Portugal, saturado, sopesa enviar pacientes COVID a otros países

Portugal está siendo duramente golpeado por la tercera ola de COVID entre otras cosas por la presencia de la variante británica

El Gobierno portugués sopesa pedir ayuda internacional y enviar pacientes COVID a hospitales de otros países ante la saturación que sufren sus propios centros, al límite del colapso después de semanas asistiendo a un crecimiento constante de hospitalizados.

La revelación fue realizada por la ministra de Salud lusa, Marta Temido, en una entrevista en la cadena pública RTP la noche de este lunes, en la que afirmó que "el Gobierno portugués está accionando todos los mecanismos de los que dispone, principalmente en el cuadro internacional, para garantizar que da la mejor asistencia".

Preguntada por su entrevistadora sobre si el Ejecutivo del socialista António Costa se plantea "pedir ayuda internacional, ayuda europea, para enviar pacientes" a otros países, la ministra respondió que Portugal, al estar en el extremo más occidental de Europa, tiene dificultades geográficas, pero la cuestión se estudia.

"Estamos en un extremo de la península y, por lo tanto, con mayores dificultades geográficas, pero de cualquier forma, hay mecanismos y formas de obtener auxilio y de ajustar formas de colaboración, y naturalmente que las estamos sopesando", dijo la ministra. No obstante, subrayó que se debe tener en cuenta "que toda la situación europea es preocupante".

Una tercera ola devastadora

Portugal está siendo duramente golpeado por la tercera ola de COVID entre otras cosas por la presencia de la variante británica, que tiene ya una prevalencia del 20 %.

La semana pasada fue la peor del país desde que comenzó la pandemia con récord diario de fallecidos hasta las 275 muertes registradas este domingo, el último máximo conocido, y rondó durante buena parte de esos días los 14.000 casos diarios.

Portugal ha registrado este martes 291 fallecidos por covid, el récord diario desde que comenzó la pandemia, y los hospitales están colapsados con un total de 6.472 personas ingresadas, de las que 52 fueron internadas en las últimas 24 horas.

Según la Dirección General de Salud (DGS) de Portugal, el número de ingresados en cuidados intensivos bajó este martes en dos personas, hasta los 765 pacientes.

Desde que comenzó la pandemia, Portugal suma 11.012 muertos por covid y un total de 653.878 positivos, de los que 10.765 fueron registrados durante la última jornada.

En los últimos días, la zona más afectada del país es la región de Lisboa y Valle del Tajo, donde fueron notificados 145 de los 291 fallecidos y más de la mitad de los contagiados en el país.

En los últimos días es habitual ver largas filas de ambulancias apostadas a la entrada de las urgencias de los hospitales a la espera de que los enfermos que transportan sean atendidos.

Desde el pasado 15 de enero Portugal está confinado y el 22 de enero fueron suspendidas las clases en todos los centros docentes durante 15 días, sin la alternativa de enseñanza "online".

Esta semana está prevista una prórroga del estado de emergencia durante otros 15 días, así como de las restricciones del confinamiento.

La comunidad educativa lusa empieza a asumir que no se volverá inmediatamente a las clases presenciales pasadas las dos semanas, y se prepara ya para recuperar la enseñanza a distancia.

RELACIONADO