Un matrimonio de alcaldes del PSPV se vacuna contra el COVID porque "sobraban dosis"

En Tarragona, un alcalde y un edil también se administraron dosis de la vacuna ya que éstas se iban a "tirar"

El alcalde de El Verger, Ximo Coll, y la alcaldesa de Els Poblets, Carolina Vives, ambos del PSPV y matrimonio, han sido ya vacunados contra la Covid-19 ya que, según ha confirmado Coll a Europa Press, recibieron una llamada el pasado viernes del centro de salud para suministrársela debido a que "sobraban dosis" y prefirieron vacunarse antes de que se "tiraran a la basura".

La oposición en El Verger cree que ha habido un "abuso del cargo" ya que ambos primeros ediles la han recibido antes que otros grupos de riesgo mientras que desde la agrupación provincial socialista descartan "mala fe".

El alcalde ha asegurado que él "no ha pedido nada" y sostiene que fue la "mejor opción" para "no tirar las dosis" de la vacuna que le habían dicho sobraban. Asimismo, Coll ha declarado que no se siente un "privilegiado" porque "hay vacuna para todos" y ha justificado la decisión, dado que está al frente de numerosas Concejalías, entre ellas la de los Mayores, lo que significa que tiene "contacto directo y diario con mucha gente".

"Me llamaron del consultorio y me explicaron que había sanitarios que no deseaban o no podían recibir la vacuna, por lo que nos llamaron a nosotros y allí acudimos con la Policía Local y la Guardia Civil", ha detallado Coll. El alcalde de El Verger ha confirmado que el Jefe de la Policía Local del pequeño municipio también recibió la vacuna.

"Llevo meses yendo a casas de gente de riesgo que no puede salir a la calle, trabajando en el Ayuntamiento y en contacto directo con muchas personas; sobraban siete dosis, no las vamos a tirar a la basura", ha recalcado el alcalde.

Igualmente, ha tachado de una "maniobra malévola" por parte de la oposición que intente polemizar con dicha situación. "Insisto en que no soy un privilegiado, en este pueblo de 4.600 habitantes nadie se va a quedar sin vacunar", ha sostenido.

Los hechos han generado polémica en las localidades de la Marina Alta --ambas son colindantes-- y donde la oposición criticado la acción. Por su parte, el PSPV, al que pertenecen ambos primeros ediles, reconoce que la situación "podría haberse evitado" pero destaca que "no ha habido mala fe".

Polémica en Tarragona

La polémica también ha saltado en la provincia de Tarragona, donde el alcalde de Riudoms, Sergi Pedret, y un concejal de esta localidad recibieron la vacuna de la COVID-19 en una residencia del municipio, según ha relatado el propio alcalde en su Facebook. "Recibí una llamada de la persona que coordina el proceso de vacunación en la residencia" y "me explicó que unas dosis se tirarían ya que, por diferentes circunstancias, algunas vacunas no se pudieron suministrar".

Con el fin de aprovecharlas, el equipo le "pidió recibir la vacuna", y siguió "las indicaciones de los responsables de la vacunación, confiando en su criterio y en los protocolos establecidos".

Pedret añade: "Consideré que no soy yo quien tiene que decidir quién se vacuna o no" y "menos aún para negarme al ofrecimiento", lo que "podría ser interpretado como una desconfianza por mi parte hacia la seguridad de la vacuna".

Según informa el Diario de Tarragona, el Departamento de Salud ha confirmado que estudiarán este caso, que ha levantado muchas críticas en las redes sociales.

Este jueves, el secretario de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, ha criticado que el alcalde de Riudoms y otro concejal del Ayuntamiento recibieran la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19: "No es ético".

"No se debería haber producido", ha lamentado el secretario, que ha matizado que la instrucción de los equipos a la hora de administrar las dosis es no tirar vacunas y actuar con la máxima fluidez y rapidez, en sus palabras.

Asimismo, ha argumentado que una residencia es un entorno limitado en comparación con un centro hospitalario, en el que la flexibilidad para reorganizar dosis sobrantes de la vacuna "es mucho más sencillo".