El Gobierno prepara el cambio del toque de queda a las 20 horas tras la presión de las CCAA

Illa insiste sin embargo en descartar un confinamiento porque los instrumentos de las regiones son a su juicio "suficientes"

El ministro de Sanidad y candidato del PSC a la Generalitat, Salvador Illa, ha asegurado que las comunidades autónomas tienen "instrumentos suficientes" para frenar la incidencia del coronavirus, pero ha añadido que escuchará los argumentos sobre adelantar el toque de queda. De hecho, se da ya casi por hecho que, tras la presión de las comunidades, el Ejecutivo cederá y antes o después se podrá aplicar el toque de queda a las 20 horas, a pesar de que, de momento, ha llevado a Castilla y León a los tribunales por hacerlo.

En ese sentido, Sanidad y comunidades autónomas abordarán este asunto este miércoles en el Consejo Interterritorial de Salud porque ya son muchas las autonomías que respaldan a Castilla y León, tanto las gobernadas con el PP como por el PSOE, ante la necesidad de dar mayor margen al estado de alarma para poder restringir los horarios y la movilidad si la situación epidemiológica provocada por la pandemia empeora. Eso sí, el confinamiento, al menos de momento, está totalmente descartado por el Gobierno.

En concreto, Cantabria, Castilla y León, Andalucía, Baleares, Canarias, Madrid, Galicia, País Vasco, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Cataluña, Murcia, y la ciudad autónoma de Melilla, se han posicionado a favor de dar este paso, que permitiría a los gobiernos regionales adelantar el toque de queda para controlar el avance del virus.

El primero de los dirigentes socialistas en hacer pública esa necesidad de cambiar el decreto del estado de alarma ha sido el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page: "Me parece posible la idea", ha dicho, "y me gustaría que fuera un acuerdo de carácter general y para toda España. Las ocho de la tarde sería aceptable por nosotros".

Pero también se han sumado comunidades como Canarias, Islas Baleares y la Comunidad de Madrid entre otras, mostrando así su apoyo a la decisión de Castilla y León, recurrida ante los tribunales por parte del Gobierno central. Así, el presidente canario, Ángel Víctor Torres, también ha expresado su opinión favorable a modificar el decreto de estado de alarma, como también lo hará en el Consejo Interterritorial de este miércoles el Gobierno autonómico de las Islas Baleares que preside Francina Armengol.

Ya este martes, en una entrevista en Ser Cataluña, Illa ha sostenido que los instrumentos de los que disponen las comunidades "fueron suficientes para doblegar la segunda ola", y ha insistido en que las medidas que tomen tendrán efecto si se espera el tiempo necesario.

"No quiero tener una postura de cierre a escuchar nada, pero las medidas se deben valorar bien y con seguridad jurídica", ha explicado el ministro, que ha apuntado que es el Congreso quien ha fijado los límites horarios y que para cambiarlo se debería modificar el decreto de estado de alarma y debería ser considerado por la Cámara Baja.

Illa ha explicado que habló con el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, para explicarle que la decisión de adelantar el toque de queda a las 20 horas no está amparada por el estado de alarma y le avisó de que el Gobierno lo llevaría a los tribunales porque supone una vulneración de derechos fundamentales.

"Si se debe hacer, se debe hacer, pero bien hecho", ha dicho el ministro sobre posibles nuevas restricciones, y ha concretado que Mañueco le dijo que tenía informes jurídicos que permitían aplicar esta medida.

Illa ha asegurado por otro lado que la campaña de vacunación está funcionando bien y que "el cuello de botella" está en las dosis recibidas, no en un problema logístico o de falta de capacidad del sistema sanitario.

El PP pide conocer el "plan de Sánchez"

El PP no ha aclarado si apoyaría o no una modificación del decreto del estado de alarma porque no conoce el plan del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que exige comparecer en el Congreso, y tampoco se posiciona sobre cuál es la mejor respuesta para frenar la tercera ola.

