Washington, blindado con 21.000 soldados por la amenaza de violencia ante la investidura de Biden

Con 21.000 soldados de la Guardia Nacional desplegados y barrios enteros atrincherados, Washington se encuentra bajo una fuerte vigilancia ante las amenazas de nuevas manifestaciones de seguidores de Donald Trump antes de la ceremonia de investidura del presidente electo, Joe Biden, el próximo 20 de enero.

Según informó el Buró Federal de Investigación (FBI) en un boletín, han recibido informaciones sobre "protestas armadas" previstas en todos los 50 estados del país entre el día 16 y el 20, cuando tomará posesión Biden, que Trump y sus simpatizantes argumentan que ganó con fraude, algo que no han conseguido demostrar.

"El FBI tiene información de un grupo armado identificado que tiene la intención de viajar a Washington el 16 de enero. Han avisado que si el Congreso intenta sacar al presidente (Trump) por medio de la enmienda 25 habrá un gran levantamiento", explica la circular. Después del asalto al Capitolio se espera además que otros grupos intenten asediar de nuevo la sede del Legislativo entre el 17 y el 20 de enero.

El FBI tiene informaciones sobre planes de algunos grupos ultraconservadores que han pedido asaltar sedes de gobiernos estatales, locales, judiciales y otros centros administrativos para mostrar su oposición al nombramiento de Biden, que consideran un robo electoral, como falsamente ha clamado Trump desde antes del 3 de noviembre.

El propio Biden aseguró este lunes que no tiene miedo a aparecer en la escalinata del Capitolio el miércoles de la semana próxima frente al público, como manda la tradición, pese al ambiente de alerta que se vive en el país. Sin embargo, un ensayo de la ceremonia inaugural de Joe Biden que tendría lugar este domingo ha sido pospuesto por cuestiones de seguridad.

El jueves, el director del FBI, Christopher Wray, informó que más de 100 personas fueron arrestadas y unos 200 sospechosos han sido identificados hasta el momento en conexión con el asalto al Capitolio.

Wray agregó que las autoridades han detectado numerosos mensajes online sobre una serie de eventos relacionados con la juramentación del presidente electo, el próximo 20 de enero, y que están tratando de discernir cuáles realmente fueron enviados con la intención de que se concreten protestas ese día.

La investigación del asalto

Los fiscales de Estados Unidos han afirmado este viernes que la intención de los partidarios de Trump, que asaltaron el Capitolio durante la certificación de la victoria de Biden en las elecciones era "capturar y asesinar" a los legisladores. Así lo han hecho en un expediente judicial, recogido por la cadena de televisión CNN, con el que buscaban mantener bajo custodia a Jacob Anthony Chansley, uno de los participantes en el asalto que se dedicó a agrupar a las personas dentro del Capitolio utilizando un megáfono.

Según la información de la Policía del Capitolio, incluida en el expendiente, la apariencia de Chansley, conocido como el chamán de QAnon, era "notable" porque vestía un tocado, llevaba pintura facial y cargaba con una lanza que medía dos metros de largo. Disfrazado, Chansley se ha convertido en una de las figuras más icónicas del asalto. "Fuertes evidencias, incluyendo las propias palabras y acciones de Chansley en el Capitolio, apoyan que la intención de la turba era capturar y asesinar a legisladores", han señalado los fiscales en su escrito.

En rueda de prensa, cuestionado sobre la posibilidad de que haya personas que busquen tomar como rehenes a los legisladores de Estados Unidos o asesinarles, el fiscal general del Distrito de Columbia, Michael Sherwin, ha indicado que las autoridades "no tienen ninguna prueba directa de equipos de búsqueda y asesinato".

Además, Sherwin ha trasladado que los investigadores han abierto 275 casos para encontrar a individuos relacionados con el incidente, ya sea por conductas violentas fuera o dentro del Capitolio. En este sentido, ha agregado que este número podría aumentar fácilmente hasta superar los 300 "pronto".

Por otro lado, el FBI está investigando a 37 personas en relación con la muerte del policía del Capitolio Brian Sicknick durante el asalto, según un informe obtenido por el diario The New York Times. El Buró Federal de Investigación está pidiendo información para determinar responsabilidades en la muerte del agente, que fue golpeado con un extintor en la cabeza durante la irrupción violenta de simpatizantes del presidente Donald Trump en el interior del Capitolio. Sicknick falleció en un hospital donde fue trasladado para se tratado de sus contusiones.

El informe del FBI revela que otros 14 agentes de la Policía del Capitolio resultaron heridos por la turba violenta, mientras que este viernes CNN retransmitió una entrevista con un agente local de Washington que acudió a reforzar el recinto, en la que narró cómo unos manifestantes le sustrajeron el arma y pensaron en ejecutarlo allí mismo con ella.

Más de un centenar de personas han sido arrestadas por participar en los disturbios en el Capitolio y el FBI investiga si alguno de los participantes tenían como objetivo secuestrar y asesinar a legisladores.

Trump se despedirá de la Presidencia desde Florida

Por su parte, Trump se desplazará la mañana del miércoles próximo a su club Mar-a-Lago de Florida para pasar sus últimas horas como presidente de EEUU mientras asume en Washington su reemplazo Biden. El republicano ya había anunciado que no asistiría a la toma de posesión de Biden, prevista para el 20 de enero, una ruptura histórica con la tradición, después de pasar meses haciendo acusaciones infundadas de fraude electoral en un intento de deslegitimar la Presidencia de Biden.

Trump dejará Washington el miércoles por la mañana, justo antes de la toma de posesión de demócrata, señaló el diario Washington Post citando fuentes oficiales.

La Casa Blanca no ha informado hasta el momento los planes oficiales para el día de la asunción, pero medios en Florida señalaron que Trump dejará la Casa Blanca y después tendrá una ceremonia de salida en la base aérea de Andrews, en las afueras de Washington. El vicepresidente Mike Pence ya había informado en días pasados que él sí asistirá a la toma de posesión de Biden en Washington.

El diario Palm Beach Post se hizo eco de la posibilidad de que Trump realice un acto proselitista al tiempo de la posesión de Biden para anunciar su campaña 2024, según informaciones recogidas en diciembre pasado, antes de la toma violenta del Capitolio. Sin embargo, esos planes que Trump estaba considerando son inciertos ahora, pero se prevé que este sábado habrá manifestaciones de apoyo de sus seguidores en Florida.

La salida de Trump, según señalaron los medios, basado en fuentes que pidieron el anonimato, será similar a las que se realizan cuando hay visitas de Estado, con una alfombra roja, un guardia, una banda militar y un saludo de 21 cañones.

Trump abandonará Washington enfrentando un juicio político, el segundo durante su mandato de cuatro años, acusado de incitar a su seguidores una insurrección violenta que terminó con el asalto del Capitolio.