Almeida pedirá mañana la declaración de 'zona catastrófica' por los importantes daños causados por Filomena

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid solicitará este jueves al Gobierno la declaración de Zona afectada gravemente por una emergencia, conocida anteriormente como zona catastrófica, tras el paso de la borrasca 'Filomena' por la capital. Así lo han anunciado el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís, a través de Twitter. Aseguran que los servicios municipales han podido constatar "graves daños en la ciudad a medida que se recupera el acceso a diferentes instalaciones y edificios".

El equipo de gobierno, aseguran, está recopilando datos e informes, que ya apuntan a "cientos de millones de euros" entre daños a instalaciones, arbolado y prejuicios a privados. Por ello, en la Junta ordinaria de este jueves se tratará este asunto y se aprobará la petición de esta declaración, necesaria para acometer "los graves daños sufridos en Madrid tras la peor nevada en más de medio siglo, seguida de una ola de frío también histórica".

Este mecanismo jurídico, ha explicado, permitiría agilizar la reclamación de indemnizaciones por parte de los ciudadanos, crear líneas de ayuda a sectores como la hostelería o el comercio y abordar, desde el Ayuntamiento, los gastos extraordinarios como consecuencia del temporal.

En este sentido, el regidor ha señalado que se va a tramitar un contrato de emergencia por valor de 15 millones de euros para revisar "en menos de 60 días" el estado de los árboles de Madrid, y que se tendrá que acometer "un gasto importante" para limpiar las 200 hectáreas de los cementerios municipales que están cubiertas de nieve y hielo. "La factura de Filomena en Madrid va a ser alta, va a ir por encima de varios cientos de millones de euros", ha augurado Almeida.

Por todo ello, el alcalde ha reclamado al Gobierno de Pedro Sánchez que al menos estudie la petición si finalmente se formula, y no la deniegue "sin ni siquiera haberla planteado".

Preguntada sobre la borrasca Filomena y la posible declaración de zona catastrófica en Madrid, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha recordado que esta decisión compete al Consejo de Ministros y que por el momento se están evaluando los daños. "La emergencia no ha terminado, vamos a esperar a que lo haga y se evalúan los daños", ha defendido la ministra, antes de garantizar que el despliegue de la UME y el Ejército de Tierra continuará "el tiempo que sea necesario" porque las fuerzas armadas "no dejan ninguna misión a medias".

El Ayuntamiento ha desplegado este miércoles 1.200 operarios adicionales para trabajar en la retirada de hielo de las aceras de la ciudad, donde hasta ayer se habían abierto 260 kilómetros de pasillos peatonales tras la nevada del fin de semana.

El alcalde ha pedido a los vecinos que avisen si detectan zonas con nieve acumulada en las cornisas para que la Policía Municipal pueda proceder a su balizamiento.

El Gobierno central "no dejó solo" al Ayuntamiento de Madrid

Almeida ha asegurado este miércoles que el Gobierno central "no dejó solo" al Ayuntamiento de Madrid durante la gran nevada ocasionada por el temporal de 'Filomena'. "No tengo la sensación de que nos dejó solos. Tuve comunicación con el delegado del Gobierno. No puedo decir que nos dejaran solos", ha manifestado.

Ahora mismo, ha continuado, "lo más preocupante" en la capital son las caídas ocasionadas por el hielo, pues en algunas zonas de la capital de ha llegado a los -10 grados de temperatura, "algo que no pasaba desde 1945". Y es que "más de 2.000 personas han sido atendidas como consecuencia de fracturas".

También se trabaja en el balizamiento de zonas con nieve en las cornisas para evitar posibles riesgos "que puedan suponer un peligro". "Es una enorme dificultad el reto al que nos enfrentamos", ha apuntado.

Aguado cree que la normalidad no llegará en "muchos días, incluso semanas"

El vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, ha sostenido que para que la normalidad tras el temporal llegue "faltan muchos días, incluso semanas" y ha recalcado que es evidente "que lo que ha sucedido es una catástrofe". "Si el ministro Marlaska tiene dudas que se suba en su 4x4 y lo vea, como simplemente saliendo de la Castellana entrando por Rosario Pino o por Ourense parece que ha caído una bomba de nieve. Es brutal", ha señalado en una entrevista en Telecinco.

A pesar de estas palabras, el vicepresidente ha indicado que la tramitación para declarar alguna zona como afectada gravemente es "un trámite administrativo", que no debería generar polémica, y ha recordado que en el caso de que se autorizara las ayudas tardarían meses en llegar.

Para el vicepresidente, la prioridad está en que el Metro siga funcionando como hasta ahora, que se aparten la nieve y las ramas y que los colegios puedan abrir la semana que viene. Para ello, se necesita la colaboración de todas las administraciones y de los ciudadanos.