Investigadores hallan cómo identificar los primeros síntomas del alzhéimer en edad temprana

Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) han revelado cómo identificar mediante pruebas de magnetoencefalografía los cambios neurofisiológicos asociados al alzhéimer en jóvenes familiares de enfermos, lo que permitirá hallar los primeros signos de este mal en edades tempranas.

El trabajo, desarrollado por investigadores del Centro de Tecnología Biomédica de la UPM (CTB-UPM), es el primero en estudiar la conectividad funcional en familiares de personas con alzhéimer usando esta técnica, con lo que supone una nueva vía de investigación para la detección precoz de la enfermedad.

Los investigadores han estudiado la conectividad funcional de familiares de primer grado de personas con alzhéimer en un total de 127 personas, con edades comprendidas entre los 50 y los 65 años, es decir, sujetos jóvenes para la edad media de desarrollo de la enfermedad, explica la UPM en una nota de prensa.

El objetivo era detectar deterioro en esta comunicación sincronizada en áreas del cerebro conocidas por estar afectadas en las primeras fases de la enfermedad, según explican en las conclusiones del artículo publicado en la revista Cerebral Cortex.

Los resultados mostraron por primera vez que el cerebro de los familiares de personas con alzhéimer mostraba hipersincronización en la red frontoparietal, un incremento de la conectividad entre regiones cerebrales que está asociada al posterior desarrollo de esta afección degenerativa.

Estos datos representan la primera evidencia de que los fenómenos neurofisiológicos que causan un deterioro temprano de las redes funcionales del cerebro pueden observarse desde etapas muy tempranas mediante el uso de una técnica “tan conocida y utilizada” como la magnetoencefalografía, lo que “ofrece muchas posibilidades de cara a la detección precoz”, explica uno de los autores del trabajo, Federico Ramírez.

Desde la UPM destacan la importancia de detectar los signos del alzhéimer antes de que este se manifieste, y subrayan que uno de los principales problemas que se encuentra la comunidad médica a la hora de abordar el tratamiento y el diagnóstico de este mal es que, en muchos casos, los síntomas aparecen cuando “ya ha avanzado” demasiado.