al entender que infringe la normativa electoral y el Estatut y daría pie a una "anormalidad jurídica e institucional" que puede prolongarse de forma "indeterminada".

En el auto del pasado viernes que acordaba mantener cautelarmente el 14-F, si no se endurecían las restricciones por la pandemia, el TSJC ya apelaba a la necesidad de "preservar la normalidad democrática" en Cataluña y evitar una "situación de bloqueo y precariedad institucional" que afecte a la legitimidad del Govern en plena pandemia.

Posibles cambios en el estado de alarma

En su auto, que contaba con el voto particular de uno de los siete magistrados de la sala, el tribunal recalcaba que no obligaba a votar "irreversiblemente el día 14 de febrero" ni había fijado esa fecha, mientras advertía que en las próximas semanas podría haber cambios en el estado de alarma y la situación sanitaria que llevaran a las "autoridades competentes" a adoptar otra decisión sobre los comicios.

Tras recordar que el 14-F deriva de una "disolución automática" del Parlament por la ausencia de un candidato a la presidencia de la Generalitat, el TSJC sostenía que la convocatoria electoral tiene "un interés público especialmente intenso, pues pone en marcha un mecanismo basilar para garantizar la continuidad en el normal funcionamiento de las instituciones".

Además, la sala razonaba que el estado de alarma vigente en España desde octubre no limita el derecho a voto -incluso contempla "expresamente" la continuación de las actividades electorales, recordaba-, ni tampoco lo impiden las restricciones de movilidad, con el confinamiento municipal en Cataluña.

El Govern acusó entones al TSJC de cometer una "irresponsabilidad" y "poner en riesgo" la salud del electorado, por lo que pidió la suspensión del decreto, alegando que si la jornada electoral coincidía con el pico de la pandemia unas 200.000 personas no podrían ejercer su derecho a voto por estar confinadas.

El Ejecutivo catalán adjuntó en su recurso varios informes que alertaban del riesgo para la salud de los electores y que además cuestionaba la "legitimidad" del resultado si se registraba una baja participación debido al contexto de pandemia.

Los presos catalanes harán campaña

La decisión se da a conocer justo el día en el que los líderes del 1-O han abandonado la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), después de que la Generalitat les concediese el tercer grado desafiando al Tribunal Supremo, lo que permitirá que hagan campaña este fin de semana, aunque está previsto que la Fiscalía recurra su clasificación, lo que puede tener efectos suspensivos.

Hacia las 10:35 horas de la mañana han salido de Lledoners el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, los exconsellers Jordi Turull, Joaquim Forn, Raül Romeva y Josep Rull, el exlíder de la ANC Jordi Sánchez y el de Òmnium Jordi Cuixart, que a partir de ahora únicamente tendrán que acudir a prisión a dormir de lunes a jueves. Los presos de Lledoners han mostrado a los numerosos periodistas que les esperaban a las puertas de la cárcel una pancarta en que se podía leer "Amnistía. Hagámonos libres".

La Generalitat concedió este jueves de nuevo el tercer grado que el Supremo revocó a los líderes independentistas presos -con la excepción de Carme Forcadell, todavía pendiente de resolución-, por lo que desde este viernes pueden salir a diario y participar así en la campaña electoral del 14-F.

El tercer grado es efectivo desde este viernes, aunque la Fiscalía tendrá oportunidad de recurrirlo y solicitar que el juzgado lo suspenda hasta que resuelva el Supremo, que es el que tiene la última palabra en las clasificaciones penitenciarias como tribunal sentenciador. El Ministerio Público de hecho ya alertó hace unos días de que el Govern podría estar cometiendo un delito de prevaricación al insistir en la semilibertad.

Antes que los presos de Lledoners, la exconsellera Dolors Bassa, condenada por el procés, ha salido a las 08:45 horas de este viernes de la prisión de Puig de les Basses en Figueres (Girona), haciendo un llamamiento a la movilización para "volver a ganar" el 14-F.

En el caso de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, que también cuenta con la propuesta de la cárcel barcelonesa de Wad Ras favorable al tercer grado, la Secretaría de Medidas Penales no ha resuelto aún su clasificación.

Forcadell está confinada en su celda de Wad Ras debido a un brote de coronavirus en el centro penitenciario y su cuarentena no termina hasta la próxima semana.

Junqueras: "Salimos para ayudar a la gente"

En declaraciones a los medios a las puertas de la cárcel, Junqueras ha manifestado su satisfacción de poder abandonar el centro "para ayudar a la gente y al país" porque considera que debe superarse la pandemia y recuperar la economía catalana.

"También llamo a todos los que sufren represión y están en el exilio para que sepan que nosotros seremos los que más trabajaremos para su vuelta y el fin de la represión", ha subrayado.

Por su parte, Jordi Sànchez ha defendido que su salida en tercer grado "no es ningún privilegio ni beneficio", destacando que corresponde a la aplicación del derecho penitenciario tras haber pasado más de 1.200 días en prisión, y ha añadido que, haga lo que haga la Fiscalía, seguirán luchando por el reconocimiento de la amnistía como única posible para resolver el conflicto político.

Tras asegurar que estará presente en la campaña electoral de JxCat, ha llamado a votar masivamente el 14 de febrero y no dejarse vencer "por el miedo y el COVID-19, y a desafiar a los que quieren" que los ciudadanos se queden en casa, aunque también ha pedido que se respeten las normas aprobadas por el Procicat.

"La Fiscalía ya sabemos como actúa. ¿Qué podemos esperar?", ha preguntado Turull, que ha dejado claro que estarán activos todos los días en los que estén en libertad coincidiendo con el inicio de la campaña electoral. Turull asegura que no le sorprende porque "las cúpulas judiciales, lejos de respetar la voluntad de los ciudadanos, la combate, y lo único que les falta por decir es cuándo hay que ir a votar".

El exconseller Rull ha coincidido con Turull en su voluntad de participar en la campaña del 14-F para dar "un mensaje de esperanza, determinación y dignidad" "Hay una cosa que no cambia nunca, nuestra determinación. No nos rendiremos; es la dignidad de un pueblo que ha votado y quiere ser libre", ha exclamado.

El exconseller Romeva ha sostenido que ahora toca salir a trabajar con todas las ganas y reclamar medidas concretas para frenar lo que, a su juicio, es "represión" "Pablo Hasel a punto de entrar en la cárcel y hay 3.000 personas represaliadas. Tenemos que empezar a asumir que esto se tiene que acabar", ha reclamado.

Por su parte, Jordi Cuixart ha abandonado el centro penitenciario en coche exhibiendo una bandera de amnistía. En un apunte en su cuenta de Twitter, anticipa que será un tercer grado efímero y avisa de que no cederá ante "ningún chantaje", y ha reiterado su compromiso con la lucha por la república, la cultura y la dignidad de todo el pueblo catalán.

RELACIONADO