El JEMAD presenta su dimisión a Robles por vacunarse contra el COVID-19 sin que le correspondiera

El Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Ángel Villarroya, ha solicitado este sábado su cese a la ministra de Defensa, Margarita Robles, tras su polémica vacunación, pese a que defiende que siguió los protocolos establecidos y en ningún momento se aprovechó de "privilegios no justificables". Fuentes de Defensa han asegurado que la ministra ha aceptado su renuncia.

El Estado Mayor de la Defensa (EMAD) ha informado de que el general Villarroya ha tomado esta decisión "a primera hora" de este sábado y "con la conciencia tranquila". El cese ha sido trasladado a la ministra en una misiva en la que sostiene que su actuación como jefe de la cúpula militar, igual que durante sus 45 años de carrera en las Fuerzas Armadas, "ha procurado ser honesta y dominada por el espíritu de servicio y de amor a España".

Pese a la polémica por su vacunación, el que ha sido JEMAD durante el último año sostiene que la decisión de recibir la vacuna contra el COVID-19 fue "acertada", pero está "deteriorando la imagen pública" de las Fuerzas Armadas y poniendo en duda su propia "honradez". Según justifica, la vacunación tuvo lugar "en el cumplimiento de sus obligaciones, de acuerdo a los protocolos establecidos y con la única finalidad de preservar la integridad, continuidad y eficacia de la cadena operativa de las Fuerzas Armadas".

El general Villarroya fue nombrado jefe de la cúpula militar por Margarita Robles hace poco más de un año, el 14 de enero de 2020, en una de sus primeras decisiones tras la investidura del Gobierno de coalición. Catalán con una amplia trayectoria en destinos nacionales e internacionales, antes de JEMAD ocupaba el cargo de director del Gabinete Técnico de la ministra, un cargo al que había llegado de la mano de la exministra 'popular' María Dolores de Cospedal.

Horas antes, el Ministerio del Interior cesó al oficial de la Guardia Civil que hacía de enlace en el Estado Mayor de la Defensa (EMAD) por vacunarse contra el COVID-19 junto al JEMAD, el general Miguel Ángel Villarroya, y otros cargos militares, han informado fuentes del departamento de Fernando Grande-Marlaska.

La decisión que afecta a este teniente coronel del Mando de Operaciones se tomó después de que Grande-Marlaska recabara el viernes información a través de la cadena de mando de la Guardia Civil. Al confirmarse que este cargo de libre designación participó de la polémica vacunación, el ministro del Interior firmó su cese.

Fuentes del Estado Mayor explicaron que las Fuerzas Armadas cuentan con su propio cupo de vacunas dentro del reparto del Ministerio de Sanidad y, dentro de ellas, el Estado Mayor redactó un protocolo que prioriza al personal sanitario, miembros de las misiones internacionales y después la cadena de mando, siguiendo un criterio de edad.

Varias asociaciones profesionales de la Guardia Civil y sindicatos de la Policía Nacional pidieron el viernes explicaciones por esta vacunación que consideran una "grave desconsideración" hacia otros colectivos.

Censuraban que haya "privilegios" porque algunos "intentan adelantarse a los planes del Ministerio de Sanidad por una puerta trasera, por mucho que sean mandos". También hay voces que piden que se depuren responsabilidades, al igual que ha ocurrido con cargos políticos.

También desde la asociación profesional de las Fuerzas Armadas AUME censuraron los "privilegios" del JEMAD y otros altos cargos militares y exigieron la asunción de responsabilidades a quienes "deben no solo dar ejemplo sino también cumplir y hacer cumplir con lo establecido por las autoridades sanitarias".

RELACIONADO