Francia reconoce que el toque de queda es "insuficiente"

El Gobierno galo baraja un "confinamiento duro" para contener la tercera ola tras sumar este miércoles casi 27.000 nuevos contagios

El Gobierno francés admitió este miércoles que el toque de queda en vigor en Francia desde las seis de la tarde hasta las seis de la mañana no ha logrado frenar con la eficacia esperada la circulación del coronavirus, por lo que estudia implantar mayores restricciones.

"El toque de queda tiene una eficacia relativa, real pero insuficiente a estas alturas", destacó en rueda de prensa el portavoz gubernamental, Gabriel Attal, tras la celebración de un Consejo de Ministros y de un Consejo de Defensa.

Entre los escenarios barajados figura tanto el mantenimiento "improbable" del toque de queda actual, adelantado de las 20 a las 18 horas el pasado 16 de enero en toda Francia, como un nuevo confinamiento estricto.

Sería el tercer confinamiento, tras los que tuvieron lugar de mediados de marzo a mediados de mayo de 2020, en el que cerraron colegios, restaurantes y comercios no esenciales, entre otros, y el aplicado de finales de octubre a mediados de diciembre, más flexible y que mantuvo las escuelas abiertas.

El Ejecutivo se había dado dos semanas para medir la eficacia del toque de queda, que se cumplen este sábado, antes de corregir o no su hoja de ruta con nuevas medidas.

El portavoz gubernamental indicó que a la espera de tener las conclusiones definitivas, y ante la constatación de que aumenta tanto la tasa de incidencia como la presión hospitalaria, se contemplan esas posibles modificaciones para estar preparados para su puesta en marcha.

Los escenarios barajados serán consultados "en los próximos días" tanto con el Parlamento como con los sindicatos y la patronal, precisó Attal, según el cual el presidente, Emmanuel Macron, ha pedido análisis epidemiológicos y científicos de cada uno.

Este jueves el ministro de Sanidad, Olivier Véran, y el director general de Sanidad, Jérôme Salomon, harán un nuevo balance sobre la situación, pero no está previsto de momento que Macron o el primer ministro, Jean Castex, se dirijan a la población.

Casi 27.000 nuevos contagios

En la última jornada se han registrado en el país 26.916 contagios, lo que sitúa la cifra total de contagios desde que estalló la crisis sanitaria en 3.106.859. Desde el martes han fallecido otras 351 personas, por lo que la cifra total asciende a 74.456, de los cuales 52.218 habrían muerto en los hospitales del país.

La tasa de positividad gira en torno al 7,1 por ciento, si bien un centenar de departamentos se encuentran en una situación de "vulnerabilidad", según el último balance del Ministerio de Sanidad.

A pesar de que ya han sido vacunadas 1,1 millones de personas en toda Francia, en la última semana los hospitales han registrados 11.271 entradas, de las cuales 1.789 son pacientes que han tenido que ser ingresados en las unidades de cuidados intensivos.