Liberan a once personas explotadas laboralmente que vivían hacinadas en una nave

Hay siete detenidos por los delitos de trata de seres humanos y contra los derechos a los trabajadores

Once personas que eran explotadas laboralmente, y que eran obligadas a vivir hacinadas en una nave de almacenaje de Antequera (Málaga), han sido liberadas por la Policía en una operación en la que han sido detenidas siete personas. Las personas liberadas vivían en condiciones de habitabilidad muy deficientes, ya que dormían hacinadas en colchones dispuestos sobre palés y ladrillos, ha informado este viernes la Policía en un comunicado.

A los siete detenidos se les considera presuntos autores de los delitos de trata de seres humanos y contra los derechos a los trabajadores, al captar a personas en situación de extrema necesidad o vulnerabilidad.

El grupo criminal estaba compuesto por ciudadanos rumanos que captaban a compatriotas en la localidad de Movileni, a los que ofrecían trabajo en España por 500 euros al mes.

Trasladaban hasta veinte personas desde Rumanía y permanecían con las víctimas en España durante la campaña de la aceituna, aproximadamente de noviembre a febrero, y, después, las víctimas regresaban a su país sin que llegaran a cumplirse las condiciones ofrecidas en el momento de la captación.

Las víctimas trabajaban durante extensas jornadas y, en ocasiones, sin alta en la Seguridad Social, en fincas agrícolas de la localidad malagueña de Antequera.

Los alojaban en naves de almacenaje en las propias fincas, en condiciones muy precarias y en circunstancias de habitabilidad muy deficitarias.

No podían abandonar la finca en ningún momento ni tenían contacto con terceras personas y, dado este aislamiento, quedaban a merced de los tratantes.

Los agentes de la Policía Nacional realizaron las gestiones pertinentes con las autoridades policiales de Rumanía a través de la Agregaduría de Interior de la Embajada de España en ese país, y la investigación culminó con dos entradas y registros realizados en Antequera, donde residían las víctimas.

Entre el material incautado había documentación diversa y 3.000 euros en efectivo, y fue en esta misma ubicación donde se liberó a las once víctimas de este entramado criminal y donde se realizaron las siete detenciones.