Castilla-La Mancha se une a Madrid y estudiará pedir zona catastrófica por los daños provocados por 'Filomena'

El Gobierno ha comenzado a evaluar los daños causados por el temporal de nieve Filomena para decidir si procede a la declaración de zona catastrófica de los municipios afectados, una solicitud que sólo ha hecho Colmenar Viejo pero que estudian hacer otros municipios de Madrid y Castilla-La Mancha. Aunque hace dos días, cuando el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, planteó la posibilidad de solicitar que se declarase a la región como zona afectada por emergencia, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, descartó esa opción, ayer lunes aseguró que se concretarían posibles ayudas cuando concluyeran las actuaciones de emergencia y se evaluaran los daños.

Unos trabajos de evaluación y valoración que han empezado este martes, según ha confirmado Marlaska en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha remarcado que el Gobierno no procederá a repartir las ayudas a los afectados hasta que no concluya el temporal, marcado ahora por el intenso frío, y pueda conocer el impacto que la emergencia ha provocado en el país.

El ministro ha explicado que han empezado a hacer "trabajos de evaluación de daños para articular las necesarias ayudas", si bien ha añadido que "habrá que esperar a que concluyan los adversos episodios meteorológicos", ya que "la alerta no ha concluido en Madrid y en el resto de zonas afectadas por esta emergencia". "Cuando se concluya esta emergencia y tengamos la evaluación de todos los daños causados, se tomarán las medidas precisas y necesarias para que el conjunto de los que hayan sufrido daños no sufran ningún daño suplementario", ha señalado el ministro, porque, ha dicho, "para eso está el Estado, para no dejar a nadie atrás".

El municipio madrileño de Colmenar Viejo ha sido el primero en solicitar de forma oficial al Gobierno central la declaración de zona catastrófica, al igual que lo estudian Madrid y otros municipios aledaños a la capital perjudicados por el paso nevado y helador del temporal Filomena. Al igual que la capital, Alcobendas, Alcorcón, Fuenlabrada, Móstoles, Aranjuez, Chinchón y Las Rozas están estudiando la posibilidad de pedir la declaración de zona catastrófica.

Los pueblos del oeste de la Comunidad de Madrid, Cadalso de los Vidrios, Cenicientos, San Martín de Valdeiglesias y Rozas de Puerto Real fueron de los más afectados por las fuertes nevadas en cuanto a comunicaciones, pero sólo el primero prevé estudiar la petición de zona de catástrofe.

También el Gobierno de Castilla-La Mancha ha avanzado que abrirá un proceso para recabar información del mundo empresarial, sindicatos, tercer sector, ayuntamientos y diputaciones para evaluar daños y que, en función de los datos, se planteará o no la posibilidad de solicitar al Gobierno central la declaración de zona catastrófica.

PP, Cs y Vox, a favor

Los partidos que sustentan el gobierno de la Comunidad de Madrid se han mostrado partidarios de la declaración de zona catastrófica.

El líder del PP, Pablo Casado, ha apoyado a los municipios que se están planteando solicitar esta declaración tras las nevadas históricas que ha dejado Filomena, una decisión que aún no ha solicitado la capital.

En la misma línea, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha mostrado también su "apoyo absoluto" a los ayuntamientos que decidan pedir la declaración de zona catastrófica, "independientemente del signo político" que tengan. "Este Gobierno -ha recalcado- tiene que apoyar a los alcaldes, porque esta situación sobrevenida se une a la situación catastrófica que tienen muchos establecimientos, locales, autónomos y comerciantes por culpa de la pandemia y del parón económico. Somos conscientes de que muchos de ellos van a necesitar ayudas extraordinarias, con los seguros, y van a necesitar un respaldo administrativo", ha dicho Díaz Ayuso.

El alcalde de Madrid ha celebrado que el Gobierno central haya "rectificado" y se haya abierto a estudiar declarar la capital como zona especialmente afectada por la borrasca Filomena una vez conocidas todas sus consecuencias.

También Cs quiere que el Ejecutivo reconozca como zona catastrófica a los municipios de la región más afectados y lo pedirá a través de una proposición no de ley en la Asamblea de Madrid.

Por su parte, desde Vox, la portavoz en la Asamblea Rocío Monasterio ha señalado que en la comunidad "se dan las condiciones" para solicitar esta declaración, si bien ha denunciado que se está generando un "debate político" para derivar responsabilidades. A su juicio, la solicitud es algo "secundario" porque supone "quién va a pagar la cuenta" de los daños, y considera que la prioridad es solucionar los problemas actuales de los ciudadanos, como limpiar las calles, recuperar suministros o "que les vayan a socorrer".

Lenta vuelta a la normalidad

Las temperaturas extremadamente bajas y las grandes nevadas de Filomena convertidas en hielo complican el regreso a la normalidad en buena parte del país, donde este martes se han reactivado gradualmente las principales vías de comunicación, mientras miles de estudiantes siguen sin clase y se intenta evitar la saturación de los servicios sanitarios.

