La UE bloqueará y prohibirá la producción y exportación de vacunas si Pfizer y AstraZeneca no entregan las dosis

El presidente del Consejo Europeo Charles Michel pide invocar el artículo 122 de los Tratados para intervenir las farmacéuticas y la Comisión estudia bloquear las vacunas producidas en la UE

La crisis de aprovisionamiento de vacunas contratadas por la UE a Pfizer y AstraZeneca por incumplimiento de los contratos firmados con la UE por parte de estos laboratorios americano e inglés, además de provocar un gran problema sanitario está creando una gran crisis política y diplomática que también retumba en el seno de la UE.

Es tal el nivel de indignación de los altos representantes de la Unión Europea que la Comisión que preside Úrsula Von Der Leyen ha amenazado a las dos empresas farmacéuticas en cuestión con llevarlas a los tribunales y también con bloquear las vacunas que se producen en el territorio europeo si no entregan de manera inmediata las vacunas que habían sido contratadas.

Una decisión está dura y conflictiva que probablemente se podría adoptar hoy mismo tras una consulta urgente con los 27 países de la UE. Donde crece la indignación porque ahora no aparecen las vacunas compradas por la UE, donde se piensa que estos laboratorios se las han quitado a la UE para entregarlas a otros países o a sus países de origen, USA y el Reino Unido.

Pero en el seno de la UE las medidas anunciadas por la Comisión parecen escasas y débiles a varios países de la UE y en consecuencia el presidente del Consejo Europeo Charles Michel ha anunciado que si las empresas farmacéuticas no rectifican la UE invocará el artículo 122 del Tratado de la UE para incluso intervenir los laboratorios en territorio europeo.

La invocación del citado artículo también permitiría obligar a los laboratorios a compartir sus conocimientos, liberando la propiedad intelectual de las vacunas. E incluso podría exigir la distribución de las vacunas a los Estados miembro a medida que se vayan fabricando, sin esperar a que reciban el aprobado de la Agencia Europea del Medicamento, tal y como se requiere ahora.

Medidas las de la Comisión y el Consejo que pueden abrir escenarios de una crisis diplomática internacional, especialmente entre el Reino Unido y la UE tras los tensos acuerdos del Brexit de hace menos de un mes.

Además hoy se espera que la UE apruebe la vacuna de AstraZeneca, que se sumaría así a las de Pfizer y Moderna, incluso a pesar que desde Alemania se ha denunciado que la vacuna inglesa no produce efectos seguros en las personas mayores de 65 años. Lo que de ser cierto se convertiría en otro contratiempo añadido.

RELACIONADO