Sánchez reivindica el 'efecto Illa' y avisa: "Se puede aplazar el cambio, pero no se puede evitar"

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha puesto en valor este sábado el "efecto Illa" en las elecciones catalanas, en las que, según ha dicho, los cambios de fecha no impedirán "un tiempo nuevo" en Cataluña con la victoria del todavía ministro de Sanidad y candidato del PSC, Salvador Illa. "Se puede aplazar el cambio, pero no se puede evitar", ha señalado justo antes de apuntar a Illa como el garante de ese cambio. Así ha arropado Sánchez la candidatura de su aún ministro de Sanidad durante su intervención en el Comité Federal del PSOE, que se celebró este sábado de manera semipresencial desde Barcelona.

Asimismo, Sánchez ha ensalzado la labor y el trabajo de Salvador Illa y ha destacado la "generosidad" del líder del PSC, Miquel Iceta, al dar un paso al lado para que el todavía ministro de Sanidad fuera el candidato a la Presidencia de la Generalitat. "Illa es una persona con un enorme sentido común, una inteligencia fina y de mucha bondad", ha añadido Sánchez.

Por otro lado, Sánchez ha defendido que el Estado ha dado todo, "lo que teníamos y lo que no teníamos" para proteger a familias, empresas y trabajadores en la crisis provocada por la pandemia, aunque ha admitido que podrían haberlo hecho mejor.

Durante su intervención en el Comité Federal del PSOE, que ha comenzado con un minuto de silencio en memoria de las personas que han fallecido víctimas de la COVID-19, Sánchez ha subrayado que el Gobierno ha "roto" con el "marco de austeridad" y ha demostrado que se puede responder a la crisis poniendo a las personas en el centro de las políticas. "Esta es una de la crisis más graves que ha golpeado al país y a Europa, pero antes vinieron otras y las respuestas de los Gobiernos no fue la misma. Esta vez el Estado, todo el Estado lo ha dado todo, lo que teníamos y lo que no teníamos para proteger a las familias y salvar empresas y empleos", ha dicho Sánchez.

Ha destacado que el Ejecutivo ha combatido la pandemia pensando en proteger a la ciudadanía y guiados por los valores que definen el ideario socialista, como es el bienestar, la justicia social o la igualdad. "Se ha dicho que podríamos haberlo hecho mejor. Es verdad, nosotros nos exigimos mejorar siempre, ser más veloces y más equitativos en las ayudas", ha reconocido Sánchez que, no obstante, ha advertido de que ningún Gobierno de ningún color político en ningún país del mundo estaba preparado para la pandemia.

El presidente del Gobierno ha reconocido que "quedan semanas duras" por delante hasta acabar con el virus, pero ha asegurado que este 2021 será el año de la vacuna, y de la recuperación "y por tanto el año de la esperanza". En este sentido, ha explicado que ya se han repartido 1,3 millones de dosis entras las comunidades autónomas y se ha administrado más de un millón, por lo que -ha asegurado- "si todo va al ritmo previsto" el 70 % de la población española estará vacunada en verano y estaremos entrando en un nuevo ciclo.

Sánchez reivindica el PSOE como la "izquierda real"

El presidente del Gobierno ha reivindicado además al PSOE como la izquierda real frente a las opciones que ha asegurado que "nunca llevan al paraíso prometido" y ha asegurado que en ese camino se seguirá avanzando en el 40 Congreso socialista. Sin citar en ningún momento explícitamente a Podemos u otras fuerzas de izquierda, Sánchez ha resaltado los valores del PSOE en el espacio progresista.

El líder socialista se ha referido a la trascendencia del 40 Congreso socialista que se celebrará del 15 al 17 de octubre y en el que ha señalado que se va a ratificar el poder de la militancia y se van a trazar las líneas maestras del proyecto socialista para la próxima generación. "Ponemos rumbo a la España que queremos, a la España que nos merecemos", ha añadido antes de asegurar que el PSOE lo va a hacer desde los principios que marcan su identidad y entre los que ha citado el de ser una izquierda europeísta.

Ha recalcado que desde hace más de un siglo el PSOE ha comprendido que "la barricada no es el camino" y es la izquierda que apuesta por el reconocimiento de los que no piensan igual, la democracia representativa, la suma y los acuerdos. Es decir, una izquierda que tiende puentes desde la oposición y desde los gobiernos y que nunca abandona el camino de la política y la persuasión para ir a otros "que nunca llevan al paraíso prometido".

