El Govern estima que el 14-F habrá unos 150.000 confinados por el COVID y 700 en UCI

 El Departamento de Salud de la Generalitat estima que, de acuerdo con los datos epidemiológicos, el 14 de febrero, fecha que se mantiene provisionalmente para celebrar las elecciones catalanas, habrá entre 140.000 y 160.000 personas confinadas por el COVID-19 y otras 700 en las UCI de los hospitales por la pandemia.

Marc Ramentol, secretario general del Departamento de Salud, ha informado este sábado en una entrevista con TV3 de los escenarios con los que trabaja su departamento para la fecha de las elecciones.

Ramentol ha incidido en que los datos de evolución de la pandemia conocidos este sábado confirman que estamos "en el altiplano" de la tercera ola, pero que eso no permite transmitir un mensaje de "optimismo" y "tranquilidad" ni desdibuja el escenario apuntado por su departamento para la fecha de las elecciones si no se acelera la propagación de la cepa británica, de la que se han detectado 39 casos en Cataluña.

"Todo hace pensar -ha agregado- que no será el contexto (...) más propicio para promover un proceso electoral con plenas garantías, seguridad, etcétera. Pero, si a pesar de todo, inexplicablemente el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) insiste en hacer caso omiso a las recomendaciones de nuestro expertos, habrá que hacerlas con las máximas condiciones sanitarias posibles".

Esas medidas, ha explicado, han sido estudiadas en los últimos meses por los departamentos de Salud, Interior y Exteriores -con competencias en procesos electorales-, e incluyen, además de test de antígenos a los miembros de las mesas, el control de flujos en las mesas, de colas, y de entradas a los colegios, entre otras.

Ramentol ha señalado que los datos epidemiológicos indican que "estamos transitando por un cierto altiplano de la curva epidémica de esta tercera ola" pero ha puntualizado que "quedan días de presión asistencial creciente", que no bajará "antes de diez días".

"Nosotros no estamos tranquilos, no respiramos aligerados. Desde Salud nos preocupa mucho la evolución en territorios del entorno -ha continuado-, y nos preocupa muchísimo el efecto de la cepa británica que está circulando aquí. No estamos, ni mucho menos, en situación de seguridad epidemiológica".

Respecto de la cepa británica, Ramentol ha indicado que hay diagnosticados 39 casos, algunos de ellos sin ninguna vinculación con el Reino Unido, por lo que "no se puede descartar que encontremos otros casos". "Estamos haciendo un esfuerzo importante de secuenciación en Cataluña", ha añadido, ya que "se trata de una cepa con propagación mucho más amplia", si bien no se ha confirmado que sea más peligrosa.

Ramentol ha vuelto a pedir competencias para que la Generalitat pueda decretar el confinamiento domiciliario, si bien ha obviado precisar si es necesario aprobar su implantación, y ha solicitado de nuevo a los ciudadanos que cumplan correctamente con las cuarentenas que se les indican y que reduzcan la movilidad y los contactos.

El secretario general de Salud ha indicado, además, que en Cataluña se están dispensando todas las vacunas de que se dispone y que, si recibiera más, se estaría en disposición de ser administradas.

Ramentol ha informado también de que su departamento está en contacto con la empresa y los sindicatos para buscar una salida a las cerca de 700 personas que han trabajado en algún momento como rastreadores para la empresa Ferroser, adjudicataria del servicio con un contrato que finaliza el 31 de enero, cuando el trabajo lo asumirá la conselleria para implantar un sistema más territorializado.