La pandemia sigue desbocada en Cataluña con 4.473 contagios y 122 muertos más

Hay un total de 2.541 personas hospitalizadas con COVID-19, 40 más que el miércoles, de las que 497 están graves en la UCI

La tercera ola de la pandemia sigue desbocada en Cataluña, que ha sumado en las últimas 24 horas 4.473 nuevos contagios y ha notificado otros 122 fallecidos, mientras sigue aumentando la presión hospitalaria, con más pacientes que necesitan ingreso.

Según los datos epidemiológicos actualizados este jueves por el Departamento de Salud, hay un total de 2.541 personas hospitalizadas con COVID-19, 40 más que el miércoles, de las que 497 están graves en la UCI, cuatro más que la víspera.

El índice de casos acumulados por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días (IA14) ha crecido de 537 a 549, un total de 12 casos más.

Además, el riesgo de rebrote (EPG), índice de crecimiento potencial de la epidemia, ha subido hasta 696 puntos, 49 más que el miércoles.

Otro dato que indica que la pandemia sigue creciendo es que este jueves están confinados 9.888 alumnos (0,69%), mientras que este miércoles eran 4.210.

Los grupos confinados pertenecen a 278 centros educativos, lo que significa que el 5,45% de los colegios e institutos catalanes tienen algún grupo escolar en cuarentena.

Prorrogadas las restricciones hasta el 24 de enero

El Govern ha prorrogado durante una semana más, hasta el 24 de enero, las actuales restricciones, entre ellas el confinamiento municipal diario, cierre de centros comerciales y el servicio por franjas de restaurantes, ante un coronavirus desbocado que hace peligrar las elecciones del 14-F. Así lo ha anunciado la consellera de Salud, Alba Vergés, en una rueda de prensa junto al titular de Interior, Miquel Sàmper, ante el crecimiento de la tercera ola de la pandemia.

La consellera ha dicho que la transmisión del coronavirus "no se acelera pero tampoco se frena", siguiendo con el crecimiento sostenido de los últimos días y semanas sin mostrar, al menos "de momento", una alteración significativa por las fiestas navideñas. "Las medidas son duras (...), pero no vemos que este crecimiento que queríamos frenar se haya frenado", ha resaltado la consellera, quien ha subrayado que la presión asistencial en la atención primaria por la COVID-19 "no para" y los hospitales, en los que hay actualmente 2.541 ingresados por la pandemia, no dejan de sumar casos.

Sin embargo, el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, ha apuntado a un "muy moderado optimismo", porque el crecimiento de contagios no es "exponencial", sino "sostenido y regular", así que "seguramente a finales de semana o principios de la próxima podremos conseguir la situación de freno".

Las restricciones incluyen el confinamiento perimetral municipal -con excepciones para ir a trabajar, a la escuela, por emergencias médicas o cuidado de personas mayores-, así como el cierre de comercios no esenciales los fines de semana, mientras que el resto de días solo podrán abrir los establecimientos de menos de 400 metros cuadrados.

Los centros comerciales permanecerán cerrados, la restauración seguirá con franjas horarias para servir en establecimiento solo durante desayunos y comidas, la cultura mantendrá las restricciones de aforo y las actividades deportivas y en gimnasios solo estarán autorizadas si se realizan al aire libre.

La prórroga se ha anunciado en la víspera de la reunión de la mesa de partidos que decidirá si se posponen las elecciones autonómicas del 14-F y, en tal caso, cuándo estas tendrán lugar. Unas elecciones que, según las proyecciones del último informe del Departamento de Salud, tendrían lugar en la cresta de la ola epidémica de la COVID si se celebrasen el 14-F, ya que el pico de contagios y de ocupación de las UCI llegaría en las vísperas de los comicios.

De los tres escenarios que proyecta Salud, el más probable es que el 14 de febrero se vote con unos 3.000 contagios diarios y 620 ingresados en UCI, una cifra muy superior al límite de las 400 camas -Cataluña ya va por las 497- a partir del cual ya se empieza a desprogramar actividad no covid.

En estas circunstancias, los hospitales que gestiona el Instituto Catalán de la Salud (ICS) han comenzado a desprogramar intervenciones que requieren que los pacientes ingresen en unidades de críticos.