El Gobierno huye de la ‘tercera ola’ y Almeida se hunde entre la nieve y la basura de Madrid

El Gobierno ha recurrido ante la Justicia la decisión de Castilla y León de adelantar el toque de queda a las 20 horas

La única buena tocha del día de ayer está en que ya se ha comenzado a aplicar a personas de la tercera edad y sanitarios la segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19. Pero todo lo demás en lo relativo en la lucha contra la pandemia y lo que aún queda de la tormenta de nieve en Madrid que es mucho en hielo y en basura va bastante mal.

La mala gestión pública de la pandemia y la tormenta de nieve y frío afecta a todos. Al Gobierno de Sánchez, que inexplicablemente se resiste a rebajar la hora del ‘toque de queda’ y a imponer confinamientos sin explicar por qué y contra el criterio de las CC.AA.

Y también les afecta al alcalde Almeida y a la presidenta Ayuso de Madrid que han fracasado estrepitosamente frente a la tormenta de nieve y frío a pesar de que estaban advertidos con muchos días de antelación.

Sin embargo, lo que más llama la atención es el misterio que envuelve la muy extraña negativa del gobierno a facilitar confinamientos locales y regionales, y por supuesto el confinamiento nacional cuando la tercera ola del virus no cesa de crecer y son muchos los analistas y observadores que advierten de que los confinamientos van a ser obligados e imparables.

Entonces ¿por qué se opone el Gobierno a ello? E incluso al adelanto de la hora del ‘toque de queda’, incluso recurriendo a los tribunales la decisión de rebajarla de las 22 a las 20 horas adoptada por el Gobierno de Castilla y León. Lo que podría ser imitado por otros gobiernos rompiendo la colaboración entre las CC.AA. y el gobierno nacional.

Al parecer, todo responde a intereses políticos de Sánchez y el primero de ellos era intentar que no se atrasen las elecciones catalanas más allá del mes de marzo para que los indultos a los golpistas catalanes no lleguen antes que los comicios. Por ello el PSOE recurrirá el decreto reciente del Gobierno catalán de situar dichas elecciones en el día 30 de mayo.

Pero si hay confinamientos y Cataluña sufre, como ahora ocurre, el ascenso imparable del virus las elecciones se tendrán que aplazar al 30 de mayo o incluso más tarde si la pandemia se desboca.

El segundo argumento político del Gobierno está en que los confinamientos pueden bloquear y aplazar la recuperación económica del país e incluso los planes para ir recibiendo y aplicando los esperados fondos de la UE.

Y en tercer lugar está la imagen del Gobierno dentro y fuera de España si se vuelve a confinar el país, lo que sería la prueba definitiva del fracaso de la gestión del Gobierno frente a la pandemia.

Ayuso y Almeida se hunden en el temporal

Mientras tanto este par de aprendices de la política que son la presidenta y el alcalde de Madrid, Ayuso y Almeida, y que en vez de ocuparse de sus problemas se pasan el día buscando enfrentamiento con Sánchez para salir en la televisión, ahora los dos han fracasado de manera estrepitosa frente a la tormenta de nieve y frío que asoló Madrid y de la que estaban avisados con casi dos semanas de antelación.

Y sobre todo Madrid capital muchas de cuyas calles siguen bloqueadas desde que cayó la nevada hace ya una semana y se amontona el hielo y la basura por doquier, sin que Almeida sepa qué hacer ni qué responder.

Mientras que Ayuso, a la que le esperan en los tribunales demandas por las muertes (cientos) de ancianos abandonados en las residencias madrileñas, ha vuelto a fracasar en sus planes de parcelación de zonas de la Comunidad de Madrid porque la CAM ha vuelto a reaparecer en la cabeza de regiones de España con más contagios e incidencia.

El drama de Ayuso y Almeida es que son pésimos gestores por escasez de experiencia e incapacidad política. Y en el caso de Almeida por el abandono de su responsabilidad al compartir su cargo madrileño que debería ser de dedicación exclusiva con el puesto de portavoz del PP nacional. Otro cargo para el que tampoco está capacitado y del que pronto lo cesarán.

RELACIONADO