El Instituto Pasteur y Merck abandonan su vacuna más avanzada contra el coronavirus

Los resultados preliminares muestran que las respuestas inmunitarias son inferiores a las de personas curadas de forma natural y a las observadas en otras vacunas ya autorizadas

El Instituto francés Pasteur anunció este lunes que abandona el desarrollo de su candidato a vacuna contra el COVID-19 que estaba más avanzado, al haber mostrado en su fase clínica que no es suficientemente eficaz contra esa enfermedad.

Se trata de una vacuna desarrollada a partir de la del sarampión, cuyos ensayos en humanos habían comenzado en agosto y cuyos resultados preliminares muestran que "las respuestas inmunitarias son inferiores a las de personas curadas de forma natural y a las observadas en otras vacunas ya autorizadas", señaló en un comunicado.

El anuncio del prestigioso laboratorio se produce un mes después de que la farmacéutica francesa Sanofi también señalara que su candidato a vacuna había obtenido peores resultados de lo previsto.

El Pasteur, que había apostado por desarrollar una vacuna a partir de la del sarampión como proyecto más importante en el que colaboraba con la farmacéutica Merck, precisó que mantiene las investigaciones sobre otras dos candidatas, que se encuentran en la fase preclínica previa a su ensayo en humanos.

Una de ellas, administrada por vía nasal, la investiga junto al laboratorio TheraVectys, mientras que la segunda está basada en el ADN.

Agregó que también mantiene los estudios tendentes a utilizar la vacuna del sarampión para desarrollar otras contra enfermedades infecciosas como la fiebre de Lassa o el chikungunya.

El Instituto Pasteur recordó que a lo largo de 2020 ha lanzado un centenar de programas destinados a la lucha contra el COVID-19, en los que han participado más de 450 científicos, un cuarto del total distribuidos en 69 unidades, la mitad de sus recursos.

Agregó que "frente a la aparición de varias variantes virales, esta movilización colectiva será reforzada en 2021".