El PP ha reclamado la comparecencia urgente de Sánchez en el Congreso, al solicitar formalmente que la Diputación Permanente convoque un pleno extraordinario, y ha registrado una petición de comparecencia de Illa, en el Senado.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha culpado al jefe del Ejecutivo del incremento de los contagios por delegar en las autonomías las medidas contra el virus y, en rueda de prensa, le ha acusado de "esconderse" y de "abandonar" a los Gobiernos autonómicos, tanto del PP como del PSOE.

Además, ha puesto en duda que se deba votar o no un nuevo decreto de alarma para adelantar el toque de queda, un debate que es jurídico según Egea, quien, pese a las reiteradas preguntas de los periodistas, no ha desvelado qué votaría el PP si se llevase al parlamento una modificación. "Sánchez quiere burocracia y nosotros queremos luchar contra el virus", ha asegurado García Egea, que considera que el actual decreto de alarma es un "fracaso si un presidente autonómico quiere tomar una medida de restricción horaria y no puede tomarla". Con el plan jurídico del PP no habría ocurrido, ha agregado.

El PP pide un solo plan para toda España, pero, pese a las múltiples preguntas, Egea no ha revelado la postura concreta del PP respecto a cuál debe ser esa respuesta unitaria a la tercera ola y se ha limitado a señalar que son partidarios de "salvar vidas" y "tomar todas las medidas necesarias". "Lo relevante sobre las restricciones no es lo que opine el PP, lo relevante es qué opina el presidente del Gobierno porque no lo sabemos", ha agregado Egea, que aboga por que "sean los epidemiólogos los que tomen las decisiones".

El PP reclama el cese del ministro de Sanidad y acusa al jefe del Ejecutivo de estar escondido: "¿No decía Sánchez que esto era una guerra contra el virus? ¿Qué hace el general escondido en el búnker?".

Illa dice que no está centrado en Cataluña

Por otro lado, el también candidato del PSC a la Generalitat ha reiterado que seguirá centrado "al 101%" en su trabajo como ministro hasta que comience la campaña electoral en Cataluña, y ha insistido en que será el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien decidirá sobre el nuevo ministro.

Sobre el posible retraso de las elecciones, Illa ha dicho que es una decisión que corresponde al Govern y a los partidos políticos: "No añadiré ningún matiz más. En 15 días tendré bastante para explicar mi proyecto para Cataluña", y ha insistido en que como ministro no quiere entrar en confrontación con ninguna comunidad autónoma.

Ha defendido que el PSC "no necesita que nadie actúe en su nombre", sobre las acusaciones de que podría haber influido en partidos como la Lliga Democràtica y Federalistes d'Esquerres para que presentasen un recurso ante el TSJC por el aplazamiento de los comicios.

"Es una desconsideración que no comparto. A estas organizaciones y partidos políticos no les conocen quien dice esto", ha sostenido Illa, que ha dicho que quien lo considere tiene derecho a acudir a los tribunales y está amparado por el estado de derecho.

El candidato socialista ha asegurado que no formará parte "de un gobierno que defienda la independencia" de Cataluña, ha deseado que el PSC lidere el próximo Govern y ha asegurado que le gustaría ser el presidente, que se siente preparado para serlo y podría hacerlo bien.

Sobre las palabras del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, comparando al expresidente catalán Carles Puigdemont con los exiliados del franquismo, Illa ha afirmado que no le gusta valorar ni entrar en lo que dicen sus compañeros de Gobierno, y ha añadido: "Cada caso es cada caso y todo el mundo está sometido al estado de derecho".

Ha defendido que el Gobierno está funcionando "de forma cohesionada, con acentos políticos diferentes", pero ha destacado que hacen un debate constructivo y que han desplegado medidas progresistas, una respuesta que no sería la misma con otro Ejecutivo, a su juicio.

Preguntado por si considerarán decretar Madrid como zona catastrófica tras la borrasca 'Filomena', Illa ha asegurado que esto "no se corresponde con la realidad", y ha sostenido que el Gobierno ha puesto todos los recursos a disponibilidad de la Comunidad de Madrid.

RELACIONADO