Foro Económico de Davos

Xi Jinping advierte en el Foro de Davos sobre "una nueva Guerra Fría"

El presidente chino, Xi Jinping, advirtió este lunes en el Foro Económico de Davos que se celebra de manera virtual sobre una "nueva Guerra Fría", e instó a la unidad mundial frente a la pandemia de coronavirus. En este sentido, el mandatario chino ha lanzado un mensaje en defensa del multilateralismo y la cooperación entre países para abordar los desafíos globales de la humanidad "que ningún país puede resolver individualmente", incluyendo el refuerzo de la coordinación de las políticas macroeconómicas para impulsar un crecimiento vigoroso, sostenible e inclusivo, así como la defensa de un comercio internacional abierto y sin barreras.

Xi Jinping, que ante la ausencia del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asume el papel protagonista en la presente edición del Foro Económico Mundial, ha insistido en que un mundo dividido no es capaz de afrontar a los retos comunes de la humanidad, y la confrontación solo conduce a un callejón sin salida.

De este modo, el líder chino ha abogado por trabajar juntos en la resolución de las grandes asignaturas pendientes a nivel global, incluyendo el refuerzo de la coordinación de políticas macroeconómicas para promover un crecimiento vigoroso, sostenible, equilibrado e inclusivo de la economía mundial, así como desechar prejuicios ideológicos para coexistir de forma pacífica y en beneficio mutuo.

En este sentido, ha defendido que, a pesar de que los países han lanzado medidas de rescate valoradas en billones de dólares, la recuperación económica mundial sigue siendo muy inestable e incierta, por lo que ha reclamado promover en paralelo el control epidemiológico y el desarrollo socioeconómico, proporcionando mayores incentivos macroeconómicos para que la economía mundial salga pronto de esta crisis.

"Pero más aún, tenemos que pensar en el futuro, promover decididamente la remodelación, la reestructuración y la renovación de fuerzas motrices de la economía mundial, y encarrilarla en la vía de desarrollo sano, estable y de largo plazo", ha subrayado.

Asimismo, el presidente chino ha instado a superar la brecha entre los países desarrollados y aquellos en vías de desarrollo para impulsar juntos el desarrollo y la prosperidad, puesto que la desigualdad es cada vez más acuciante, señalando que un mejor desarrollo de los países en desarrollo ofrecerá una base más sólida para la prosperidad y la estabilidad del mundo entero, beneficiando al mismo tiempo a los países desarrollados.

Xi ha advertido también del riesgo de que vuelvan a producirse emergencias de salud pública como el COVID-19, por lo que considera urgente reforzar la gobernanza global.  "Ninguno de los problemas globales se puede resolver por un país de forma individual, y la única solución radica en la acción global, la respuesta global y la cooperación global", ha advertido.

En este sentido, ha defendido la necesidad de respetar las leyes y reglas internacionales, en lugar de la supremacía y el egoísmo, desechando conceptos anacrónicos como la mentalidad de la guerra fría. "El multilateralismo selectivo no debe ser la opción para ninguno de nosotros", ha advertido.

"Debemos construir una economía mundial abierta, defender firmemente el sistema multilateral de comercio, no aplicar estándares, reglas y sistemas discriminatorios y exclusivos, ni levantar muros y barreras en detrimento del comercio, las inversiones y las tecnologías", ha señalado el presidente chino.

De tal modo, Xi se ha comprometido a que China seguirá una estrategia de apertura orientada al beneficio mutuo, afirmando que la "desglobalización" bajo el pretexto de la pandemia no corresponde a los intereses de ninguna de las partes, por lo que no habrá alteraciones en la política del gigante asiático de apertura al exterior.

"China va a seguir promoviendo la liberalización y la facilitación del comercio y las inversiones, manteniendo fluidas y estables las cadenas globales industriales y de suministro", ha subrayado.