Granada vuelve a temblar con un terremoto de 4,3 grados de magnitud y más de 40 seísmos

La sucesión de terremotos, con un temblor de 4,3 y otros cinco de entre 3,6 y 3,2 registrados entre las 19.49 y las 20.28 horas de este jueves, han vuelto a alertar a los vecinos del área metropolitana de Granada, que han salido a la calle, sin que haya noticias de daños materiales de consideración o heridos.

El denominado enjambre sísmico que afecta a la Vega de Granada y que se ha intensificado desde el pasado sábado ha sumado este jueves más de 40 temblores desde las tres de la tarde, de entre los que destacan el terremoto de 4,3 registrado a las 19.49 con epicentro en Santa Fe y el de 3,6 y de 2 kilómetros de profundidad de Cúllar Vega.

De los registrados esta tarde, el movimiento sísmico de mayor magnitud, 4,3 grados, se ha producido a las 19:49 horas con epicentro en Santa Fe a una profundidad de tres kilómetros. Poco antes, a las 19:06 horas, hubo otra sacudida menor de 3,6 grados que alcanzó un kilómetro de profundidad.

Con posterioridad, a las 20:05 se ha vuelto a producir un tercero de 3,3 también en Santa Fe y a un kilómetro de profundidad; a las 20:28 un cuarto de 3.6 a dos kilómetros de profundidad en Cúllar-Vega; a las 22.16 otro de 3,1 grados en Santa Fe y a las 22:29, también en este mismo municipio, un sexto de 3,2 grados.

Según datos del Instituto Geográfico Nacional y del centro de emergencias 112, la escasa profundidad de los principales temblores ha provocado que los terremotos se hayan sentido en municipios de la provincia de Granada como Albolote, Pinos Puente o Vegas del Genil, pero también en provincias vecinas como Málaga.

Media horas después de producirse, el servicio de emergencias había recibido media docena de avisos procedentes de distintos puntos de Chauchina, Maracena y Atarfe, municipios todos del área metropolitana, aunque no hay constancia de daños personales.

Según han informado a Efe fuentes de la Policía Local de Santa Fe, esta concatenación de temblores ha provocado algunos daños como desprendimientos y hundimientos en un edificio abandonado ubicado entre las calles Cruces y Pintor Velázquez, un inmueble que ya sufría daños por los que la zona estaba acordonada.

Las mismas fuentes han precisado que los terremotos han provocado, de nuevo, que los vecinos salgan de sus viviendas para concentrarse en espacios amplios, pese a que la recomendación es permanecer en las viviendas.

El temblor de 4,3 se ha sentido especialmente en Chauchina, donde inicialmente fijó su epicentro el Instituto Geográfico Nacional.

La alcaldesa del municipio, Marina Martín, ha explicado que este terremoto se ha producido mientras celebraban el pleno ordinario y ha generado alerta entre los vecinos, muchos de los cuales también han abandonado sus viviendas. Martín ha pedido calma a la población, aunque entiende la reacción de salir a la calle de los vecinos, por lo que el Ayuntamiento ha abierto los espacios al aire libre del municipio para poder acoger a quienes prefieran no permanecer en sus viviendas.

Además, la Policía Local y los concejales han comenzado una ronda de inspecciones por el municipio, especialmente por los barrios más antiguos, para comprobar la estabilidad de las viviendas y que las personas de mayor edad están bien.

En Chauchina el enjambre de terremotos ha dañado también dos viviendas que estaban abandonadas y ha afectado a una torre declarada Bien de Interés General, del siglo XIV y que presenta algunas grietas que podrían forzar una actuación de urgencia.

Son ya más de ochenta los temblores que, desde el pasado sábado, mantiene con miedo e incertidumbre a una población de más de medio millón de habitantes debido a esta serie sísmica que, según los expertos, podría alargarse semanas o incluso meses.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha vuelto a pedir por Twitter calma y actuar siguiendo los consejos del 112.

Los expertos también han destacado que es improbable que se produzcan terremotos de mayor magnitud que los registrados hasta ahora por las características de la falla de Granada.

Desde el 1 de diciembre de 2020, cuando se estima que se reactivó la serie sísmica en la que se enmarcan estos terremotos, hasta ahora se han calculado un total de 585 seísmos en la zona, de los cuales 15 son de magnitud mayor o igual que 3,0 y 61 han sido sentidos por la población.

La sismicidad registrada es habitual en esta zona, que se enmarca dentro del sector central de las cordilleras Béticas, una de las regiones con mayor actividad sísmica de la Península Ibérica, fruto de la convergencia entre la placa Africana y Euroasiática una velocidad de unos 4-5 milímetros al año.

En la provincia de Granada han ocurrido importantes terremotos a lo largo de la historia, siendo la cuenca de Granada la más activa sísmicamente. El más antiguo del que se tiene constancia ocurrió en 1431 al sur de Granada que tuvo una intensidad macrosísmica de VIII-IX produciendo grandes daños en la Alhambra y el más virulento el de 1884 en Arenas del Rey, que alcanzó una intensidad de IX-X produciendo 839 víctimas mortales.

También destacan los terremotos de 1531 en la cuenca de Baza con intensidad VIII-IX y el de 1804 en la cuenca de Dalías con intensidad VIII-IX, que produjo gran destrucción en Dalias, Berja y Roquetas y 407 víctimas.