Euskadi cierra sus municipios y reduce a cuatro personas los encuentros sociales

Finalmente, no se adelanta a las 19.00 el cierre de los establecimientos hosteleros y comerciales, tras haber rechazado el ministro Illa el adelanto del toque de queda a las 20.00 horas

Euskadi cerrará perimetralmente todos sus municipios y reducirá a cuatro personas los encuentros sociales a partir del próximo lunes, 25 de enero. Son las dos nuevas medidas restrictivas que ha adoptado el Consejo Asesor del Plan de Protección Civil, LABI, este viernes, en el que la Comunidad Autónoma Vasca ha entrado en zona roja, según han informado fuentes del Gobierno Vasco.

Finalmente, no se adelanta a las 19.00 el cierre de los establecimientos hosteleros y comerciales, tras haber rechazado el ministro, Salvador Illa, el pasado miércoles establecer el toque de queda a las 20.00 horas. El decreto se publicará este sábado y entrará en vigor el 25 de enero a las 00.00 horas.

Euskadi ha superado en las últimas horas los 500 casos de COVID-19 por 100.000 habitantes acumulados en 14 días, por lo que entra en la denominada zona roja en una jornada en la que la positividad ha vuelto a experimentar un ascenso hasta el 8,7 %, medio punto más que el día anterior.

Estos datos sitúan a la comunidad autónoma con una tasa acumulada a la que no llegaba desde el 27 de noviembre del año pasado al alcanzar los 507,48 casos por 100.000 habitantes, fundamentalmente por los malos datos de Bizkaia (546,3).

Por tercer día consecutivo se han diagnosticado más de un millar de nuevas infecciones por COVID-19, concretamente 1.139, en las 13.154 pruebas realizadas.

El numero reproductivo básico ha subido al 1,21 y ya hay ingresados en los hospitales vascos 610 pacientes, 19 de ellos en las UCI. 

Por capitales, solo Bilbao permanece en zona roja con una incidencia acumulada de 601,77 casos, mientras que Vitoria y San Sebastián continúan en naranja pero subiendo. Además hay otros 26 municipios de más de 5.000 habitantes en rojo.

El pasado 11 de enero, las autoridades sanitarias vascas acordaron el cierre perimetral de las provincias y de los municipios en zona roja, donde entre otras medidas bares y restaurantes no pueden abrir.