La ley del aborto entra en vigor desde este domingo en Argentina

La interrupción voluntaria del embarazo está garantizada y es gratuita en el sistema de salud público

La ley del aborto entra en vigor este domingo en Argentina, al cumplirse diez días desde que fue promulgada por el presidente, Alberto Fernández, por lo que cualquier mujer podrá desde hoy interrumpir voluntariamente su embarazo hasta la semana 14 de gestación.

Además de despenalizarse, la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) está garantizada y es gratuita en el sistema de salud público, donde se atiende un tercio de la población. Y tras su incorporación al programa médico obligatorio, el tratamiento también está cubierto por las mutuas médicas privadas y el sistema de obra sociales, los otros dos subsistemas de salud.

El sistema de salud ya debía estar preparado para garantizar el derecho al aborto legal, vigente desde 1921, para los casos de riesgo en la salud o la vida de la mujer o en caso de violación.

"Sin dudas habrá que iniciar un proceso de capacitación de los profesionales. Pero es importante decir que el aborto es una práctica mayoritariamente ambulatoria y que no requiere de ninguna guía ni protocolo para su garantía", explicó Laura Salomé, portavoz de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

Sin embargo, el aborto sin causa ahora se pondrá a prueba en los tres subsistemas de salud y en las provincias más conservadoras del país.

"La ley desencadena un nuevo proceso en el sistema de salud que llevará su tiempo", dijo la directora bonaerense de Salud de la Mujer, Infancia y Adolescencia, Sabrina Balaña de Caro.

En la provincia de Buenos Aires se aprobó una guía de implementación de la IVE para brindar a los profesionales una herramienta de respaldo y para que la falta de información no fuera una excusa para no brindar la práctica.

Con respecto a la objeción de conciencia del profesional de la salud, previsto en la ley, la guía bonaerense no lo hace extensible a los colaboradores -enfermeros, ecografistas, camilleros, anestesistas-. Insiste que es un derecho excepcional y recuerda que la mujer debe ser derivada a otro profesional o institución para garantizar la práctica hasta los 10 días de la solicitud.

Otro objetivo es que la guía se implemente en los prestadores del sector privado, aunque Balaña de Caro afirmó que parte de ese sector ya realizaba el aborto de alguna manera: "Había todo un mundo en el sector privado que sostenía la clandestinidad de la práctica" y "como eran la única opción cobraba cualquier dinero".

En las mutuas privadas y obras sociales sindicales, el tratamiento estará cubierto en su totalidad para las afiliadas: "Supone un incremento en los costos en toda la cadena, no sólo en las financiadoras. La IVE es una práctica que hasta ahora no existía y a partir del lunes tiene que ser cubierta".

En el sistema de obras sociales sindicales, al que se accede por el aporte obligatorio de los empleados en relación de dependencia, se prevé incorporar la IVE como otra prestación, porque son financiadores del sistema y la mayoría no cuenta con sanatorios o clínicas propias.

"Las obras sociales sindicales no actúan de modo directo, sino autorizando o pagando esta prestación o cualquier otra", dijo Jorge Sola, portavoz de la Confederación General del Trabajo.

"Nos pondremos en línea con esa prestación, como cuando las obras sociales se hicieron cargo de la provisión de métodos anticonceptivos", agregó.

Ninguno de los prestadores, ni públicos ni privados, pudo estimar el aumento en las solicitudes de IVE que puedan generarse a partir de hoy.

"Entendemos que en un primer momento estas leyes hacen que aumente el número de abortos no por realidad, sino porque se hacen visibles. Hoy no son visibles", dijo Balaña De Caro. La provincia comenzó el año pasado un registro de interrupciones del embarazo, que arroja unas 8.000 prácticas hasta agosto pasado.