Elecciones en Cataluña

El TSJC mantiene las elecciones de Cataluña el 14 de febrero para "preservar la normalidad democrática" en la pandemia

El TSJC expone sus argumentos y defiende que "hay un interés público muy intenso" en la celebración de las elecciones suspendidas

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha acordado mantener provisionalmente las elecciones catalanas el 14 de febrero con el fin de "preservar la normalidad democrática" y evitar una "situación de bloqueo y de precariedad institucional" que afecte a la legitimidad del Govern en plena pandemia. En un auto que cuenta con el voto particular de uno de los magistrados, la sala contenciosa del TSJC expone los argumentos por los que este jueves acordó mantener la suspensión del aplazamiento de las elecciones al 30 de mayo próximo, aprobado por el Govern en un decreto del pasado viernes.

Además, el Tribunal razona en su auto que la suspensión del derecho fundamental de voto no está prevista en el estado de alarma y que las medidas sanitarias actuales no limitan los desplazamientos para actividades no esenciales.

El TSJC afirma en su auto que se mantiene por ahora la previsión de que las elecciones se celebren el 14 de febrero de 2021 y el calendario electoral previsto para que pueda ser así, porque si no continúa el procedimiento electoral ya no se podrán celebrar elecciones el día 14 de febrero, y este recurso (y otros iguales) perderán su finalidad.

Para adoptar esta decisión se ha valorado que hay un "interés público muy intenso en la celebración de las elecciones suspendidas, porque si no se celebran se abre un periodo prolongado de provisionalidad que afecta al normal funcionamiento de las instituciones democráticas".

También se ha valorado que la decisión afecta al derecho fundamental de sufragio activo y pasivo, o derecho al voto, cuya suspensión no está prevista en el marco normativo estatal del estado de alarma, que admite expresamente la celebración de elecciones durante la vigencia del estado de alarma.

Finalmente, se ha considerado que las medidas sanitarias actuales no limitan desplazamientos para actividades no esenciales, así como la efectiva implantación de medidas preventivas por las Administraciones con competencia en materia sanitaria y electoral.

La fecha puede cambiar según el estado de alarma

Según informa el TSJC en un comunicado, el efecto principal de esta resolución es que provisionalmente se mantiene la fecha del 14 de febrero de 2021, pero se han adoptado medidas procesales por el tribunal para dictar sentencia previsiblemente el día 8 de febrero de 2021, de manera que será la sentencia la que decida definitivamente si se mantiene o no el aplazamiento.

Esta decisión supone que continúa el proceso electoral con toda normalidad en sus diferentes facetas porque la fecha que se mantiene es la de 14 de febrero de 2021. Esta decisión no implica que el tribunal obligue a votar irreversiblemente el día 14 de febrero de 2021, ni es el tribunal quien ha fijado esta fecha,  defiende el TSJC en el comunicado emitido.

Lo que se hace por el tribunal es mantener la celebración de las elecciones en la fecha en que las convocó la autoridad competente (Vicepresident del Govern) en la resolución del día 21 de diciembre de
2020. Con este fin, se suspende el aplazamiento acordado inicialmente para mayo y se establecen los mecanismos procesales para que el tribunal se pronuncie definitivamente cuanto antes.

Esto no significa que no puedan darse cambios sustanciales de aquí al 14 de febrero, tanto en las normas reguladoras del estado de alarma como en el ámbito sanitario, derivados de la evolución negativa de la epidemia, lo que podría justificar otra decisión de las autoridades competentes adoptada conforme a derecho, teniendo en cuenta dichas nuevas circunstancias.”

Los riesgos sanitarios

El TSJC advierte de que cuando se convocaron las elecciones del 14F "notoriamente era previsible" un incremento de los contagios por coronavirus, pero hasta el momento no ha habido un cambio en el marco normativo estatal del estado de alarma ni se han endurecido las restricciones de forma que haya "una limitación sustancial" de la movilidad de los ciudadanos.

La sala también insiste en que el Govern ha aprobado "hasta cinco protocolos" para que las elecciones se celebren con todas las garantías y descarta que, en una "sociedad informada" con medios telemáticos, los partidos tengan problemas para hacer llegar sus mensajes a los ciudadanos durante la campaña.

Precisamente, en su voto particular, uno de los siete magistrados de la sala pide mantener la suspensión del 14-F por la situación sanitaria, una causa de "fuerza mayor" en la que debe primar el derecho a la vida, a la integridad física y a la igualdad frente al de voto en plena pandemia, sin descartarse que el proceso electoral provoque más contagios.