El acuerdo entre España y Reino Unido contempla un sistema de doble llave en Gibraltar

Aparte del derribo de la Verja ya anunciado por el Gobierno de Sánchez hace días, el texto, que recoge 'El País', destaca que "no prejuzga la cuestión de la soberanía" del Peñón

La verja de Gibraltar será derribada en unos meses si todo va bien en virtud del principio de acuerdo alcanzado el último día del año pasado entre España y Reino Unido, por el que la colonia británica entrará a formar parte del espacio Schengen. El texto del pacto, que fue distribuido a los 27 países de la UE y necesita el visto bueno de Bruselas, fue explicado hace días con algunos detalles  por la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, que dejó claro que en la práctica se demolerá la Verja y se facilitará "enormemente" la movilidad con la colonia con lo que, sobre todo, los 271.000 habitantes de los ocho municipios del Campo de Gibraltar (Tarifa, Jimena de la Frontera, San Martín del Tesorillo, Castellar de la Frontera, San Roque, Los Barrios, La Línea de la Concepción y Algeciras) y los 33.000 de Gibraltar, podrán entrar y salir sin problemas.

El principio de acuerdo, que permitirá aplicar otras políticas y programas de la Unión Europea a Gibraltar, como los de competencia leal en lo fiscal, supone que España es la "responsable última y la garante" de la aplicación de Schengen en Gibraltar, ya que Reino Unido no forma parte de este espacio de libre tránsito.

Ahora, 'El País' desvela parte de ese acuerdo, que además de derribar cualquier "barrera física" entre la colonia británica y España, contempla en sus artículos 1 y 3 que no se  "no prejuzga la cuestión de la soberanía y la jurisdicción" de Gibraltar y que el futuro tratado salvaguardará "las respectivas posiciones de España y el Reino Unido" en esa materia.

Otra de las claves es que la frontera de Gibraltar constará de un sistema de doble llave: Gibraltar decidirá primero si autoriza o deniega la entrada al visitante, usando su propia base de datos, y España decidirá después si autoriza o deniega la entrada en el área Schengen (en la que se integra Gibraltar), utilizando la base de datos Schengen. "Ambas decisiones serán acumulativas" o, en otras palabras, se requieren los dos permisos para entrar en el Peñón.

España y Gibraltar harán los controles de personas y equipajes en las instalaciones del puerto y también en los aeropuertos y habrá un periodo de transición para implementar las medidas de cuatro años. En cualquier caso, los trámites aduaneros precisos se formalizarán en España.

Embajadas y consulados españoles serán también competentes para expedir visas Schengen de corta duración (hasta 90 días) para entrar en el espacio europeo sin fronteras a través de Gibraltar.

Por otro lado, el acuerdo subraya la necesidad de desarrollar impuestos especiales para "productos sensibles", como el tabaco y el alcohol, y adoptar medidas que garanticen la igualdad de condiciones y "aseguren la trazabilidad de los productos del tabaco".

En todo caso, las diferencias en la aplicación del acuerdo se someterán al arbitraje del mecanismo de gobernanza del tratado general entre Londres y Bruselas sobre el Brexit.