Bruselas pide a España reformas ambiciosas a cambio de las ayudas del fondo de recuperación

La CE, que alerta de que la crisis traerá reducciones salariales, entre otras cosas, dice que España va "en la buena dirección"

La Comisión Europea pedirá a España y al resto de países de la Unión Europea que sus planes de recuperación incluyan "compromisos de reformas" y detalles sobre el calendario y los objetivos de los mismos para poder acceder a las ayudas del fondo de recuperación tras la pandemia de COVID-19. Bruselas alerta ya de que la crisis traerá consigo más deuda pública y bajadas o congelaciones de salarios, entre otras cosas. 

Así lo advirtió este lunes el comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, quien consideró que las conversaciones que viene manteniendo con el Gobierno español sobre el borrador de su plan van en la "buena dirección".

"El compromiso de la Comisión Europea es aumentar la ambición de reformas en los planes nacionales para garantizar que las reformas e inversiones en los planes nacionales tienen los detalles suficientes sobre el calendario, los objetivos y las metas y que convergen con las prioridades decididas a nivel de la UE", dijo Gentiloni en una rueda de prensa tras la reunión telemática del Eurogrupo.

Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona debatieron sobre las prioridades de los planes de inversiones y reformas que tiene que elaborar cada país para beneficiarse del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el principal pilar del fondo de recuperación europeo, que contará con 672.500 millones de euros.

A España le corresponden 69.528 millones de euros en transferencias a fondo perdido del mismo y podría solicitar unos 85.000 millones más en créditos.

Los planes de los países tendrán que abordar las recomendaciones económicas que Bruselas les hace cada año, ceñirse a prioridades comunes como la transición digital y ecológica, y ayudar a impulsar el crecimiento, y los desembolsos dependerán de que se respeten las metas y el calendario pactado con Bruselas.

España, "en la buena dirección"

España, que presentó su plan de recuperación en octubre, ha remitido a Bruselas información sobre los 30 elementos del mismo a excepción de la reforma laboral y la de pensiones, que quiere consensuar con sindicatos y patronal.

Este lunes, la vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transición Digital, Nadia Calviño, dijo que el envío a Bruselas de esas dos fichas que faltan "está en proceso" y explicó que las conversaciones con la Comisión sobre el plan se producirán en paralelo a las negociaciones con los agentes sociales.

Calviño expuso por la tarde el plan español al resto de ministros del euro por ser, dijo, uno de los que están más avanzados. El presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe, calificó la presentación de "excelente", mientras que Gentiloni la consideró "brillante y muy exhaustiva".

Preguntado sobre si está satisfecho con los detalles ofrecidos sobre las reformas de pensiones y laboral, el comisario europeo señaló que para todos los planes la Comisión pide "un fuerte compromiso de reformas y compromisos sobre los objetivos y metas".

"Creo que vamos en la buena dirección con España, pero todavía tenemos que trabajar juntos todavía unos días y semanas", dijo.

Gentiloni recordó que llevan "muchos días" debatiendo con el Gobierno el plan y que, además de con Calviño, se ha reunido personalmente con los ministros de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, y de Trabajo, Yolanda Díaz.

En general, la Comisión considera que los borradores remitidos por los países son una "muy buena base" para trabajar, pero que necesitan ser reforzados en cuanto a "reformas, las recomendaciones específicas para cada país y los detalles sobre el calendario de los objetivos."

Evitar la brecha económica

El Eurogrupo ve en el fondo de recuperación la principal herramienta para evitar que la pandemia agrave los desequilibrios económicos en muchas economías -que además eran mayores en las que han sido las más golpeadas por el virus- y que la recuperación tenga distintas velocidades en la eurozona.

A pesar de que la vacunación arroja "luz al final del túnel", los ministros están de acuerdo en que ante las nuevas olas y cepas del virus hay que "mantener el apoyo a hogares, trabajadores y empresas", dijo el presidente del Eurogrupo. Y ello, independientemente de si arrastran más o menos desequilibrios.

Todos los países "tienen que tener una mezcla entre las adecuadas medidas de reforma, que marquen la diferencia para impulsar el crecimiento, y los estímulos fiscales". "Un equilibrio entre ambos es necesario", dijo Donohoe.

RELACIONADO