Almeida calcula que Filomena ha causado daños por valor de al menos 1.398 millones

El alcalde de Madrid pide que la capital sea zona catastrófica y solicita al Gobierno que responda "a la mayor brevedad posible"

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado este jueves pedir al Gobierno central la declaración de la capital como zona catastrófica, tras estimar, en una primera aproximación preliminar, que el temporal Filomena causó daños en la ciudad por valor de 1.398 millones de euros. Una petición que ha sido respaldada por toda la oposición municipal.

Según ha explicado en rueda de prensa el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, este cálculo se basa en los perjuicios causados a la actividad económica y en los daños materiales ocasionados a edificios, infraestructuras y bienes tanto del Ayuntamiento como de los ciudadanos.

Por ello, Almeida entiende que concurren "tanto los requisitos jurídicos como los supuestos de hecho" para declarar Madrid zona catastrófica, y ha pedido al Gobierno "que responda a la mayor brevedad posible" y así permita "aliviar la situación".

Numerosos municipios de la Comunidad de Madrid han planteado la posibilidad de exigir su declaración como zona catastrófica tras la nevada del fin de semana, y Colmenar Viejo ha sido el primero que ha tramitado formalmente la petición.

La normalidad, la semana que viene

El alcalde de Madrid espera conseguir "a más tardar a lo largo de la semana que viene" que todas las calles de la capital "por lo menos puedan tener movilidad y superficie peatonal, aun cuando tengan que seguir conviviendo con la nieve" dejada por la borrasca Filomena.

"La nieve no va a desaparecer de las calles en su totalidad en esta semana (...) podemos abrir viales y podemos abrir superficies peatonales en todas las calles", ha añadido el regidor en una entrevista con la Cadena SER.

Almeida ha defendido que, no obstante, ya se puede transitar "por muchas calles de Madrid", y que "no sólo se puede circular por el 17 % de las calles de la ciudad", que fue el porcentaje de vías limpias de nieve y hielo reportado este miércoles por la noche por el Ayuntamiento.

"No es imposible poner un pie en la calle, aunque es cierto que es una situación complicada", ha recalcado el alcalde, quien ha ensalzado el "gran esfuerzo" que está realizando el Consistorio "ante una catástrofe natural sin precedentes en la historia reciente de la ciudad".

En este sentido, ha comparado la nevada del fin de semana con las 'danas' que asolaron el Levante años atrás, en cuyo caso "no se recuperó únicamente en una semana todo lo que eran las infraestructuras y todo aquello que fue arrasado".

"Entiendo perfectamente las quejas de los vecinos, entiendo la impaciencia que empiezan a mostrar (...) esto no es un ejercicio de resignación, ni mucho menos, es un ejercicio de tratar de transmitirle a los ciudadanos la situación en la que estamos", ha insistido Almeida.

A su juicio, Madrid no tiene "un problema de personal ni de maquinaria", sino que "no está dimensionada" para un suceso así.

Residuos, sal y vuelta a las aulas

Por otro lado, el alcalde ha destacado que este miércoles volvió a funcionar la recogida de residuos y que se superaron las expectativas, retirando 850 toneladas de basura (50 más que las previstas), y confía en alcanzar "un nivel muy generalizado de recogida" esta misma semana.

Además, ha indicado que se siguen incrementando los puntos de reparto gratuito de sal, y ha animado a los vecinos que tengan problemas para acudir a dichas ubicaciones a que se pongan en contacto con su correspondiente Junta Municipal de Distrito.

Respecto a la vuelta presencial a las aulas, Almeida ha apuntado que le parece "aventurado" poner una fecha mientras no se hayan obtenido "las conclusiones" sobre el estado de los colegios.

La Comunidad de Madrid, que en principio tiene previsto recuperar la docencia presencial el próximo lunes, registró hasta el mediodía del miércoles 318 incidencias y desperfectos en centros educativos.

Por último, Almeida ha insistido en la necesidad de "abrir un período de reflexión" cuando se supere la situación de emergencia, yendo más allá del debate sobre "la obligación o no de limpiar la acera que uno tiene delante de su casa" y aprendiendo de las ciudades "donde están más acostumbrados" a estas situaciones.

Desabastecimiento

Por otro lado, Almeida ha asegurado que la capital tiene "problemas puntuales de desabastecimiento en algunos lugares" pese a que "la ciudad está abastecida de forma general".

El alcalde de Madrid ha aseverado que este desabastecimiento puntual se debe a la acumulación de nieve y hielo en algunas zonas y la imposibilidad de acceder a los transportistas.

Más de 1.200 camiones entraron a Mercamadrid el pasado martes, una vez abrió sus puertas tras quedar inoperativo por la gran nevada caída en la capital y las instalaciones operan ya "con relativa normalidad".