Pablo Iglesias apuesta por indultar a los presos del 'procés' "por interés del Estado"

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de UP cree que la salida del país de Juan Carlos I es más reprobable moralmente que la de Puigdemont

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha defendido este domingo la posibilidad de indultar a los líderes independentistas catalanes ya que “el interés del Estado” requiere que estén “no solo libres sino representando la ciudadanía que les han votado”.

Iglesias ha planteado este argumento en el transcurso de una entrevista en el programa Salvados de la Sexta en el que ha asegurado que, a su juicio, la situación catalana no se puede solucionar con “cárcel y persecución” ya que “lo que hay es un problema político que sólo tiene soluciones políticas”.

Preguntado por el hecho de que considere al expresidente catalán Carles Puigdemont como un exilado y el Rey Juan Carlos como un fugado, Iglesias ha planteado que Puigdemont está en Bruselas “no por haber robado, ni intentado enriquecerse, sino por llevar sus ideas políticas a un extremo y por vías, a mi juicio erróneas” y que no deben ser “indiferentes al derecho”.

Por contra, en el caso de las acusaciones que pesan sobre el rey emérito “la consideración moral es completamente diferente” y por ello debería ser investigado por una comisión en el Congreso, que su partido propuso y se rechazó con el apoyo del PSOE.

“Pensaba que el PSOE iba a decir que sí” dado que los letrados de la cámara había dado el visto bueno a la comisión de investigación y “los primeros interesados en limpiar la imagen de la monarquía deberían ser los monárquicos”, ha lamentado.

Preguntado por las diferencias de Podemos con el PSOE dentro del Gobierno, Iglesias ha asegurado que “en política no hay que fiarse de casi nadie”, por eso, el Gobierno está basado no en una confianza mutua entre los líderes de ambos partidos sino “en una correlación de fuerzas y un acuerdo de gobierno que debe cumplirse, y sobre esa base se construye la experiencia de gobierno de coalición”.

Iglesias ha reconocido que “para que se cumpla un acuerdo hay que presionar incluso dentro del Gobierno”, como por ejemplo en el caso de los precios de la luz y la posibilidad de nacionalizar empresas del sector.

“Por supuesto que se puede nacionalizar una empresa, otra cosa es que todos los medios y las empresas digan que es una barbaridad, pero es perfectamente legal”, ha asegurado antes de reconocer que con “con 35 diputados no estamos en posición de convencer al Gobierno”.

Sobre si este tipo de diferencias entre los integrantes de Gobierno de coalición podría llevar a su disolución, el vicepresidente ha replicado: “es lo que querría la derecha, que hubiera una crisis de gobierno y que cayera”.

“Pero no va a caer, vamos a hacer toda la legislatura, a tener muchas discusiones y no vamos a estar de acuerdo en mucho temas (...pero el Gobierno) va a acabar la legislatura”, ha zanjado.

Ve "repugnante" que se "banalice el fascismo"

Ha asegurado que comparar el asalto al Capitolio de Estados Unidos con las protestas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y concentraciones como 'Rodea el Congreso' durante el 15M es "banalizar el fascismo" de forma "repugnante".

"Comparar lo que hacía la PAH, que lo máximo que hizo fue ir a casa de un político un día, con intervención enormemente contundente por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, con lo que han hecho a mi familia, que siguen yendo todos los días desde hace prácticamente un año es banalizar el fascismo. Comparar a neonazis con familias afectadas por los desahucios es banalizar el fascismo, del mismo modo que los que han pretendido comparar el asalto violento al Capitolio con que hubiera una concentración de centenares de manifestantes, con la policía que evitó que se acercaran al Congreso, es banalizar al fascismo", ha subrayado.

Iglesias ha indicado en relación a las concentraciones frente a su casa que es una situación que "no desea a nadie", pero que no va a ir de "víctima". También ha dicho que "asume las reglas del juego" por estar en la política y está convencido de que por ello a sus hijos les va a tocar "situaciones desagradables".

Preguntado sobre si EH Bildu debe condenar los 'ongi etorri' (homenajes a miembros de ETA), Iglesias ha respondido que sí dado que estos actos no contribuyen a normalizar la situación en el País Vasco.

Pero a renglón seguido, ha destacado que diputados de esta formación han acudido recientemente a un homenajes al exministro Ernest Lluch (asesinado por la banda terrorista) en el Congreso y han manifestado solidaridad con víctimas de ETA. En consecuencia, sería "injusto negar" que se han dado pasos en esa dirección por parte de la izquierda abertzale.

Presiones de los poderosos

En otro plano y sobre si ser vicepresidente es como se imaginó, Iglesias ha dicho que al estar dentro del Ejecutivo se ha dado cuenta que las presiones de poderes económicos y sus brazos mediáticos son "enormes" y eso habla en cierta manera de "una democracia limitada" por sectores que ponen muchas "trabas" a la "voluntad" que la gente ha expresado en las urnas.

"Lo fundamental es que estar en el Gobierno no es estar en el poder. Nosotros tenemos obligación de aplicar programa de gobierno, nos faltan muchas cosas por aplicar y hay cosas que se tenían que aplicar ya y no se han hecho", ha apuntado para aseverar que seguirá diciendo las verdades aunque sean "incómodas".

También se ha reafirmado en su convicción de que hay personas que mandan más que diputados y ministros, al decir que "dueños de bancos y grandes empresas tienen más poder que él y no les ha votado nadie". "Ningún rico o poderoso está dispuesto está dispuesto a aceptar fácilmente una decisión, por muy democrática que sea, si afecta a su riqueza y su poder (...) es duro pero es la puñetera verdad", ha apostillado.

Sabe cómo es su socio de gobierno

Además, ha indicado que está seguro de que la primera opción del PSOE para gobernar siempre fue Ciudadanos, algo que "no han ocultado" y por el que no hace "reproche moral alguno".

"Yo sé quien es mi socio de gobierno. Podemos hacer muchas cosas buenas para España, pero no se me olvida cuáles son sus preferencias, que tenemos diferencias muy amplias" ha desgranado para añadir que es algo normal, puesto que los grandes debates en este país están en el seno del Ejecutivo.

Y es que Iglesias ha reivindicado que la discusión, el debate e incluso las tensiones son positivas porque permiten conseguir cosas y cumplir el programa de gobierno pactado.