"La alerta no ha terminado", ha insistido en rueda de prensa en la Moncloa tras el Consejo de Ministros el titular del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien ha hecho de nuevo un llamamiento a la precaución y la prudencia para evitar cualquier desplazamiento que no sea "estrictamente imprescindible", sea a pie o en vehículo.

Hasta el momento, son cinco las víctimas mortales consecuencia directa de Filomena (dos en Málaga, dos en Barcelona y una en Zarzalejo, en Madrid), pero los accidentes y lesiones se cuentan por miles, y la Guardia Civil ha realizado varios rescates de personas aisladas o perdidas en distintas comunidades autónomas.

Los urgencias hospitalarias de Madrid han atendido desde el lunes más de 2.000 pacientes con traumatismos y fracturas relacionadas con el hielo. No lejos, en el Complejo Hospitalario de Toledo fueron atendidos el lunes 152 pacientes en urgencias por distintos traumatismos, 35 de ellos con fracturas quirúrgicas, mientras que desde los sindicatos se alerta de que el personal se encuentra exhausto y desbordado.

En otra de las provincias más afectadas por el temporal, Teruel, el Ayuntamiento de Alcañiz ha pedido no transitar por las calles para evitar que los accidentes en el hielo, sumados al significativo incremento de casos positivos de COVID-19, colapsen los centros sanitarios.

Clases supendidas

La Consejería de Educación de Castilla-La Mancha decidió este martes que las clases presenciales permanezcan suspendidas hasta el lunes 18 en toda la provincia de Toledo, excepto la zona de Talavera de la Reina y en la mayor parte de Guadalajara. Según su análisis, el impacto de Filomena ha sido muy diferente en las distintas zonas de la comunidad y el 70 % de los centros está "en condiciones" de abrir.

En la Comunidad de Madrid, donde ya el lunes se anunció que las clases no se reanudarán en toda la semana, se han detectado 167 incidencias y desperfectos en centros educativos, aunque las autoridades educativas asumen que, "con toda probabilidad", la cifra aumentará según sigan las inspecciones. Son en su mayoría daños por la acumulación de hielo y nieve en los tejados, riesgo de derrumbe en algunas infraestructuras, problemas en los sistemas de calefacciones, caídas de árboles y ramas y desprendimiento de canalones y pérgolas.

Las clases han seguido suspendidas este martes en Aragón, donde se reanudarán este miércoles, y en una veintena de municipios de la Comunidad Valenciana y en 18 centros catalanes, la mayoría situados en la comarca del Priorat (Cataluña).

Reactivación gradual del transporte

Más de 500 carreteras han seguido afectadas este martes por la nieve y el hielo, sobre todo en la red secundaria, con un centenar de vías cerradas y más de cien en las que era obligatorio el uso de cadenas. Ya no quedan sin embargo camiones embolsados.

El aeropuerto de Madrid-Barajas, donde las operaciones quedaron suspendidas el fin de semana, desde el lunes y hasta las 12.00 horas de este martes han operado más de 180 vuelos: más de 120 el lunes y más de 60 hoy, según fuentes de Aena. Iberia ha informado de que este martes operará todos los vuelos de larga distancia inicialmente programados, aunque pueden sufrir retrasos dadas las condiciones climatológicas, y la mitad de los de corto y medio recorrido.

En cuanto al tráfico ferroviario, la previsión de Renfe es operar este martes los servicios AVE en todas las líneas mientras trabaja para recuperar de forma paulatina las frecuencias programadas y las circulaciones de los trenes Alvia e Intercity en la práctica totalidad de los recorridos, excepto en las líneas Madrid-Extremadura y Madrid-Almería. El hielo ha hecho mella no obstante en algunas vías, con retrasos en varias líneas y problemas a primera hora en la alta velocidad entre Zaragoza y Madrid y en el servicio de Cercanías de Madrid.

En la capital, aunque la Empresa Municipal de Transportes ha puesto ya en funcionamiento 244 autobuses urbanos, el metro, en funcionamiento las 24 horas, ha vuelto a ser el principal medio de transporte para miles de vecinos, con nuevas imágenes de vagones repletos.

Aunque miles de operarios municipales siguen afanándose en retirar la nieve y las placas de hielo de la capital, donde a mediodía se habían liberado de nieve y abierto al tráfico 1.005 kilómetros, los problemas para circular por muchas vías han dificultado el abastecimiento de algunas tiendas y supermercados.

Muchas han vuelto, sin embargo, a mostrar este martes sus estanterías llenas al normalizarse prácticamente la situación en Mercamadrid, que abastece a más de doce millones de personas. Aunque el volumen de actividad ha sido menor que el de un martes normal, más de un millar de camiones han descargado en ese gran mercado 16 millones de kilos de alimentos.