Bruselas aumenta la presión sobre AstraZeneca al sospechar que revende la vacuna a terceros países

A la persistencia de la tercera ola y la llegada de nuevas cepas, se suman problemas en la producción y entrega de las vacunas

Las primeras explicaciones que AstraZeneca ha dado a la Comisión Europea para justificar el retraso en la entrega de vacunas han sido "insatisfactorias" a juicio de la institución comunitaria, que ha exigido a la compañía saber "exactamente" dónde ha producido cada dosis y a qué países han sido entregadas, aumentando así la presión sobre la farmacéutica. En Bruselas sospechan que la compañía ha revendido las vacunas que tenía asignadas aprovechando que no ha recibido todavía la autorización para comercializarla en Europa y señala de forma velada a Reino Unido, que no tendrá ningún problema en el suministro y que podría utilizar la situación para sacar pecho tras el Brexit. No hay que olvidar que la vacuna ha sido desarrollada por la compañía británica junto a la Universidad de Oxford y es motivo de orgullo para Londres. Eso sí, la respuesta europea no ha podido ser más contundente: amenaza con controlar el envió de la vacuna de Pfizer, que sale de Bélgica, añadiendo posibles vetos en un claro aviso a Londres ante la complicada situación. Y es que, a la persistencia de la tercera ola y la llegada de variantes más contagiosas del coronavirus que han motivado nuevas restricciones a la movilidad, se suman obstáculos en la producción y entrega de las vacunas con que se contaba en las próximas semanas, matizando la luz al final del túnel que empezaba a vislumbrar la UE.

Bruselas amenazó este lunes a la farmacéutica británica con emprender más "acciones" tras quedar insatisfecha con las explicaciones sobre los retrasos aportadas por su presidente, Pascal Soriot, en dos reuniones con representantes técnicos de la Comisión y los Estados miembros.

"La Comisión Europea quiere saber exactamente qué dosis se han producido por AstraZeneca hasta ahora, y a quién o a dónde se han entregado", explicó la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, en una comparecencia sin preguntas tras el primer encuentro.

Bruselas, que licita los contratos con los desarrolladores de vacunas en nombre de los países de la UE, fue informada el viernes pasado por AstraZeneca de que no cumpliría con las entregas firmadas y en las próximas semanas recibiría considerablemente menos dosis que las acordadas.

"Esos plazos no son aceptables para la UE", agregó Kyriakides tras la reunión con Soriot, a quien este mismo lunes por la mañana había pedido explicaciones por teléfono la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.

"La Unión Europea ha prefinanciado el desarrollo de la vacuna y su producción y quiere ver el retorno (...). La UE quiere las dosis firmadas y prefinanciadas cuanto antes y queremos que el contrato se respete íntegramente", agregó la comisaria, que señaló que la UE ha destinado en total 2.700 millones de euros a financiar a las farmacéuticas.

Este lunes por la noche, tras una nueva reunión entre los técnicos comunitarios y AstraZéneca, a la que Bruselas ha comprado 300 millones de dosis de ese laboratorio, así como otros 100 millones de dosis adicionales, suficiente para vacunar a 200 millones de personas, persistía el descontento comunitario.

"Hoy se ha producido un descontento por la falta de claridad y las explicaciones insuficientes. Los Estados miembros de la UE están unidos: los desarrolladores de vacunas tienen responsabilidades sociales y contractuales que deben cumplir", tuiteó la comisaria de Sanidad.

Kyriakides añadió que "con nuestros Estados miembros, hemos solicitado a AZ una planificación detallada de las entregas de vacunas y de cuándo tendrá lugar la distribución a los Estados miembros. Se convocará otra reunión el miércoles para seguir discutiendo el asunto".

La Agencia Europea del Medicamento (EMA), que tenía previsto dar su opinión sobre la vacuna de esa farmacéutica británica y la Universidad de Oxford el próximo 29 de enero, podría llevar a cabo esa evaluación "esta semana", según anunció también el Ejecutivo comunitario.

En todo caso, para evitar futuros problemas como el de AstraZeneca, que se suma a los retrasos iniciales de Pfizer-BionTech, en principio ya solucionados, la Comisión exigirá a partir de ahora a los laboratorios que adviertan anticipadamente "cuando quieran exportar dosis a otros países", con excepción de las dosis con fines humanitarios, lo que es un control en toda regla.

Ya este martes, y en esa línea, el ministro de Sanidad alemán, Jens Spahn, pidió que las vacunas contra el coronavirus y los componentes para producirlas que salgan de la UE requieran una autorización para ser exportadas. "De esa manera podría garantizarse una justa distribución de las vacunas producidas en Europa", dijo Spahn este martes en declaraciones al programa 'Morgenmagazin' de la segunda cadena de la televisión pública alemana (ZDF).

Poco después, Von der Leyen, ha insistido en que las empresas farmacéuticas deben cumplir sus obligaciones en la entrega de vacunas.

En un discurso en el Foro Económico de Davos, que este año se celebra de forma virtual por la pandemia, Von der Leyen recordó que tanto la UE como otros han invertido "grandes sumas de dinero" para "construir rápido métodos de investigación e instalaciones de producción".

Reino Unido confía en la UE

Ese previsible control sobre las vacunas no ha gustado a Reino Unido, que ha cuestionado la medida. El responsable del plan británico de vacunación contra el COVID-19, Nadhim Zahawi, confió este martes en que su país seguirá recibiendo el preparado de Pfizer, después de que Unión Europea advirtiese de este endurecimiento de las exportaciones y ha asegurado que el de las vacunas no debería ser un tema de "nacionalismo". 

Hay que recordar que el Reino Unido está vacunando con el preparado de AstraZeneca, que se fabrica en varias localidades del país, y con el de Pfizer, que se hace en Bélgica.

"Tengo confianza de que la vacuna de Pfizer será entregada. Pfizer siempre se ha asegurado que nos entrega. Seguirá haciéndolo", afirmó Zahawi en una declaraciones a la cadena SkyNews.

La farmacéutica quiere "un suministro equitativo en el mundo entero, incluida la Unión Europea, y estoy seguro de que le van a cumplir a la UE, al Reino Unido y al resto del mundo", agregó.

RELACIONADO