Comienza la ola de frío polar en Madrid (-10 grados) con muchas emergencias y el Gobierno bloqueado

Cuatro muertos, 1.500 rescatados, y el tráfico y la movilidad bloqueada en toda España, en Madrid en zonas sensibles de hospitales

A la tormenta de nieve Filomena le sigue ahora a partir del lunes una ola de frío polar con temperaturas en Madrid de hasta menos de 10 grados, nunca vistas en los últimos 50 años. Lo que creará enormes y peligrosas capas de hielo nuevas e inesperadas que impiden la movilidad y amenazan con bloquear la movilidad hacia puntos de emergencia muy sensibles como los hospitales.

De ahí que se haya movilizado un plan para esparcir sal en toda la capital con ayudas municipales a las que se han sumado en zonas de emergencia en toda España el Ejército y la Guardia Civil.

Hoy seguirá nevando en Navarra, Aragón, Pais Vasco, Cataluña y Cantabria mientras se esperan tormentas de agua en Andalucía y Extremadura y de especial manera en Huelva y Badajoz.

La situación es especialmente grave en Madrid, Comunidad y capital donde hoy comenzarán a bajar las temperaturas hasta alcanzar el lunes el récord de los menos 10 grados.

Lo que ha pillado bloqueados y desconcertados al Gobierno regional y al Ayuntamiento de la capital. Y sobre todo al Gobierno central que, como en la lucha contra la pandemia no se ha puesto al frente de la situación.

Gobierno que ha llegado tarde a todo como suele ser habitual, y se ha visto desbordados por esta tormenta Filomena de nieve, y ahora de frío polar. Dos situaciones que fueron advertidas desde hace ya más de una semana sin que se movilizaran todos los efectivos necesarios para hacer frente a esta catástrofe.

El país en su conjunto está bloqueado en autovías, carreteras, aeropuertos y trenes y en las ciudades resulta imposible circular. En Madrid no se pudieron despejar vías centrales para facilitar el acceso a los hospitales y en algunos sitios hay problemas de abastecimiento de de alimentos. E incluso se temen cortes de agua si el lunes se congelan algunas tuberías.

El desastre climático sobre España va a durar como poco hasta el martes y la normalidad no volverá a recuperarse hasta el fin de semana próximo. Y si en capitales como Madrid la situación es muy complicada en algunas zonas del interior del país como la meseta castellana el bloqueo y la desesperación de los ciudadanos empieza a ser alarmante.

Y sorprende que el ministro de Obras Públicas, Ábalos, como su compañero de Sanidad, Illa, solo aparezca en televisión para advertir que la situación va a empeorar y pedir a los ciudadanos que no salgan de sus casas.

El Gobierno no tenía un plan de emergencia preparado y no cortó el tráfico a primeros y mediados de la semana pasada como debió, ni preparó tanto en las ciudades como en carreteras quitanieves y sal para disolver la nieve. Y, por supuesto, todo ello ha impedido avanzar en la vacunación contra la pandemia a la que España ya ha llegado tarde de manera desorganizada por lo que el plan de vacunación se volverá a retrasar.

RELACIONADO