Sectores del Govern contemplan aplazar hasta finales de mayo las elecciones del 14-F

Sectores del Govern estudian aplazar tres meses las elecciones previstas para el 14 de febrero, es decir hasta finales de mayo, por el alto ritmo de contagios de COVID-19, aunque precisan que la decisión final se tomará en la reunión de partidos del próximo viernes y buscando el máximo consenso posible.

Aunque diversos medios apuntan a que se estarían barajando fechas como el 16 o el 30 de mayo, fuentes del departamento de Exteriores indican que, en caso de aplazamiento, "la propuesta de nueva fecha se tendría que acordar en el seno del Govern" y "en base a criterios de Salud".

El Periódico ya avanzaba en su edición impresa de este miércoles que el Govern abría el debate de aplazar las elecciones entre finales de mayo y junio.

En su comparecencia ante la Diputación Permanente del Parlament de este miércoles, la portavoz de Govern, Meritxell Budó, ha evitado posicionarse claramente a favor o en contra de posponer las elecciones, pero ha advertido de que a la hora de tomar la decisión final se antepondrá "la salud de los electores y no el resultado de las elecciones".

Aunque el Gobierno catalán se arroga la última palabra sobre si se celebra o no el 14-F, desde el PSC sostienen que el Govern no puede suspender unos comicios que se convocaron de forma automática al expirar un plazo para designar a un sustituto de Quim Torra tras su inhabilitación por desobediencia. La decisión final, según el criterio de los socialistas y que comparte el PPC, correspondería a la Junta Electoral Central.