"Somos la izquierda que no se rinde cuando las cosas no son exactamente como soñamos; somos la izquierda que insiste y persiste en los sueños sin dejar de avanzar en la realidad, la izquierda que se suma a todas las causas de la emancipación humana", ha añadido. En esa línea, ha insistido: "Somos la izquierda que no se cree única ni tampoco exclusiva, que reconoce a otras izquierdas y procura sumarlas a su acción política". "Somos la izquierda que apuesta por la izquierda", ha recalcado antes de lanzar un mensaje que ha calificado de sencillo pero emocionante para él: "Somos la izquierda, y todos sabemos lo que eso significa".

Sánchez ha admitido que la realidad de hoy no se corresponde con todos los sueños de los fundadores del partido, pero ha asegurado que se sigue trabajando para conseguirlos sin restar, sin dividir y sin decepcionarse cuando las cosas no son tan completas como se desea. "Sabemos bien a dónde vamos y sabemos bien quiénes somos. Somos -ha señalado- la izquierda democrática, europeísta, reformista, moderna, tolerante, unitaria, paciente, la que siempre está ahí a las duras y a las maduras". En todo eso ha garantizado que se va a seguir avanzando en el 40 Congreso del PSOE.

Illa: "Seré el candidato de los que quieren pasar página"

Por su parte, el ministro de Sanidad ha asegurado que será el candidato de toda la gente que quiera "pasar página" al "procés", una década "perdida" en la que Cataluña ha perdido oportunidades económicas y se ha dividido socialmente. "Voy a ser el candidato de toda la gente que quiera pasar página y avanzar. No voy a preguntar a nadie qué ha hecho estos últimos diez años, no pienso ajustar cuentas con nadie. Creo en una Cataluña sin revanchas y que se centra de verdad en lo que importa: el trabajo digno, la sanidad pública y los avances sociales", ha dicho.

En su intervención, que no ha llegado a los diez minutos, el presidenciable del PSC no se ha referido a la polémica sobre la fecha electoral y ha centrado su discurso en esbozar cuál será su propuesta para iniciar una nueva etapa política en una Cataluña que está "debilitada" tras años de "división", pero que "unida es imparable". "La solución no vendrá de una parte arrollando a la otra, sino de un sentimiento superador, reparador, que venga de lo más profundo de nosotros mismos", ha expuesto. En este sentido, ha subrayado que no perderá "ni un minuto en reproches", sino que dedicará el tiempo a destacar lo que pueden hacer los catalanes si trabajan unidos.

"Sé que la tarea más apasionante que nos aguarda es volver a encontrarnos con nosotros mismos, superar ese exilio interior, dejar de hablar de unos u otros y volver a levantar entre todos un nosotros tan grande como Cataluña. Es decir, volver a querernos", ha continuado.

Illa ha reivindicado que los socialistas están "preparados para gobernar, para servir a todos" y ha resaltado "la importancia de mantener la dignidad de las instituciones" como uno de los principios que guían su acción política. Durante su discurso, el candidato del PSC ha repasado algunos de sus referentes políticos, como Ernest Lluch, Pasqual Maragall o Carme Chacón, y ha elogiado la "generosidad" de Iceta, que le cedió paso como candidato a la Generalitat.

Iceta reivindica a Illa como única alternativa a la "decadencia"

Por su parte, Iceta, ha reivindicado a Salvador Illa como la única alternativa a un nuevo gobierno de ERC y JxCat que incida en la "decadencia" de Cataluña. "El próximo 14F la elección es clara: o president Illa o más decadencia, o president Illa o más incompetencia, o president Illa o más de lo mismo", ha exclamado.

Iceta ha obviado la polémica sobre la fecha de las elecciones en su discurso, en el que ha reclamado un cambio al frente de la Generalitat catalana para pasar página a la "desidia", a la "inoperancia" y al "desgobierno" actuales.

En su opinión, el único que plantea una alternativa viable a una nueva alianza de ERC y Junts es el PSC, con su "política útil" focalizada en "resolver los problemas de la gente". "Ahora nos conviene a todos Salvador Illa", ha recalcado.

En su intervención, Iceta también ha defendido el vínculo del PSOE con Cataluña, y ha recordado que el primer comité federal de 1888 también tuvo lugar en la capital catalana

RELACIONADO