Trump levanta la restricción a los viajeros de la UE y Brasil, pero Biden avisa que la revertirá

La medida entrará en vigor a partir del 26 de enero, al igual que la obligatoriedad de presentar una PCR negativa

El equipo del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, ha comunicado este lunes que "no existe la intención" de levantar las restricciones impuestas por la crisis del coronavirus a la llegada de vuelos procedentes de Europa y Brasil, pese a que Donald Trump, anunciara horas antes el fin de esta medida a partir del 26 de enero.

"Con el empeoramiento de la pandemia y el surgimiento de variantes más contagiosas en todo el mundo, este no es el momento de levantar las restricciones a los viajes internacionales", ha escrito en su cuenta de Twitter la portavoz de Biden, Jen Psaki.

En una declaración difundida por la Casa Blanca, Trump ha anunciado que su decisión viene motivada después de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) acordaran hace una semana que sería suficiente con que los pasajeros internacionales presentaran una prueba negativa de coronavirus a su entrada al país.

El presidente saliente levantó este lunes la prohibición de entrada en el país aplicada desde el pasado año por la pandemia a partir del 26 de enero. La fecha coincide con la de la entrada en vigor de la exigencia de un test negativo de covid-19 para todos los pasajeros aéreos internacionales, incluidos los ciudadanos estadounidenses, con destino a EEUU, anunciada recientemente por los Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

"La Secretaría de Salud ha explicado que esta acción ayudará a evitar que los pasajeros aéreos del espacio Schengen, Reino Unido, Irlanda y Brasil propaguen el virus que causa la COVID-19 en Estados Unidos", asegura el texto.

No obstante, desde la futura Administración demócrata han recalcado que "no hay intención de levantar estas restricciones para el 26 de enero" y es más, añade Psaki, "se planea fortalecer las medidas de salud pública en torno a los viajes internacionales".

Una de las primeras medidas que adoptó el todavía presidente Trump tras el estallido de la pandemia fue cancelar la llegada de vuelos internacionales, en un primer momento desde China, país al que ha culpado en numerosas ocasiones de la crisis sanitaria global.

Después de China, y también en marzo, fueron los países europeos e Irán los siguientes en sufrir las restricciones. Los viajes desde Brasil se restringieron por primera vez en mayo, después de que el país sudamericano comenzara a registrar cifras que le han situado a día de hoy como el segundo con mayor número de fallecidos y el tercero en casos acumulados.

Trump dejará el cargo este miércoles, cuando será sustituido por el demócrata Joe Biden, por lo que éste podría reimponer la restricción de entrada en EEUU una vez asuma la presidencia.

Estados Unidos es el país más afectado del mundo por la pandemia, con más de 24 millones de casos de la covid-19 y casi 400.000 fallecidos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

RELACIONADO