Illa ve una situación "muy preocupante", pero se empeña en descartar el confinamiento domiciliario

Contempla solo adelantar el toque de queda y descarta la petición de cierre de las CCAA, que ven insuficientes las restricciones

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado este sábado que estamos ante una situación "muy preocupante", pero que conseguiremos doblegar la tercera ola, aunque no contempla ningún confinamiento domiciliario para hacer frente a ella. Madrid, Aragón y Castilla y León adoptaron este viernes nuevas restricciones, en la línea de otras comunidades, y cada vez más voces ponen en duda que las actuales restricciones permitan doblegar la curva sin un cierre total. Las regiones se sienten atadas de pies y manos porque las medidas más duras, como adelantar el toque de queda más allá de las 22.00 horas o decretar un confinamiento domiciliario, requieren que se modifique el estado de alarma que rige hasta mayo.

Illa, no obstante, sí que se ha abierto a la posibilidad de ampliar el horario de los toques de queda y modificar el tramo horario establecido en el decreto de alarma vigente, que permite restricciones de movilidad nocturna entre las diez de la noche y las siete de la mañana.

"Si hay que cambiar esta franja horaria vamos a hacerlo hablando con todo el mundo", ha señalado el ministro al referirse a estas medidas que afectan a limitaciones de derechos fundamentales "con las máximas garantías jurídicas"

Illa ha hecho estas consideraciones en una comparecencia en la que ha informado sobre la situación de la pandemia que dejó este viernes 40.197 nuevos casos, una cifra diaria de contagio que, de nuevo, no tiene precedentes.

Para el ministro, los instrumentos de los que se disponen actualmente, el estado de alarma vigente hasta el 9 de mayo, son suficientes para doblegar la tercera ola, sin acudir al confinamiento domiciliario.

Sobre los casos de la variante británica, el titular de Sanidad ha explicado que hasta este viernes había confirmado 88 casos en España y este sábado se ha confirmado alguno más, con lo que habrá, según sus palabras, poco más de un centenar de casos en España y varios centenares de casos sospechosos.

Se está buscando intensamente estos casos, según Illa, que ha dicho que estamos entorno a unos 150.000 por semana de coronavirus y cerca de un centenar de esta variante.

Hay otras que también se está siguiendo, la sudafricana y otra detectada en Japón, de ciudadanos provenientes de Brasil, que se conoce como la variante sudamericana.

Para Illa, lo que explica el aumento de casos en España en estos momentos es el efecto de las reuniones que hubo en Navidades.

El ministro ha vuelto a pedir a los ciudadanos que sigan las recomendaciones de las autoridades sanitarias "al pie de la letra", por "drásticas que parezcan" porque son las necesarias.

Dar ejemplo en la vacunación

Por otro lado, Illa ha asegurado que quienes desempeñan un cargo público deben "dar ejemplo" y no saltarse el orden de vacunación que determinan los expertos.

El ministro ha respondido así al ser preguntado por los cinco alcaldes -cuatro socialistas y uno de Junts per Catalunya- que se han vacunado contra el coronavirus pese a no pertenecer a ninguno de los colectivos de riesgo que integran el primer grupo de receptores de la vacuna diseñado por el Ministerio de Sanidad.

"Aquí hemos de dar todos ejemplo, y los que desempeñamos cargo público, más", ha dicho Illa, tras subrayar que el objetivo del plan de vacunación es que, este verano, esté ya vacunado el 70 por ciento de la población, "pero por el orden de vacunación que marquen los expertos".

Para el ministro, el hecho de que los ediles vacunados hayan sido rápidamente identificados y que se hayan abierto investigaciones sobre los ocurrido "demuestra que el sistema funciona", por lo que no considera necesario reforzarlo.

Por otro lado, a preguntas sobre la decisión adoptada por el Parlament de aplazar las elecciones autonómicas, el ministro y candidato del PSC a la Generalitat ha asegurado que no aportará "ningún matiz a lo ya acordado", pese a que su partido es el único que se ha opuesto al aplazamiento.

Illa ha insistido en que él está "centrado al 101 por ciento" en vencer a la tercera ola y derrotar al virus, pese a que desde la oposición opinan que ha dejado de lado el tema sanitario. 

Las comunidades piden un confinamiento

Quedarse en casa permitió frenar los contagios en la primera ola y ahora lo reclaman cada vez más autonomías, como Andalucía y Castilla y León, que lo considera "inevitable" si sus nuevas medidas no dan resultado en dos semanas.

Galicia, Murcia y Asturias son partidarias de que se establezca un plan para que las comunidades puedan ordenarlo si lo necesitan, y Extremadura, la comunidad más afectada por la tercera ola, ha admitido este viernes que no descarta pedirlo.

En cambio, el confinamiento domiciliario es la última opción para la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana.

Al debate se ha unido además Ciudadanos. Inés Arrimadas ha planteado al Gobierno un "confinamiento inteligente", que evite las medidas drásticas y largas del pasado mes de marzo. El PP no lo descarta tampoco y va incluso más allá pidiendo la dimisión de Illa porque dice que está más centrado en Cataluña que en su ministerio.

Íñigo Errejón, líder de Más País, ha pedido por carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que endurezca las medidas y paralice toda actividad no esencial, promueva el teletrabajo o suprima los exámenes presenciales universitarios.

RELACIONADO