Portugal se prepara para un nuevo confinamiento con los contagios disparados

El país luso bate récords de contagios tras las fiestas navideñas y volverá al confinamiento de abril y mayo que supone el cierre de todo el comercio que no sea alimentario y de la restauración mientras que la industria y la construcción civil se mantendrían en funcionamiento, al igual que las escuelas

Portugal se está preparando para un nuevo confinamiento general, que sería decretado la próxima semana para al menos 15 días, después de que los contagios de COVID-19 se hayan disparado tras las fiestas navideñas.

El miércoles superó los 10.000 casos por primera vez, con un aumento significativo respecto al anterior máximo (unos 7.600 positivos), y desde entonces las cifras se han mantenido en torno a ese nivel.

Tras registrar ayer números récord de toda la pandemia en casi todos sus indicadores (10.176 contagios y 118 muertos), hoy la Dirección General de Salud (DGS) lusa notificó otras 9.478 infecciones y 111 fallecidos.

Desde marzo, Portugal suma 476.187 casos, de los cuales más de 102.000 están activos, y 7.701 óbitos.

El aumento de los contagios se hace notar igualmente en los hospitales, donde el número de ingresados no deja de crecer y alcanzó hoy nuevos máximos.

En total, hay 3.555 pacientes ingresados en los hospitales (104 más que ayer), de los cuales 540 están en unidades de cuidados intensivos (4 más).

La actividad no urgente ha sido suspendida en toda la región de Lisboa y Valle del Tajo y varios centros hospitalarios de diferentes zonas del país han dado alerta de que están sobrepasados, viéndose obligados incluso a trasladar pacientes a otros hospitales con menos saturación.

Confinamiento

Ante estos números, una vuelta al confinamiento general parece inevitable, y el propio primer ministro, António Costa, ya admitió el jueves que es un escenario "probable".

Pero el Gobierno quiere esperar a la reunión con los especialistas prevista para el próximo martes, la fecha en la que se espera que ya haya información suficiente para tener una panorámica detallada de los efectos que han tenido las reuniones navideñas en la evolución de la pandemia.

A falta de que se terminen de confirmar los peores augurios, el Ejecutivo ya está preparando al país para el confinamiento.

Costa ha mantenido encuentros en los últimos dos días con representantes de todos los partidos del hemiciclo y los ministros de Economía, Pedro Siza Vieira, y Seguridad Social, Ana Mendes Godinho, se reunieron el viernes con los agentes sociales.

El plan que maneja el Ejecutivo socialista pasa por volver, durante al menos 15 días, al régimen de confinamiento que se aplicó en abril y parte de mayo, según detalló Siza Vieira.

Supondría el cierre de todo el comercio que no sea alimentario y de la restauración, que sólo podría operar en régimen de recogida de comida y entregas a domicilio.

La industria y la construcción civil se mantendrían en funcionamiento, al igual que las escuelas, ya que el Gobierno quiere perturbar lo menos posible el año lectivo.

También se están preparando más apoyos a las empresas y a los trabajadores para afrontar una nueva paralización de la actividad, que incluirían el acceso al régimen que se puso en marcha en la primera ola, que permitía suspender temporalmente contratos de trabajadores.

Fecha por confirmar

El calendario exacto todavía se desconoce, pero por los detalles avanzados por los representantes de los diferentes partidos tras sus encuentros de estos días con Costa, lo más probable es que el Ejecutivo apruebe las medidas el próximo miércoles y entren en vigor el viernes 15.

El presidente, con el aval del Parlamento, tendrá además que decretar una nueva prórroga del estado de emergencia, el nivel de alerta más alto del país, que actualmente está en vigor hasta el 15 de enero.

A la espera de más restricciones, este fin de semana los portugueses de casi todo el territorio del país tienen prohibido circular entre municipios excepto para casos justificados.

Además, hay toque de queda entre la 13:00 horas y las 5:00 del día siguiente.