El TSJC mantiene provisionalmente las elecciones catalanas el 14-F y el CIS da como ganador al PSC de Illa

Nuevo revés judicial para el Govern, que cada vez ve alejarse aún más su intención de celebrar las elecciones el 30 de mayo en lugar el 14 de febrero. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha confirmado este jueves la suspensión del decreto de la Generalitat que aplazaba los comicios al estimar las medidas cautelares hasta que resuelva el fondo de la cuestión, antes del 8 de febrero. Con la fecha definitiva de los comicios aún por decidir, el CIS apunta a que el efecto 'Illa' revolucionaría el tablero político catalán: el PSC ganaría las elecciones, pero la llave del Govern estaría en manos de ERC. 

La Sección 5 de la Sala Contenciosa-Administrativa del TSJC, de acuerdo con la Fiscalía, mantiene así con esta decisión la medida ya adoptada el martes de forma cautelarísima, sin haber oído a las partes, que implica suspender el aplazamiento de las elecciones que el Govern fijó para el 30 de mayo por la crisis del coronavirus.

En un auto, la Sala advierte que los posibles recursos que las partes presenten contra esta decisión no comportarán la suspensión del acuerdo, por lo que igualmente seguiría vigente la convocatoria para el 14-F.

Por razones de urgencia, la sala ha acordado acortar los trámites de la demanda y, en lugar de los ocho días habituales, ha dado a las partes cuatro días para presentar más documentación y argumentos para la sentencia definitiva, que el tribunal prevé publicar, como máximo, el 8 de febrero.

La Fiscalía Superior de Cataluña, en su informe presentado el miércoles, se mostró favorable a la decisión del TSJC de suspender cautelarmente el aplazamiento de las elecciones "atendiendo a la preservación de los distintos derechos e intereses legítimos en conflicto". En concreto, mantiene la tesis del TSJC de evitar que su resolución final, en caso de acabar estimando los recursos, tuviera efectos "irreversibles" sobre la convocatoria electoral del 14F, que exige poner ya en marcha el proceso para llevar a cabo la votación.

Por su parte, el Govern ha apurado el plazo establecido por el TSJC y, este mismo jueves, ha presentado sus alegaciones en defensa del decreto de aplazamiento de las elecciones y tres informes que justifican posponer los comicios hasta el 30 de mayo. La Generalitat mantiene la necesidad de aplazar las elecciones ante el empeoramiento de la situación sanitaria en las próximas semanas: prevé que el "pico de presión" en las UCI se alcanzará "pocos días antes" del 14-F. Además, cuestiona la "legitimidad" del resultado que pueda derivarse de las elecciones si se celebran el 14 de febrero en un contexto de "grave impacto" de la pandemia sobre las "garantías democráticas".

Ante esta decisión, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, han acusado este jueves al TSJC de cometer una "irresponsabilidad" y de "poner en riesgo" la salud del electorado. Según el presidente catalán en funciones, esta decisión "genera un perjuicio a la ciudadanía" y representa un nuevo "intento de condicionar la política catalana y dejarla en manos de la justicia".

El PSC ganaría las elecciones, según el CIS

Mientras la fecha final de las elecciones sigue en el aire a falta de la decisión judicial,  el CIS ha refrendado este miércoles la decisión de Pedro Sánchez de sustituir a Miquel Iceta por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, como candidato a la Generalitat del PSC. El llamado 'efecto Illa' llevaría a los socialistas catalanes a ganar las elecciones al lograr entre 30 y 35 diputados. ERC, por su parte, se quedaría en una ajustada segunda posición con 31 a 33 escaños. JxCat quedaría relegado a la tercera posición, con 20-27 escaños.

El gran perjudicado de la subida del PSC sería Ciudadanos que pasaría de ser la fuerza más votada en las últimas elecciones a perder más de la mitad de su representación, al caer de 36 a 13-15 diputados. Por su parte, Vox irrumpe con fuerza en el Parlamento catalán, al que el CIS augura entre seis y diez escaños, lo que le permitiría dar el sorpasso al PP (7). Por último, En Comú Podem  se haría con 9 a 12 escaños, las CUP con 8 a 11 y el PDeCAT se quedaría sin representación.

Así las cosas, el PSC podría gobernar con ERC y Catalunya en Comú con un tripartito de izquierdas, con una estimación de entre 70 y 80 escaños que les daría una holgada mayoría parlamentaria. En la mejor de las proyecciones posibles para ambos, al PSC le bastaría con el apoyo de ERC, que le permitiría alcanzar justo los 68 escaños. Estos son los dos escenarios posibles en base a estas predicciones, ya que las fuerzas independentistas ven peligrar su mayoría y la unión de los constitucionalistas tampoco sumaría.

Illa dimitirá la semana que viene

Tal y como prometió, Salvador Illa presentará su dimisión al frente de Sanidad la semana que viene antes de que arranque la campaña electoral el próximo viernes 20 de febrero, según ha confirmado este jueves el PSC. lla ha venido reiterando desde que se hizo pública su candidatura por el PSC a la Presidencia de la Generalitat que seguiría al frente de su departamento en el Gobierno de Sánchez hasta que comenzara la campaña electoral. "Soy ministro a jornada completa y estoy al 101 por ciento centrado en la lucha contra el virus. Es lo que estoy haciendo y lo que voy a seguir haciendo mientras desempeñe las funciones de ministro de Sanidad. Las dejaré de desempeñar cuando empiece la campaña en Cataluña", ha sido una de las frases más repetidas de Illa. en los últimos días.

Se espera que la decisión del TSJC sobre la fecha de las elecciones se conozca ya en plena campaña electoral, por lo que Illa tendría que dejar el Ministerio antes de las 12 de la noche del próximo jueves. Sin embargo, podría darse la circunstancia de que Illa dejara de ser ministro y, a los pocos días, el TSJC resolviera que se aplazan las elecciones al 30 de mayo, tal y como plantea el Govern. Una situación que abocaría a Illa a quedarse hasta mayo sin la visibilidad que le proporciona el ministerio.

Desde que anunció su candidatura, el nombre que ha sonado con más fuerza para sustituirle al frente de Sanidad es el de la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias. Además, se ha barajado la posibilidad de que el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, dé el salto a la política nacional y pase a formar parte del Gobierno en sustitución de Darias.

La sustitución de Illa supondrá el primer cambio que deberá acometer Sánchez en su Gobierno de coalición.